Público
Público

EXCLUSIVA | La mafia policial de Palma La Policía Nacional balear tapó las denuncias de la complicidad de sus mandos con Cursach

El primero que denunció la participación de la cúpula policial de Palma en el entramado mafioso del 'rey de la noche' fue el empresario Ángel Ávila, quien a partir de agosto de 2014 prestó sucesivas declaraciones ante la Guardia Civil y el Grupo de Blanqueo explicando cómo había participado en una reunión de lugartenientes de Cursach con un inspector jefe del CNP en su despacho de la propia Jefatura, para acordar redadas contra locales que hacían la competencia al imperio del capo.

Fotos del comisario Cerdá y el inspector jefe Suárez aparecidas en 'Diario de Mallorca' el 3 de agosto de 2018, cuando el magistrado del Juzgado de Instrucción Nº1 de Palma les imputó por presuntamente recibir dinero de clanes narcos.

El recurso de nulidad con el que el juez y el fiscal que investigaron la red mafiosa de Tolo Cursach han contraatacado –frente a los atestados policiales que les acusan de ser ellos los que formaron una "organización criminal"– no sólo incrimina directamente a la cúpula de la Policía Nacional de Palma, sino que acusa muy especialmente al ex inspector jefe de la UDYCO, Antonio Suárez, de ser cómplice y encubridor de los actos delictivos cometidos por la trama del "rey de la noche".

Por ejemplo, el magistrado Manuel Penalva y el fiscal anticorrupción Miguel Ángel Subirán –actualmente apartados de la macro-causa que instruyeron durante años– aseguran en ese recurso, al que ha tenido acceso Público:

"Pues bien, eso y sólo eso, explica el lamentable espectáculo que han ofrecido sus amigos íntimos [Juan] Márquez y [Juan] Palomo, al confeccionar un atestado falso, repleto de manipulaciones, tergiversaciones, interpretaciones ridículas, absurdas, retorcidas, y omisiones más que intencionadas, tal y como exponemos de forma objetiva en las alegaciones, y ello con la única finalidad de satisfacer los deseos del Sr Suárez, y tratar de ACABAR CON LA PROLIJA INVESTIGACIÓN DEL CASO CURSACH, en la que había un testigo (Sr Ávila), que relataba su supuesta connivencia con el Grupo Cursach, y que recientemente ha ratificado con mucha mayor contundencia, extremo que podrá ratificar cuando se le cite a declarar".

Márquez y Palomo, conocidos como "los Juanes", son los dos inspectores recientemente ascendidos a altos cargos de jefatura –para los que no cuentan con la categoría requerida y pasando por delante de otros inspectores con mayor antigüedad– tras elaborar cuatro atestados inculpatorios contra el juez y el fiscal. El segundo de ellos, sobre los testigos protegidos que señalan al exjefe de la Unidad de Droga y Crimen Organizado –y al que también ha tenido acceso este diario–, procura desacreditar esos testimonios, incluidos los de Ángel Ávila Rodríguez, quien declaró repetidamente que él mismo participó en una reunión en Jefatura con lugartenientes de Cursach y con Suárez.

Fragmento del segundo atestado de "los Juanes" donde se explican las primeras declaraciones de Ángel Ávila denunciando la complicidad policial con la mafia de Cursach.

Ahora, en su escrito de alegaciones rebatiendo ese atestado de "los Juanes", juez y fiscal subrayan:

"El Sr. Suárez jamás ordenó una actuación policial en los locales del Sr. Cursach, antes al contrario, se reunió con el Sr. Sbert, para pactar una inspección fingida"

"En la página 19, los instructores [Márquez y Palomo] reconocen que siendo Suárez Jefe de UDYCO, se realizó una redada policial en la discoteca “Demence”, lo que nos lleva a preguntarnos una vez más: ¿por qué no la hizo nunca en los establecimientos del Sr. Cursach?
Recordar al respecto que como ya mencionamos en alegaciones precedentes, el testigo 29 informó hace años en varias ocasiones, a una inspectora actualmente destinada en Madrid, que en la discoteca Tito's se traficaba con droga.
Cuesta creer que no diera cuenta de dicha información a su superior, que era el Sr. Suárez, quien por supuesto jamás ordenó una actuación policial en los locales del Sr. Cursach, antes al contrario, como relató en su día el Sr. Ávila, se reunió con el Sr. [Tolo] Sbert, para pactar una inspección fingida, debido a que era demasiado descarado, acudir siempre a la competencia del Grupo Cursach, y nunca inspeccionar alguno de sus locales.
El Sr. Ávila, recientemente, tal y como se demostrará, ha afirmado estar seguro casi al 100%, que la persona con la que Sbert y él mantuvieron la famosa entrevista era el Sr. Suárez
".

