Público
Público

Fernández Díaz celebra un "día histórico" en la inauguración del cuartel de su pueblo

El ministro del Interior destaca sus esfuerzos para mantener "un país seguro" mientras los guardias civiles denuncian que se gaste dos millones de euros en reabrir el cuartel del pueblo donde nació su padre cuando ellos "no tienen ni para chalecos"

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, acompañado por el director general de la Guardia Civil (i), entre otros, durante la inauguración del nuevo cuartel de la Guardia Civil en Fitero (Navarra), donde nació su padre y vive su madre. EFE/Villar López

MADRID.- Con media hora de retraso y tras asistir a una misa en la parroquia del pueblo, Jorge Fernández Díaz ha celebrado por todo lo alto la inauguración de la nueva casa cuartel de la Guardia Civil en Fitero, Navarra. El ministro del Interior ha llegado a considerarlo "un día histórico", puesto que tras 23 años, la localidad donde nació su padre, donde vive su madre y donde veranean él y sus nueve hermanos ha recuperado su dependencia propia del Instituto Armado. El responsable de Interior ha saciado así lo que ve como una "vieja aspiración" de sus vecinos, que en 1991 vieron como el Gobierno de Felipe González cerraba el cuartel del pueblo por falta de actividad. 

Sin embargo, esta "aspiración" no es compartida por todos los vecinos. Algunos han denunciado ante el Tribunal Administrativo de Navarra la cesión del suelo a Interior, que el Gobierno foral tenía pensado convertir en un consultorio médico antes de que se aprobara el proyecto de construcción. Un proyecto cuyo coste se ha elevado al doble de lo presupuestado inicialmente, hasta los dos millones de euros.

"No creen en la Navarra foral, integrada en España, y han intentado boicotear con iniciativas en el Congreso", dice el alcalde de UPN sobre los vecinos que protestan

Para el alcalde de Fitero y senador de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Pachi Yanguas, esos vecinos son los que "no creen en la Navarra foral, integrada en España, y han intentado boicotear con iniciativas en el Parlamento y el Congreso". 

Yanguas se refería así a las preguntas que la diputada de Geroa Bai Uxue Barkos dirigió a Interior, cuestionando la necesidad del cuartel teniendo en cuenta que la localidad tiene otras dos dependencias del Instituto Armado a seis y nueve kilómetros.  

"Ha sido indignante. Alucinante y triste ver a tanto cargo público dando el visto bueno con su presencia al capricho de un señor y al pelotazo de otro, costeado todo con los dineros de todos, de nuestros impuestos, cuando se supone que están en esos puestos para gestionarlos para el beneficio común y no el suyo propio", se ha lamentado una vecina en declaraciones a Público.

Cuartel de dos millones de euros, pero sin chalecos

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que agrupa a 32.000 agentes de los 80.000 del cuerpo, también ha sido muy crítica con la construcción del cuartel. 

La AUGC no entiende cómo se ha podido aprobar el gasto de dos millones de euros en una casa cuartel de quince agentes para Fitero cuando la última, de nueve, se cerró hace 23 años por falta de actividad. "El ministro juega al NODO abriendo un cuartel en su pueblo, pero los guardias no tienen ni para chalecos", denunciaban en un comunicado.

Jorge Fernández Díaz y Yolanda Barcina, acompañados por un guardia civil y un cura, durante la colocación de la primera piedra del cuartel. MINISTERIO DEL INTERIOR
El ministro del Interior besa una reliquia tras la colocación de la primera piedra del cuartel. MINISTERIO DEL INTERIOR
Imagen de la misa celebrada tras la colocación de la primera piedra del cuartel. MINISTERIO DEL INTERIOR

"Estos despilfarros contrastan con la precariedad con la que se ven obligados a hacer su trabajo cada día los guardias civiles, lo que al final repercute en la seguridad ciudadana", dicen los agentes

Fernández Díaz ha hecho oídos sordos a estas críticas y en la inauguración ha destacado que "España es uno de los países más seguros del mundo". Ante una nutrida comitiva, formada por la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, el director general de la Guardia Civil, el presidente del Parlamento de Navarra y la delegada del Gobierno en la comunidad, amén del propio Yanguas, el ministro ha destacado su labor para hacer de España un "país seguro". 

"El ministro, al más rancio estilo de tiempos pasados, se dedica a inaugurar cuarteles para su propia gloria y jactancia entre sus vecinos", opinan los guardias civiles de la AUGC, que han expresado "su más firme rechazo ante estos despilfarros, que contrastan con la precariedad con la que se ven obligados a hacer su trabajo cada día los guardias civiles, lo que al final repercute en la propia seguridad ciudadana". 

Más noticias en Política y Sociedad