Público
Público

EUSKADI El PP vasco se distancia de Casado: cordón sanitario a Vox y “líneas rojas” a Ciudadanos 

Alfonso Alonso, líder de la formación conservadora en Euskadi, muestra sus dudas respecto a los acuerdos que promueven desde la sede nacional. El viernes y sábado buscará marcar el “perfil propio” de su partido con una convención autonómica.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso. / EFE

El concepto “sumar” tiene diferentes significados dentro del PP. Depende de quién lo diga y, sobre todo, dónde lo diga: lo que para Pablo Casado suma, para Alfonso Alonso, jefe del PP vasco, resta. El líder de los populares en Euskadi reafirmará a finales de esta semana el “perfil propio” de su formación, y lo hará con un concepto nítido: en esta comunidad autónoma no se producirá ningún acuerdo que incluya a Vox, tal como defiende Casado.

Alonso ocupará este viernes una de las sillas principales del Palacio Europa de Vitoria, escenario elegido por el PP vasco para celebrar la convención en la que buscará redefinir el “acento” de los populares en este territorio. El encuentro estará marcado por los pésimos resultados que les han acompañado en las urnas durante las últimas citas electorales: en las elecciones generales del 28 de abril perdieron por primera vez su representación en el Congreso, mientras que en las municipales del 26 de mayo volvieron a experimentar unos pobres resultados.

Así las cosas, el líder del PP vasco entendió que era momento de hablar del “acento propio” de su partido, desmarcándose así de la línea marcada por Casado desde Madrid. No en vano, Alonso es uno de los barones que ha mostrado sus discrepancias respecto a dicha estrategia nacional.

Esta historia de choques y visiones encontradas ya tiene un nuevo capítulo. La dirección autonómica del PP no ve con buenos ojos la idea de implantar una coalición de derechas bajo la marca “País Vasco Suma”. Fuentes del PP de Euskadi indicaron a Público que “no ven posible ir de la mano” con Vox porque “no sólo están en contra de cuestiones clave como la foralidad, sino porque ni siquiera están a favor de las autonomías”.

Del mismo modo, existen reservas sobre un acuerdo electoral con Ciudadanos, al estilo del alcanzado en Navarra. “Una posible suma con Ciudadanos puede llegar a funcionar en Euskadi sólo se ese partido se coloca del lado de la foralidad, del Concierto Económico y del respeto a las instituciones vascas”, dijeron desde las oficinas del PP vasco, remarcando precisamente que se trata de una “línea roja”. “No vamos a ir nunca juntos a las elecciones con aquellos partidos que no estén comprometidos con la defensa del Concierto económico”, apuntaron.

Ahí las diferencias son enormes. Ciudadanos ha criticado en reiteradas ocasiones el modelo de relación entre Euskadi y el Estado. Por su parte, Vox defiende directamente la supresión del parlamento autonómico. En las elecciones generales del pasado 28 de abril, ambas fuerzas políticas tuvieron unos pobres resultados en suelo vasco: Ciudadanos apenas superó el 3% de los votos, mientras que Vox se quedó en el 2,2%. A nivel municipal tampoco tienen representación.

“Alternativa al nacionalismo”

Con esas discrepancias sobre la mesa, Alonso recibirá el sábado a Casado en la convención de Donostia. “El PP vasco está encantado de que venga, porque entendemos que supone un apoyo a una convención que está diseñada para que el partido potencie sus opciones de convertirse en la alternativa real al nacionalismo vasco”, afirmaron desde filas populares. Antes de recibir la visita del líder nacional del partido, los conservadores vascos aprobarán la ponencia política y económica que intentará cambiar el rumbo del partido en Euskadi. El objetivo no es otro que, después de tanto restar, empezar a sumar.

Más noticias en Política y Sociedad