Público
Público

Felipe VI logra el aplauso de todo el Gobierno, pero no del grupo Unidas Podemos

Los ministros de Unidas Podemos y las secretarias de Estado aplauden las palabras del monarca, así como su llegada a la solemne sesión de apertura de las Cortes Generales. 

El rey Felipe VI, acompañado por la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía, durante el discurso que pronunció en el Congreso de los Diputados donde hoy presidió la apertura solemne de la XIV Legislatura. /EFE
El rey Felipe VI, acompañado por la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía, durante el discurso que pronunció en el Congreso de los Diputados donde hoy presidió la apertura solemne de la XIV Legislatura. /EFE

Nuevos roles, nuevas dinámicas. Todos los representantes de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición, incluido el vicepresidente segundo y líder de la formación, Pablo Iglesias, han aplaudido este lunes el discurso del rey, Felipe VI, en el acto de solemne sesión de apertura de las Cortes Generales, en el Congreso de los Diputados.

Y, si los ministros y las secretarias de Estado que tienen escaño, Noelia Vera e Ione Belarra, han respaldado la llegada del monarca, su discurso y la interveción de la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, los diputados y diputadas del grupo confederal han mantenido su costumbre de no aplaudir tras las aplabras de Felipe VI. 

En contraposición con la imagen de otras legislaturas, Iglesias y los otros ministros de Unidas Podemos han aplaudido. Desde el Gobierno han asegurado que no hubo ninguna consigna al respecto

Es la primera vez que Iglesias y ministros como Alberto Garzón, titular de Consumo y coordinador federal de IU, han aplaudido tras un discurso del rey. Las formaciones a las que representan son muy críticas con el monarca, se reconocen republicanas, pero hoy han primado la imagen de unidad en el Gobierno. A su vez, fuentes del Ejecutivo han rechazado que hubiera ninguna consigna sobre la necesidad de aplaudir.

Y, si otros años era Iglesias quien valoraba las palabras del monarca, en este caso ha sido el portavoz del grupo confederal, Pablo Echenique, quien se ha pronunciado sobre el discurso, aclarando desde el inicio que lo hacía "como republicano". Echenique lo ha tildado de "valiente", y ha leído en el una apuesta clara por el "diálogo". Apenas ha criticado que Felipe VI no dedicara más tiempo a hablar de los retos a los que se enfrenta el país. 

La imagen del nuevo presidente del grupo, Jaume Asens, o de la portavoz adjunta, Sofía Castañón, contrastaba con la de los ministros y las secretarias de Estado; los dirigentes del grupo han permanecido en pie, sin aplaudir, tras un discurso en el que se hacía evidente el hueco dejado por el medio centenar de diputados y senadores de formaciones soberanistas que no han estado presentes en la cámara.

La devoción de la derecha y el "'¡Viva el rey!"

Por su parte, en la zona derecha del hemiciclo, entre los escaños de PP, Vox y Ciudadanos, se han sumado a la consigna "¡Viva el rey, viva España y viva la Constitución!", coreada poco después de la sonora ovación cosechada por el monarca.

Los aplausos se antojaban particularmente intensos entre las filas de parlamentarios de Vox. Antes de que comenzara la sesión, varios diputados de la formación de extrema derecha han protagonizado una incursión en los escaños tradicionalmente atribuidos al PSOE, si bien esta se ha saldado con su abandono de estos puestos, poco después. 

Todo, bajo la mirada de una abarrotada tribuna de autoridades en la que había políticos en activo y otros ya apartados de primera línea. Es el caso de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, el alcalde de la ciudad, José Luís Martínez Almeida, o la presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega

Tras las palabras del monarca y el correspondiente besamanos, en el que ha participado todo el Gobierno -y al que se ha sumado Echenique-, el patio de la Cámara Baja ha comenzado a vaciarse, poco a poco. Los discursos de la oposición -Santiago Abascal, líder de Vox, volvía a hablar de "sediciosos y proetarras"-, apenas tenían réplica. Hoy la atención estaba en las palabras del rey y en la reacción del Gobierno.

Más noticias de Política y Sociedad