Público
Público
Únete a nosotros

EUSKADI El PP vasco se centra en la “prevención de la radicalización violenta” tras el final de ETA

Los conservadores llevarán a su convención autonómica una comunicación en la que analizarán la nueva situación en Euskadi e incidirán especialmente en los recibimientos de presos y otros actos de "culto al terrorismo".  

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso. EFE

Adiós a las vacaciones en las oficinas del PP de Euskadi. Los populares vascos se reintegran estos días a sus tareas con una meta muy cercana: los próximos días 13 y 14 de septiembre celebrarán la convención dirigida a recuperar su “perfil propio”. Lo harán tras un hecho catastrófico: en las elecciones generales del pasado 28 de abril, el PP del País Vasco se quedó por primera vez sin representantes en el Congreso.

Así las cosas, el partido que dirige Alfonso Alonso buscará remarcar sus características esenciales. Lo hará frente al líder nacional del PP, Pablo Casado, quien se prevé que estará en Vitoria junto a parte de su equipo de Génova. Será una de las fotos más esperadas del evento: no en vano, Alonso ha sido una de las voces críticas ante el rumbo impuesto por Casado desde su llegada a la dirección del partido.

De momento, los populares vascos están centrados en la elaboración de los documentos que llegarán a la convención y que servirán para exponer ese “acento propio” que buscan recuperar. El día fuerte será el sábado 14, cuando se expondrán las ponencias política y económica.

Tanto el documento político como una de las comunicaciones abarcarán un asunto que los populares consideran fundamental tras la desaparición de ETA: lo que denominan “radicalización violenta en la calle”. “Es un tema muy importante por su simbología y por la relevancia que le hemos dado durante los últimos años”, destacaron fuentes de la formación conservadora a Público.

ETA, como tal, se disolvió en mayo de 2018. Casi siete años y medio antes, en octubre de 2011, había anunciado el abandono de la violencia. “Pasamos de un contexto en el que se asesinaba a otro en el que hablamos de memoria y relato, y en el que todo tiene una significación en la calle”, destacan desde el PP, donde consideran que “tras el cese definitivo de ETA hay realidades que se tienen que afrontar de una manera distinta”.

La comunicación que va a ser presentada por el parlamentario Carmelo Barrio –uno de los dirigentes históricos de esta formación en Euskadi– se enmarcará precisamente en la “prevención de la radicalización violenta”. “Es algo que nace de Europa, principalmente por el auge del terrorismo yihadista. Y es precisamente desde Europa donde se propone luchar contra la radicalización en el entorno local”, indicaron.

El documento se centrará especialmente en el caso de los “ongi etorris”, las bienvenidas en espacios públicos a presos de ETA una vez que abandonan la cárcel y regresan a sus pueblos. Los conservadores entienden que se trata de “una lacra que afecta a las nuevas generaciones” y que encuadran, precisamente, como parte de la “radicalización violenta”.

Los populares vascos tirarán de cifras. En concreto, citarán los datos del Observatorio de Radicalización de la Comisión de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (COVITE): en lo que va de 2019 lleva documentados 66 actos de “culto a terroristas", entre los que se encuentran precisamente los ongi etorris. En 2018 documentaron 198, mientras que en 2017 fueron 76.

Presión sobre la izquierda abertzale

En la comunicación que llevarán a la convención autonómica, los dirigentes conservadores aprovecharán para arremeter contra Sortu –que a día de hoy forma parte de EH Bildu– por tratarse, según sus palabras, de “un actor que no condena el asesinato selectivo de personas”. De hecho, los populares lo definen como “uno de los partidos más radicales de Europa”.

Por ello, el PP vasco potenciará la “presión sobre el resto de fuerzas políticas democráticas para que aúnen fuerzas y consigan evitar que la radicalización siga tomando las calles y que se deje de tomar con normalidad a la izquierda abertzale”. “Más que endurecer el discurso en torno a la izquierda abertzale, se incidirá con fuerza en la importancia de que el resto de formaciones aumente su nivel de exigencia”, añadieron.

Más noticias en Política y Sociedad