Público
Público

Fernández Díaz se alegra de que
el concejal de Seguridad de Madrid "probara su propia medicina" 

El ministro de Interior considera que la persecuición de policías municipales a Javier Barbero fue un escrache. "Ha tenido que pasar a casta" para mverlo diferentes, ha dicho 

Jorge Fernández Díaz, junto al director de la Policía, Ignacio Cosidó, en el 40 aniversario de los TEDAX. / EFE

EUROPA PRESS

MADRID.- El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, se ha referido este miércoles al incidente que sufrió el delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, señalando que "probar el sabor de tu propia medicina te hace dar cuenta de que lo que estabas haciendo tú no era precisamente susceptible de ser considerado libertad de expresión".

Fernández Díaz se ha pronunciado así a lo ocurrido con los policías municipales que persiguieron a Barbero por la calle Mayor, en medio de una protesta, y después de que el propio delegado negara que lo ocurrido fuera un escrache.

El ministro ha recordado cómo éstos se realizaron durante un tiempo, "en su mayor proporción, sin ningún género de duda", a personas y cargos públicos del PP, y "quien los protagonizaban decían que era libertad de expresión".

"Yo nunca he considerado que fueran susceptibles de ser considerados libertad de expresión, pero lo que no podemos aceptar es que cuando tú lo haces es libertad de expresión y cuando tú los padeces son conductas odiosas o delictivas. Tenemos que ponernos de acuerdo", ha señalado.

"Probar el sabor de tu
propia medicina, a
veces es lo mejor"

En la misma línea, ha añadido que parece que "el tiempo pone de manifiesto que probar el sabor de tu propia medicina, a veces es lo mejor", para no hacer determinadas cosas. En su opinión, con lo que padeció ayer el concejal "se dio cuenta de que nunca es bueno actuar de forma coercitiva y utilizando dichos de esas características para intentar conseguir determinados objetivos".

A su juicio, "el fin no justifica los medios" y ha destacado que "ha habido mucha gente que se ha sentido coaccionada, intimidada, violada su intimidad familiar y personal por actuaciones en sus domicilios" como la que ayer padeció la del concejal rodeado de policías.

Preguntado por si cree que pudo haber incitación al odio, tal y como va a investigar el Ayuntamiento de Madrid, Fernández Díaz ha dicho que "hasta ahora", que él sepa, nadie en una manifestación de esas características se ha atrevido a hablar de "incitación al odio".

No es que apruebe estas conductas, ha proseguido el ministro, pero ha insistido en que él mismo, hace tiempo, "las calificaba de libertad de expresión" o participaba. "Ha tenido que pasar a ser delegado de Seguridad, a ser casta, para lo que ayer era libertad de expresión hoy ser atentado, conducta delictiva o susceptible de ser considerada como incitación a odio", ha sentenciado.

Más noticias de Política y Sociedad