Público
Público

'Operación Kitchen' Fernández Díaz, a su 'número dos': "Me dijiste que de esta no me iba librar como de las grabaciones en mi despacho"

El careo entre el ex ministro del Interior y su ex secretario de Estado, Francisco Martínez, pone de manifiesto la ruptura visceral entre los altos cargos que organizaron operaciones presuntamente ilegales durante el último Gobierno del PP. 

Jorge Fernández Día
Jorge Fernández Díaz, ex ministro del Interior, a su llegada a la Audiencia Nacional. Rodrigo Jiménez / EFE

El juez Manuel García castellón avisó, pasadas las diez de la mañana, al ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz y al ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, antes de su careo: "Esta diligencia es necesaria por el pico de contradicción que se da entre sus declaraciones acerca de si la primera noticia sobre la existencia de un informante dentro de la familia Bárcenas le llegó al señor Martínez por parte del señor exministro y si éste le pidió que se informara a través de la Policía que se trataba del chófer". 

Es decir, se trataba de aclarar si lo que se denomina Operación Kitchen no fue más que algo fraguado por un grupo de comisarios encabezado por el preso José Manuel Villarejo Pérez o, si por el contrario, era una operación conocida, aprobada y motivada por las altas instancias del Gobierno del PP.

El problema fue que cuando la prensa se empezó a hacer eco de las pesquisas y le puso el nombre de la Operación Kitchen al presunto encargo de la entonces secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, de que se hicieran con la documentación que el ex tesorero Luis Bárcenas se había llevado del PP, Fernández Díaz tiró de su habitual estrategia de "no sé nada" y a Francisco Martínez le entró el miedo, –"Me sentí abandonado, parecía que era yo quien llevaba el Ministerio", llegó a decir– y acudió a un notario de Mahón y a otro de Madrid para dejar constancia de las comunicaciones que había tenido sobre el asunto tanto con Fernández Díaz, como con el comisario Enrique García Castaño. ¿Por qué Martínez no dejó constancia de las conversaciones mantenidas con Villarejo, que él ha admitido y por las que nadie le ha preguntado? Un misterio.

Pero Fernández Díaz asegura que los mensajes no son suyos, como ha reiterado esta mañana, alegando que su subordinado consiguió que dos notarios dieran fe de que él le había enviado unos mensajes que en realidad estaban manipulados, según su versión. El exministro ha apelado al silencio que Martínez debía de haber mantenido en lugar de haber ido al notario en busca de protección: "Él ha alegado que yo hice innumerables declaraciones que le hicieron sentirse solo y abandonado, pero algo de experiencia tenemos en esto, y sabemos que lo mejor es estar callados. Ambos éramos diputados por Madrid entonces", ha afirmado Fernández Díaz según fuentes presentes en el careo.

Los cecilos, Rajoy y la K de Casals

Para el ex ministro, que ha hablado con gran enfado a quien fue su mano derecha, "esas actas de Mahón y de Madrid son las que me tienen aquí como investigado". Fernández Díaz niega que sea verdad que él escribió en verano de 2013 a Martínez para pedirle que se informara sobre la relación de la Policía con Sergio Ríos Esgueva, chófer de Bárcenas puesto por María Dolores de Cospedal e íntimo colaborador del policía que era jefe de seguridad de Castilla la Mancha cuando esta era presidenta, Andrés Gómez Gordo (que será juzgado por la Ciudad de la Justicia junto con Alfredo Prada, ya que también trabajó para el PP de Madrid).

Muy airado, Fernández Díaz le ha espetado a Martínez: "Si tengo que decirte algo muy importante te llamo. Lo que no hago es dos horas después ponerte un mensaje pidiéndote que me informes".

Hay un segundo mensaje de otro día que Fernández Díaz acusa a Martínez de haberse intercambiado con otro "interlocutor o interlocutora", señalando veladamente a la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Saénz de Santamaría, según han entendido algunas de las fuentes consultadas y que han presenciado el careo.