En anteriores exclusivas hemos explicado detalladamente el caso del testigo 29 –acosado y agredido por sicarios de Cursach–, quien asegura haber visto cómo el propio inspector jefe Suárez recogía sobres de dinero en la discoteca Tito's de manos del lugarteniente del capo, Tolo Sbert, y del director gerente de ese cuartel general del entramado, Jaime Lladó. Pues resulta que Ángel Ávila implica precisamente a estos mismos (Sbert y Lladó) en aquella reunión en la Jefatura de la Policía Nacional donde se acordó hacer una redada en la discoteca Demence –competencia de Cursach– para ahuyentar a su clientela, tal como ha podido comprobar Público tras obtener los audios en los que ese empresario lo narra:

"No Tolo, no vamos a cerrar cada discoteca que te haga la competencia sin hacerte una redada a ti también"...

ÁNGEL ÁVILA: "Yo fui a una reunión con Tolo Sbert y con Jaime Lladó, a la Policía Nacional, para hablar de la discoteca Demence, para cerrarla, y este señor le dijo a Tolo Sbert: “No, Tolo, no cada vez que haya una discoteca que te haga la competencia vamos a ir a cerrarla, porque ya tuvimos problemas con la que te cerramos, con la que cerramos… La Demence de Gomila. Y entonces dijo: "la próxima vez que tengas una redada, alguien de [la] competencia, tendré que hacerte una a un local tuyo'. Entonces lo prepararon de tal manera que hicieron la redada en Abraxas a las once y media de la noche que no había nadie, lógicamente, sólo el personal, y a las tres y media en mi discoteca, en El DV. Y esto lo confesé en la Policía, lo declaré en la Policía Nacional, pero claro no podía identificar. Y me preguntaban dónde era y digo: creo que era en un segundo piso a la izquierda, una puerta. Y yo en ese momento trabajaba en el Grupo Cursach y como comprenderás no me fijé ni en el nombre"…

Como él mismo dice, Ávila trabajaba en aquella época para Cursach, pero después se intentó independizar y la mafia de Cursach fue contra él, con coacciones, redadas y registros continuos hasta que tuvo que cerrar su local, tal como hicieron con numerosos empresarios de la isla que también han testificado. Por eso acabó denunciando a la trama mafiosa. Pero él no conocía al alto mando de la Policía Nacional en cuyo despacho estuvieron negociando cómo cargarse a la rival Demence, así que dio todos los datos que recordaba, sin que se quisiera investigar en Jefatura, tal como explica en estos otros audios obtenidos por Público:

"Si quieren, pueden averiguar quién era el inspector. Tienen que tener mi DNI, el de Lladó y el de Sbert"

ÁNGEL ÁVILA: "Si quieren averiguarlo, que lo averigüen. Mi DNI, el de Jaime Lladó y el de Tolo Sbert los tienen que tener. Es tan fácil como con quién se reunieron ahí en Policía Nacional de la calle Ruiz de Alda en el año 2006, creo que fue, o principios del 2007. ¿Vale? Si quieren saberlo, lo pueden saber. Y así es tan fácil como eso, porque estuvimos en su propio despacho, sentados con él. Así que, ése fue el que estaba en todo y el que era amigo de Tolo Sbert. Si quieren averiguarlo, ése es el camino. Si ellos lo tienen allí, archivado, las personas que se han reunido, tres personas con los DNI, con el señor este, pues si es éste, es éste. Pero yo al cien por cien no lo puedo identificar. Me suena muchísimo, pero no podría acusar a alguien sin estar cien por cien seguro".

Ávila se refiere a la foto de Antonio Suárez que le mostraron después como posible sospechoso de ser el cómplice de la trama Cursach, puesto que ya empezaban a identificar al jefe de la UDYCO diversos testigos. Incluso le señalaron los narcos de los clanes de Son Banya –tanto a él como al comisario jubilado Antoni Cerdà–, quienes aseguraron que les pagaban sobornos a cambio de recibir información sobre investigaciones que les afectaban.

