Público
Público

Feijóo aprovecha la televisión pública gallega para ponerse medallas por su gestión en la crisis del coronavirus

Feijóo evita asistir a la Diputación Permanente, pero interviene reiteradamente en la Televisión de Galicia para informar de la "mejora" de la evolución de la pandemia y distinguir las medidas de la Xunta para combatirla.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo,/ Xunta de Galicia
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo,/ Xunta de Galicia

La crisis sanitaria ha permitido al presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, mantenerse en la presidencia de la Xunta y asumir la gestión de la covid-19, después de que se aplazaran las elecciones autonómicas que ahora se prevén en otoño y cumpliendo los 11 años de mandato en la comunidad gallega al frente del Partido Popular (PP).

Desde que se decretó el estado de alarma, el líder del Ejecutivo autonómico ha comparecido solo una vez ante la Diputación Permanente, el único órgano de control al Gobierno de la Xunta -donde rige la mayoría absoluta del PP-, pero sí interviene asiduamente en la Televisión de Galicia (TVG).

Allí ha aprovechado para distinguir la buena posición de la sanidad gallega a nivel europeo, desvincular el problema de las residencias situándola en una tónica estatal, presentar el "futuro" de la sanidad en Galicia a través de la asistencia telefónica o también para anunciar la construcción de dos hospitales de campaña cuando todavía no se habían agotado los recursos de la sanidad privada, que finalmente no se utilizarán. Asimismo, ha manifestado la intención de abordar el estudio epidemiológico y ha decidido iniciarlo aún después de la negativa de Sánchez cuando le respondió "con todo el respeto" en una comparecencia que era competencia del Gobierno central.

El estudio contará con un total de 100.000 test y el presidente de la Xunta destacó que "es el estudio más grande que se hizo en toda la historia del Sergas". El objetivo es conocer cuál es el estado y desarrollo del coronavirus en la población gallega. El personal de los hospitales, principalmente enfermería y Atención Primaria, han criticado la falta de información y de medios en los ambulatorios para iniciar el estudio, algo que sobrecarga el trabajo de los profesionales en plena pandemia.

La monografía ha sido rechazada por la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública, ya que "no hay test para los profesionales en contacto con los usuarios, ni para los pacientes que con síntomas leves tienen que confinarse 14 días".

El principal foco de contagio en Galicia son las residencias de mayores. En la comunidad, del total de los centros el 80% es de gestión privada. El presidente de la Sociedade Galega de Xerontoloxía y Xeriatría, Miguel Ángel Vázquez, reconoció públicamente que actuaron "tarde y mal", por lo que la Xunta lo ha cesado. El Gobierno gallego se enfrenta a varias denuncias interpuestas por familiares y asociaciones de residencias de mayores y discapacitados que la Fiscalía ya investiga, una de ellas dirigida a Feijóo y a altos cargos de la Xunta.

Una de las denuncias a las que ha tenido acceso Público acusa a la Dirección Xeral de Maiores de no socorrer a los residentes que terminaron falleciendo por su "inacción". Actualmente se conocen 121 fallecimientos en residencias y 116 en hospitales y residencias integradas, pero el Sergas no informa de los números por separado ni tampoco de los datos de afectación de la pandemia en sus instalaciones. Al mismo tiempo, Feijóo afea al Gobierno por "estar ocultando los datos de fallecidos y contagiados en residencias" algo que él, asegura, no puede "compartir de ningún modo".

El presidente de la Xunta niega que el estado crítico de las residencias esté vinculado a la privatización de las mismas, y afirma que la situación "es común en toda Europa y España". Postula: "Lo que tenemos que cuestionar es cómo se autorizan las residencias, qué tipo de residencias debemos autorizar, qué configuración arquitectónica tienen que tener los edificios, qué plantilla y qué dotación de plantilla de forma directa o indirecta tiene que ser sanitaria".

Feijóo apuntó también que "Galicia ha sido una de las primeras comunidades en crear residencias integradas" -que acogen, como la de Piñor en Ourense, a positivos con menor sintomatología para dejar a los graves en las residencias y derivarlos a los hospitales públicos- y reconoció la "ineficiencia" de la Xunta para precisar la situación de estos entornos.

El 31 de marzo el líder del PP gallego anunciaba la preparación de dos hospitales de campaña. Se equiparon 450 camas en total cuando todavía no se habían agotado los recursos de la sanidad privada. El presidente de la Xunta, informó el 15 de abril de que da por superada la fase más dura de la pandemia en Galicia y aseguró en una rueda de prensa en la televisión pública que, como consecuencia, no iba a ser necesario ocupar los hospitales de campaña, asegurando que la evolución de la curva "es buena", alejándose del pico y del número de casos por día: "Cayó un 74%". Sin embargo, a principios de esta semana se confirmó un repunte de positivos en la comunidad, remontando entre 100 y 120 los casos por día.

El conselleiro de Sanidade no compareció durante el estado de alarma hasta el 22 de abril

"Hay razones para el optimismo", alegó el 22 de abril el conselleiro de Sanidade en el Parlamento, Jesús Vázquez Almuiña, la primera vez que compareció desde el inicio del estado de alarma. La oposición también ha solicitado la intervención de la conselleira de Educación, Carmen Pomar, ante la falta de información e indignación del alumnado, profesorado en las escuelas y universidades, así como la incertidumbre de las oposiciones a los cuerpos docentes.

Después de ser suspendidas en todo el país, Galicia era la única comunidad que mantenía los exámenes de las oposiciones para el 20 de junio , algo que Feijóo defendía para "intentar preservar los derechos de esas personas que llevan estudiando tantos meses". Este miércoles 22 el Ejecutivo autonómico anunciaba que las pruebas se aplazarían a 2021, garantizando el blindaje de las 3.600 plazas ofertadas.

La conselleira de Educación, Carmen Pomar, aprovechó su intervención en el Parlamento para cargar contra el Gobierno y explicó que los pasos en falso en la suspensión de las pruebas venían dados por la falta de información: "Seguimos sin tener datos epidemiológicos por territorios que nos ofrezcan una perspectiva clara de cómo va a ser la vuelta a la normalidad y de las actividades que se podrán desarrollar y en qué condiciones". Ahora, tras semanas de peticiones y quejas de aspirantes y sindicatos solicitando la cancelación de la prueba, los candidatos pueden respirar.

En cuanto a la vuelta a la normalidad, Feijóo asegura que Galicia "se va a anticipar y va a apostar por unas instrucciones claras para la población" para poder hablar de "desescalada" y buscar un horizonte "para las empresas y para la hostelería". Sobre la salida de los menores y el primer aviso del Gobierno que limitaba el acompañamiento a actividades permitidas, Feijóo se atribuyó la medida en un tweet, la cual había planteado el 12 de abril en una reunión telemática con Pedro Sánchez, pero que no estaba de acuerdo con la fórmula: "No es la que ofrece más garantías. Aún hay tiempo para que el Gobierno lo reconsidere".

Más noticias