Público
Público
Únete a nosotros

La exdelegada de Madrid 16 afirma que fue Urdangarin quien le llamó para colaborar en la candidatura

Mercedes Coghen, ha manifestado en su declaración como acusada en el juicio del caso Nóos, que fue Iñaki Urdangarin a quien se dirigió el entonces alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón para ofrecerle dirigir la candidatura olímpica Madrid 2016.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vista del monitor ubicado en la sala de prensa de la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP), durante la declaración de la ex consejera delegada de la candidatura olímpica Madrid 2016, Mercedes Coghen, durante la octava jornada del juicio por el caso Nóos, en el que se sientan en el banquillo ante la Audiencia de Palma la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y otros quince acusados. EFE/Cati Cladera

PALMA DE MALLORCA.- La exconsejera delegada de la Fundación Madrid 16, dependiente del Ayuntamiento de la capital madrileña, Mercedes Coghen, ha manifestado, en su declaración como acusada en el juicio del caso Nóos, que Iñaki Urdangarin fue la primera persona a quien se dirigió el entonces alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón para ofrecerle dirigir la candidatura olímpica Madrid 2016. La iniciativa conllevó a cambio el pago de 6.000 euros públicos mensuales, que ascendieron a un total de 114.000.

Tal y como ha explicado, en esa conversación Urdangarin le habló de su fundación Cultura, Deporte e Integración Social (FDCIS) -considerada sucesora del Instituto Nóos- y en abril de 2007 se reunió en el Ayuntamiento con él y con su exsocio Diego Torres para abordar el proyecto. También estaban presentes, entre otros, el entonces director financiero Gerardo Corral, y quien fuera director de Deportes del Ayuntamiento bajo la alcaldía de Alberto Ruiz Gallardón, Miguel de la Villa.

"Nos explicaron cómo podrían colaborar con la candidatura, el bagaje que tenían, su experiencia y cómo el deporte podía ayudar a integrar a estamentos desfavorecidos. Nos interesaba y queríamos aprovechar esa sinergia", ha recordado Coghen, única acusada por estos hechos.

Tal y como ha manifestado, era la segunda vez que Madrid se presentaba a la candidatura y "había que darle un aire distinto porque, si no, no iba a ser muy creíble el mensaje. Debía servir para apoyar la comunicación, el logo y las acciones que se llevaran a cabo". "Teníamos una necesidad crucial de trabajar en ello", ha incidido.

A partir de esas negociaciones, ha señalado que no volvió a tener conocimiento de las gestiones que se llevaron a cabo. No obstante, ha apuntado que fue más adelante cuando el director general de la candidatura, Antonio Fernández Alemany, le dijo que la FDCIS "pedía un dinero y le parecía que era bastante". "Le insté a que negociaran y fue lo que pasó". Coghen ha señalado que inicialmente reclamaban entre 10.000 y 15.000 euros mensuales, que al final quedaron establecidos en 6.000.

Según la Fiscalía, las entregas de dinero fueron efectuadas mediante 15 transferencias de 6.000 euros y dos de 12.000, repartidas entre octubre de 2007 y noviembre de 2009, pese a que el convenio rubricado para el proyecto no contemplaba contraprestación económica alguna y sin que conste trabajo alguno por parte de la FDCIS que las justifique.

Urdangarin, una "figura única"

Además, Coghen ha defendido el convenio de la candidatura con la FDCIS de Iñaki Urdangarin y ha rechazado que fuera viable una licitación pública: "No se puede hacer un concurso para una persona que es única".

Coghen, que afronta una petición de condena de entre 6 años y medio y 9 años de prisión en el juicio del caso Nóos, ha explicado ante el tribunal que con los plazos limitados de actuación que tenía la candidatura y dada la singularidad de Urdangarin "es complicado someterse a esta tiranía de los concursos".

Torres y Urdangarin ofrecieron a los responsables de la candidatura aportar sus conocimientos y experiencia para apoyarla, así como "acercarse a miembros del Comité Olímpico Internacional", un proyecto por el que Madrid 2016 aportó 114.000 euros a la FDCIS en concepto donación. Explicaron también la vertiente social de la FDCIS y que podían aportar información de cómo el deporte "servía para integrar a estamentos desfavorecidos de una ciudad", algo que interesó a los responsables de la candidatura.

"Necesitábamos ayuda, gente que tuviera contacto con otras ciudades que tuvieran mucha relación con eventos y deportes y ellos traían ese bagaje", ha dicho Coghen, quien ha añadido que Urdangarin era "una figura única" para contactar con miembros del COI en la promoción de la candidatura, algo que la propia candidatura no podía hacer directamente.

Ha recordado que Urdangarin ya había participado en la candidatura anterior, la de 2012, como vicepresidente del Comité Olímpico Español (COE) y "tenía contactos anteriores" como figura de reconocido prestigio en el mundo del deporte, por lo que su "capacidad de trato" con otros miembros del movimiento olímpico "estaba claramente demostrada".

"Pretendíamos tener un instrumento que nos permitiera de manera indirecta llegar a ellos", ha explicado Coghen, ya que una candidatura no puede invitar a los miembros directamente para pedirles su apoyo. "Nos pareció una estrategia estupenda tener esta fundación para acercarnos a ellos", ha resumido.

Coghen ha calificado como "útil" la colaboración que prestó la FDCIS a la candidatura olímpica y en concreto ha alabado "la labor de Urdangarin promocionando a la ciudad de Madrid con toda la pasión que le pudo poner". Ha señalado, también, que el presupuesto de la candidatura fue de unos 40 millones de euros y que la aportación realizada a la FDCIS era "a los fines de la fundación no a título individual".

Coghen no participó en la gestación del convenio en el que se plasmó la colaboración y que no fijaba una cuantía. Si bien ha dicho que su conocimiento del Derecho Administrativo es "bastante escaso", Coghen ha señalado que no cree que se haya cometido ninguna ilegalidad con el acuerdo firmado con la FDCIS al ser un convenio entre fundaciones y ha recalcado que el acuerdo era "uno más de los muchos" que adoptaron dentro "una magnitud de trabajo enorme para desarrollar la candidatura".

A partir de junio de 2008, el patronato de la candidatura estipuló que debía atenerse a la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, según ha detallado Coghen, quien cree que varios de los acuerdos alcanzados hasta entonces, incluido el de la FDCIS, no habrían sido posibles de esa manera "por los tiempos y por la singularidad de las personas".

Asimismo, la acusada ha explicado que a ella la nombro el vicealcalde de Madrid, Manolo Cobo, que era su superior directo, y que no despachaba directamente con el alcalde. Con Cobo sí abordó la colaboración de Urdangarin y la labor que desarrollaba "en las pequeñas reuniones de estrategia internacional" y en la estrategia planteada por la candidatura.

Madrid compitió con Chicago, Tokio y Río de Janeiro por la sede de los Juegos Olímpicos de 2016. En octubre de 2009 los miembros del COI eligieron la candidatura de Río como ganadora, después de que se impusiera a Madrid en la votación final por 66-32.

Más noticias en Política y Sociedad