Tanto es así que en agosto de 2018 el magistrado Juan Manuel Sobrino, del Juzgado de Instrucción Nº1 de Palma, imputó formalmente a Suárez y Cerdà de un presunto delito de cohecho, causa que al final tuvo que archivar por falta de pruebas. En esa época, sus fotos aparecieron en la prensa (véase la imagen que encabeza este artículo) y otros testigos del caso Cursach se las mostraron a Ángel Ávila para ver si también coincidía en señalar a Suárez. Esto es lo que dijo:

"En la Policía Nacional, ellos mismos se protegieron y no fueron a descubrir quién era ése muy importante"...

ÁNGEL ÁVILA: "Bueno, ahora que le he visto la cara, lo pensaré bien… Pero si quieren averiguarlo… ¡No pusieron mucho interés para averiguarlo, eh!, porque ellos iban más por la policía local y por la Patrulla Verde. Ahí sí, tampoco quise arriesgarme con algunos porque no quería equivocarme. Pero sobre la policía nacional, como te hacen trampas, te las mezclan las fotos y tal… no sabes si es de la local, de la nacional, si es de la Guardia Civil… Pero me pusieron fotos de todos, porque como me tocaron los huevos todos… Pero de la Policía Nacional, ellos mismos se protegieron un poquito y no fueron a descubrir quién era el que era alguien muy importante:
Había ido yo con Tolo Sbert y con Jaime Lladó a organizar una redada en otra discoteca, de la competencia. Vamos, si eso no es importante como para buscar bien, que venga Dios y lo vea. Así que si no lo quisieron hacer es porque no quisieron hacerlo. Porque es tan fácil como buscar los DNI y punto. Nada más. Y con quién se reunieron, porque ahí te lo ponía: cita a tal hora, era sobre las 11 de la mañana, con el inspector yo no sé qué, en su despacho… con el comisario, yo no me acuerdo exactamente ya… Y esa reunión existió de verdad, y ahí tiene que estar comprobado, en los ordenadores, me imagino".

Está claro que no se hicieron grandes esfuerzos para descubrir quién era el alto mando que colaboraba con la mafia de Cursach. Igual que "los Juanes" investigaron el testimonio de la testigo 31 sobre su visita a las dependencias policiales y tampoco hallaron indicio ninguno de su presencia. Pero ambos testigos se ratifican una y otra vez en que estuvieron en la propia Jefatura de la Policía Nacional, por mucho que hayan desaparecido todos los rastros:

"Si hubiera ido allí con peligro, me hubiera fijado, como después cuando vinieron a atacarme y me fijaba"...

ÁNGEL ÁVILA: Sí, ya he visto, me suena el de la derecha [en las fotos que encabezan este artículo], pero no estoy al cien por cien seguro. Y no sé por qué yo lo hacía con gafas a este tío... Porque yo fui allí con otro rollo, fui siendo del grupo Cursach, ¿sabes? Con otra intención. Si hubiera sido con peligro y tal, me hubiera fijado, ¿no? Como después, que vinieron a atacarme y me fijaba. Pero en ese momento fue un poco… pues… al revés, era ahí que tenían interés en joder a la discoteca que me hacía la competencia a mí en Pachá. Así que no puedo estar seguro… pero sí. De todas maneras, yo siempre lo he dicho: la Policía Nacional, lo que no investigaron mucho. Tiene que haber una fecha del año 2006 o 2007 en la cual se presentaban Ángel Ávila, Jaime Lladó y Tolo Sbert a hablar con un policía de ahí. Es fácil saber eso porque eso lo registraban las visitas, los DNIs, entonces si no han querido encontrarla es porque no han querido. Pero era tan fácil como eso. Si lo hubieran querido averiguar bien. Pero sí que me suena, la verdad.

Según los testigos, Antonio Suárez se ponía gafas para leer y por eso Ávila lo recuerda con ellas, ya que consultaba papeles durante la reunión en su despacho. En cualquier caso, el juez Penalva y el fiscal Subirán están más que convencidos de que Ávila reconocerá hoy a Suárez, igual que los testigos protegidos 29 y 31, así como los narcos de Son Banya.

Pero las alegaciones de juez y fiscal que imputan a la cúpula policial de Baleares la pertenencia a una organización criminal mafiosa son mucho más extensas y documentadas, por lo que habrá que desarrollarlas en otros artículos.

...CONTINUARÁ

Más noticias de Política y Sociedad