Público
Público

EUSKADI Urkullu afronta el último tramo de legislatura bajo la promesa de lograr "más y mejor autogobierno"

El lehendakari expondrá en el Pleno de Política General de este viernes sus planes para los próximos meses. Allí recordará que existe una hoja de ruta pactada con Madrid para avanzar en materia de transferencias. Ahora todo está en el aire. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El lehendakari, Iñigo Urkullu, en una imagen de archivo. Adrián Ruiz de Hierro / EFE

Iñigo Urkullu tiene los papeles preparados. Este viernes, el lehendakari protagonizará el último Pleno de Política General de esta legislatura, y lo hará en un contexto sumamente convulso: a la incertidumbre política reinante en el Estado se suman las dificultades del Gobierno Vasco para sacar adelante sus Presupuestos, lo que podría invitarle a adelantar algunos meses las elecciones autonómicas.

Las urnas sobrevolarán en el pleno del mismo modo que llevan sobrevolando en el Parlamento desde hace ya varios meses. En ámbitos parlamentarios ha circulado la versión de que si se repetían las elecciones a nivel estatal resultaría imposible sacar adelante los Presupuestos autonómicos y, en ese caso, Urkullu optaría por un adelanto electoral. Sin embargo, de momento son solo supuestos

A falta de conocer cuál será el desenlace de las cuentas –y, por consiguiente de la legislatura-, el lehendakari acudirá este viernes al Pleno de Política General con una idea clara: desde la Cámara de Vitoria, el lehendakari reafirmará el compromiso del Gobierno Vasco para contribuir a lograr “más y mejor autogobierno”. En esa línea, reivindicará que “las actuaciones más relevantes han sido la actualización de la Ley del Concierto y ratificación de la Ley quinquenal de Cupo, aprobadas en el seno de la Comisión Mixta del Concierto Económico; así como las convocatorias de las Comisiones Mixtas de Transferencias en 2018 y 2019”.

En realidad, los avances en materia estatutaria que el Gobierno de Urkullu logró pactar con el Ejecutivo de Pedro Sánchez quedaron empantanados por la incierta situación política nivel estatal. En el despacho del lehendakari sigue presente el calendario para el “traspaso de las competencias pendientes recogidas en el Estatuto de Gernika” que se acordó en enero pasado entre ambas administraciones.

En el PNV daban por descartado que ese plan se reactivaría si Sánchez volvía a ser investido presidente. Sin embargo, la convocatoria de elecciones –o mejor dicho, el resultado de las mismas– podría complicar las cosas: Ciudadanos, que aspira a jugar un papel clave en el escenario que se abra tras la jornada electoral del 10 de noviembre, mantiene un discurso recentralizador que choca radicalmente con las intenciones del Gobierno Vasco. Si Ciudadanos ocupase un lugar preponderante en el futuro gobierno, las cosas podrían complicarse.

En su intervención de este viernes, Urkullu reivindicará el Estatuto de Gernika –que el próximo 25 de octubre cumple 40 años– como un “hito” para la institucionalización y construcción de Euskadi. Del mismo modo, subrayará que “reconocer el Autogobierno supone también seguir reclamando su cumplimiento íntegro”, según figura en el documento con las líneas generales de su discurso que ha sido enviado esta semana al Parlamento.

El lehendakari recordará que “lograr el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika” es a día de hoy un “objetivo fundamental” de su programa, al tiempo que subrayará que ese reclamo “cuenta con un amplio respaldo institucional, también por parte de este Parlamento Vasco”.

"Actualizarse y reformularse"

Asimismo, Urkullu reivindicará que el autogobierno vasco “debe evaluarse, actualizarse y reformularse”. Bajo esas premisas se referirá a los trabajos que lleva adelante la comisión de expertos designada por el parlamento para tratar de llegar a consensos sobre el nuevo Estatuto, una tarea no exenta de dificultades.

Los juristas que forman parte de ese grupo tienen hasta el 30 de noviembre para presentar un texto con las bases. El Ejecutivo autonómico busca que cuente con un respaldo político amplio, lo que implicaría abarcar no solo a EH Bildu –formación con la que el PNV llegó a acuerdos en la Ponencia de Autogobierno–, sino también hacia otras formaciones –léase PSE y Elkarrekin Podemos–. Con el PP, que no es partidario de realizar reformas estatutarias, resultará difícil llegar a ciertos consensos.

Precisamente por eso, el lehendakari indica en el documento remitido al Parlamento que “el futuro del Autogobierno pasa por la recuperación del espíritu de pacto, el mutuo reconocimiento y la bilateralidad”. De hecho, afirma que el objetivo de la comisión de expertos es “ampliar y profundizar el acuerdo interno para actualizar y avanzar en el Autogobierno vasco”.

Más noticias en Política y Sociedad