Público
Público

La falta de acuerdo hace que PSOE y PSC renuncien a un nuevo protocolo y sólo creen un órgano de diálogo

El comité paritario avalado este sábado por los socialistas hará un seguimiento del acuerdo del 77 y servirá para debatir las cuestiones políticas que afecten a Catalunya

IÑIGO ADURIZ

Hacer un pequeño gesto para no cambiar apenas nada, al menos de momento. Esa es la estrategia que han adoptado tanto el PSOE como el PSC ante la imposibilidad de aprobar un nuevo protocolo que regule la relación entre ambas formaciones. Así, las direcciones de los dos partidos sólo han decidido constituir un nuevo órgano conjunto que gestionará esa relación, y que ha sido avalado por el Comité Federal de los socialistas de este sábado.

También se ha acordado este sábado el regreso a la dirección del grupo parlamentario de un representante de los socialistas catalanes. En febrero, el entonces secretario del Grupo Socialista en el Congreso, el parlamentario del PSC José Zaragoza, fue obligado a abandonar su cargo por el desacuerdo sobre el derecho a decidir y por su supuesta implicación en el escándalo de la agencia de detectives Método 3.

Se creará así un Comité Permanente de Coordinación Política (ver el PDF del acuerdo) que estará al margen del órgano parlamentario que conformarán los dos partidos, que se reunirá de forma periódica, y que será el encargado de decidir cómo se articulan los métodos de votación y participación de esos dos partidos. Fuentes de ambos partidos han explicado que su principal objetivo será hacer un seguimiento del protocolo aprobado en 1977 y que iba a ser revisado por las discrepancias surgidas entre PSOE y PSC por la decisión de estos de apoyar el derecho a decidir. También se centrará allí la discusión política de todos los asuntos que tengan que ver con Catalunya. 

La opción de constituir este comité empezó a gestarse hace unos pocos días y se terminó de perfilar a última hora de ayer, después de que el PSOE constatara la dificultad de renovar el protocolo, por la exigencia de los socialistas catalanes de conseguir voz propia en el Congreso de los Diputados. Barones y dirigentes de peso de las federaciones más importantes habían manifestado en las últimas horas su rotundo rechazo a esta posibilidad. Y hoy mismo se han reafirmado en esta idea la consejera de Presidencia de la Junta de Andalucía y aspirante a las primarias del PSOE andaluz, Susana Díaz, el secretario general de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, o el líder del PSM, Tomás Gómez. 

La revisión del acuerdo suscrito por ambas partes se puso encima de la mesa precisamente después de que a finales de febrero los diputados del PSC en el Congreso de los Diputados -todos, menos la exministra de Defensa Carme Chacón- decidieran romper la disciplina de voto del Grupo Socialista que comparten con el PSOE para apoyar el derecho a decidir del pueblo catalán, votando a favor de las iniciativas al respecto que presentaron ICV y CiU. Entonces, han explicado los socialistas, la ruptura se produjo porque no existía un ámbito de diálogo bilateral como el que se ha creado este fin de semana.

Fuentes del PSOE han explicado que lo que busca la creación de este Comité Permanente es, precisamente, evitar una situación similar. Y han dicho que en un caso parecido, "si esa discrepancia no se solucionara, se llegará a una expresión de autonomía que será la que será", y que no han concretado. Abren así la puerta a que haya votos diferentes, sin concretar si eso supondrá sanciones para quienes se salten la disciplina de voto. En todo caso, recalcan, las diferencias se tratarán de resolver con diálogo y "acercando posturas".

El comité, que estará compuesto por el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, el líder del PSC, Pere Navarro, un miembro de cada una de las ejecutivas de ambos partidos, y dos miembros del Grupo Parlamentario Socialista, uno por cada formación, pretende trabajar "más allá del ámbito parlamentario", e ir por tanto más lejos que el protocolo que se iba a acordar inicialmente. Las fuentes mencionadas insisten en que será ahí donde se podrán dirimir cuestiones que puedan significar una diferencia de posiciones.

Tampoco se descarta elaborar en el futuro ese nuevo protocolo. De hecho, el texto de acuerdo establece que el comité "elaborará un documento general de actuación y articulación parlamentaria, resolviendo las discrepancias que puedan surgir en este ámbito"

"La situación requiere de nuevos tiempos y nuevas vías", han afirmado desde el PSC, que mañana reúne a su Consell Nacional que deberá avalar este acuerdo. Los socialistas catalanes insisten que el mismo no supone la existencia de "ni concesiones ni cesiones". Se hace "entre dos partes", dos formaciones que comparten" un ideario y el fin" de su acción política. "En este momento de grandísimas dificultades es más necesario tener un espacio de conversación y de acuerdo que hasta ahora no existía", recalcan. El Comité se reunirá "con mucha frecuencia" han añadido las mismas fuentes, porque la situación en Catalunya "está muy mal".

La negociación se ha mantenido abierta hasta el último momento, hasta la madrugada de este sábado. El texto del nuevo protocolo estaba ya prácticamente cerrado. Había un documento elaborado que incluso se había filtrado a algunos medios como El Mundo. Pero el rechazo interno que provocó la posibilidad de que el PSC pudiera votar de manera autónoma en el Congreso tumbó finalmente la posibilidad de aprobar ese texto en el Comité Federal de este sábado y se pasó a la opción B del comité de coordinación.

En su intervención final ante el máximo órgano de decisión del PSOE, Navarro ha confiado en que el acuerdo permita mantener ese "camino conjunto" entre su partido y sus socios del resto del Estado. A los socialistas les ha pedido "confianza" en los compañeros del PSC y ha querido dejar claro que por su parte no habrá críticas a los miembros de otras federaciones del país.