Público
Público

Felipe VI mostró su apoyo al rey saudí en el inicio de los ataques contra Yemen

En una llamada telefónica registrada el 28 de marzo de 2015, el monarca español trasladó al jefe del régimen saudí su respaldo a la operación 'Tormenta Decisiva', que había comenzado unos días antes. Tanto el Gobierno de Rajoy como la UE evitaban entonces cualquier muestra de apoyo oficial a la ofensiva militar de Arabia Saudí. La Zarzuela señala que se trató de una "conversación privada".

Rey Felipe en Arabia
Felipe VI junto al rey saudí en ocasión de la visita realizada a ese país en enero de 2017. CASA REAL

El cielo traía los peores presagios. Aquel sábado 28 de marzo de 2015, Yemen se encaminaba hacia un camino plagado de bombardeos, hambre y muertes. Tres días antes, Arabia Saudí había emprendido una campaña militar contra su empobrecido vecino. Necesitado de muestras de apoyo de cara a su intervención armada, el rey Salmán bin Abddulaziz recibió entonces el respaldo de la monarquía española.

Según notificó ese mismo 28 de marzo la agencia oficial del reino saudí, Salmán y el rey Felipe VI mantuvieron una conversación telefónica en la que hablaron sobre "las relaciones bilaterales entre los dos países y los desarrollos en los ámbitos regional e internacional".

Durante la llamada, "el rey Felipe VI expresó su apoyo al Reino de Arabia Saudita en la operación Tormenta Decisiva", nombre por el que se conoce la intervención militar contra Yemen, emprendida el 25 de marzo de 2015. "El Custodio de las Dos Mezquitas Sagradas agradeció al Rey Felipe VI por sus nobles sentimientos y posturas, destacando la profundidad de las relaciones entre los dos países", remataba la nota.

Según ha podido comprobar Público, en la agenda de actividades del rey español no figura ningún dato sobre ese encuentro telefónico. Fuentes oficiales de la Casa Real señalaron a este periódico que no se realiza "ningún comentario ni publicidad" sobre "las conversaciones en el ámbito privado que mantenga el Jefe del Estado". "Es la otra parte la dueña de la información, y si lo considera oportuno lo hace público. A veces lo hace y a veces no", comentaron.

La posición de España

Dos días antes de aquella conversación telefónica entre el rey saudí y Felipe VI, el entonces Gobierno del Partido Popular emitió un comunicado en el que condenaba enérgicamente "los ataques dirigidos en los últimos días [por la milicia rebelde] contra el Presidente Hadi y las instituciones legítimas yemeníes", aunque evitaba cualquier muestra de respaldo oficial a la campaña militar emprendida por Arabia Saudí.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy afirmaba en aquella nota oficial que seguía "con gran preocupación el desarrollo de los acontecimientos" y subrayaba "la importancia de evitar que la acción militar desplegada al amparo de la solicitud formal del gobierno legítimo yemení conduzca a una confrontación civil irreversible con graves consecuencias para la región".

"Una vez más el gobierno de España insta a todos los actores políticos y sociales yemeníes a que retomen el diálogo como vía para alcanzar una solución inclusiva, consensuada y duradera a la crisis actual que permita la reanudación de la transición política. Sólo así se podrá garantizar la seguridad, estabilidad, unidad, independencia e integridad territorial de Yemen", decía el Gobierno del PP, al tiempo que mostraba su apoyo al "papel de liderazgo que debe ejercer Naciones Unidas en la solución del conflicto yemení".

En ese contexto, la Unión Europea tampoco respaldó la campaña militar emprendida por Arabia Saudí en Yemen. Los pronunciamientos formulados por las autoridades europeas sobre este asunto han estado dirigidos a promover vías de diálogo entre las partes.

En España, el debate llegó incluso al Congreso. En septiembre de 2018, la ministra de Defensa, Margarita Robles, mostró sus sospechas sobre un posible apoyo "secreto" del Gobierno de Rajoy a Arabia Saudí en sus ataques contra Yemen. Incluso remarcó que el anterior Ejecutivo debía explicar su posición en este asunto, algo que nunca ocurrió. De hecho, la conversación entre los monarcas de ambos países nunca fue mencionada, a pesar de haberse publicado en la agencia oficial saudí de noticias con fecha 28 de marzo de 2015.

Vía descartada

En respuesta a una consulta formulada por Público, el ministerio de Asuntos Exteriores señaló este viernes que "desde el inicio de la crisis en Yemen, España ha defendido que la única solución posible al conflicto ha de ser política, descartando la vía militar".

"En consecuencia, las autoridades españolas siempre han urgido a los contendientes a poner fin a la violencia, retomar las negociaciones políticas y apoyar la labor del Enviado Especial del Secretario General de NNUU, Martin Griffiths. A la luz de la degradación de la situación humanitaria en Yemen, España ha instado reiteradamente a las partes beligerantes a respetar el Derecho Internacional Humanitario con el fin de evitar infligir un sufrimiento mayor a la población", remarcaron.

En esa línea, subrayaron que las autoridades españolas han defendido en todo momento "el cumplimiento de la legalidad internacional en apoyo del gobierno legítimo en el marco de la resolución 2216 del Consejo de Seguridad del 14 de abril de 2015". "En línea con lo anterior, España saludó el alto el fuego anunciado en abril por Arabia Saudí como líder de coalición árabe, en respuesta al llamamiento global del Secretario General de Naciones Unidas de poner fin a los combates por el coronavirus", apuntaron.

Venta de armas

Mientras, los datos sobre el comercio de armas en España indican que aquel 2015 se alcanzó el pico de venta de armas españolas a Arabia Saudí. Así queda reflejado en un informe divulgado recientemente por Escola de Cultura de Pau, el Centre Delàs d’Estudis per la Pau y el Institut de Drets Humans de Catalunya, en el que destacan que la venta de armamento al régimen saudí alcanzó en 2015 la cifra de 545,8 millones de euros.

"Los flujos de armas europeas a Arabia Saudita y otros países de la coalición liderada por Riad se han mantenido a pesar de las denuncias sobre vulneraciones contra la población civil en Yemen y del derecho internacional humanitario, pese a las normativas internacionales, europeas y nacionales vigentes y aunque los señalamientos a la complicidad de los países proveedores de armas que alimentan el conflicto son cada vez más explícitas", señala el citado informe.

Más noticias de Política y Sociedad