En concreto, Fernández Díaz ha apelado al empleo de una "K" en el mensaje que ha asegurado que él nunca utiliza. "El otro [mensaje], el de la medianoche, cuando me dices lo del contacto del cecilio, que ahora sé que en el argot policial es como se denomina a los agentes del CNI, dices "entiendo k mañana hablamos en cuanto tengas el contacto del cecilio". Tu interlocutor o interlocutora no soy yo. Estoy convencido de que lo has cruzado con alguien pero no soy yo. Es decir, con el general Sanz Roldán, con la vicepresidenta del Gobierno o con el presidente del Gobierno. ¿A mi el general Sánz Roldán me va a dar el contacto con un agente del CNI? ¿para qué? Y entonces yo te digo: 'Sí, lo tendré mañana cuando acabe el consejo [de ministros]'. Es que es surrealista".

Además, Fernández Díaz  y ha aportado al procedimiento un informe pericial de parte en el que se asegura que ese mensaje no es suyo porque él no escribe con la K.

La respuesta de Franscisco Martínez ha sido al ataque. "¿Y ese informe pericial se ha hecho sin mi teléfono? Primero, es impensable que tu no supieras que a los agentes del CNI se les llama cecilios. El contexto de ese mensaje se produce cuando el presidente del Gobierno hace una larga comparecencia sobre que el PP no tenía nada que ver con Bárcenas y entonces hablé con el general Sanz Roldán para que funcionaran los elementos de colaboración con la Policía por si ellos tenían alguna información".

Martínez ha puesto en evidencia a quien fuera su superior al desvelar información sobre el móvil del ex ministro. "Tu perito dice que los mensajes están manipulados. Voy a ir no a un notario sino a dos con unos mensajes manipulados, unos falsos. Dices que no utilizas la K. ¿A quién tienes guardado en tu agenda por la K? A Kañizares (Cañizares), a Kasals (Mauricio Casals, consejero delegado de Atresmedia y presidente de La Razón, a quien el juez ha tomado declaración en otra pieza pero parecía que no se le podía identificar al estar reseñado por Villarejo con una K. Quizás Francisco Martínez acabe de aportar una de las claves de la causa Tándem) Ahora sí, ahora sí utilizas la K... ¿verdad'", ha finalizado Martínez.

Fondos reservados, conversaciones con Villarejo y el abandono de Pablo Casado

La respuesta de Fernández Díaz ha sido rápida: "A ver, yo idiota del todo no soy. Yo he dicho en la prensa lo que se decía siempre, que no sabía nada, si tú te has dado por aludido y por abandonado...". A lo que Martínez ha respondido: "Hombre, dijiste que nunca habías hablado con el comisario Villarejo. Hombre, claro, porque me mandabas a mi".

Y esta es una duda que sobrevuela en la pieza. El comisario José Villarejo fue el primero en poner por escrito el nombre de Operación Kitchen en una de las presuntas cuatro notas informativas que entregó a la Dirección Adjunta Operativa de Eugenio Pino entre 2014 y 2015. Francisco Martínez hablaba habitualmente con él, como ha vuelto a reconocer hoy, por orden del ministro desde que era jefe de gabinete de Fernandez Díaz hasta sus últimos días como secretario de Estado. Sin embargo, sólo ha elevado ante notario algunos mensajes con Fernández Díaz y con el comisario Enrique García Castaño, pero ninguna de sus conversaciones con Villarejo ni con Eugenio Pino con quien también trataba estos asuntos, según él mismo ha reconocido. 

Al exministro no le ha gustado esta línea seguida por Martínez y se ha puesto sentimental: "Te lo digo mirándote a los ojos. Si hubiera podido hacer algo por ti lo hubiera hecho, Si no estabas investigado y no había hecho nada, me quieres decir Paco, ¿de qué te tenía que proteger?".

"De lo que se estaba diciendo -ha devuelto el envite el ex secretario de Estado. Tú decías que de los fondos reservados no sabías nada, me echaste a las fauces de la prensa...". A lo que el ministro le recrimina: "Dijiste que no me iba a poder librar de esta como cuando las grabaciones en mi despacho. Si estamos aquí es porque tú has hecho unas diligencias en un notario, Yo no sé nada de Kitchen". Entonces Paco Martínez, dolido y agotado, le ha reprochado: "No sabes nada de Kitchen, nada ni de los fondos reservados ni da nada, pero yo he pasado de ser tu mano derecha, diputado y letrado de las cortes a un falsificador de mensajes. Dices que he hablado con mucha gente en estos últimos cinco años, ¿cómo no voy a hablar con mucha gente si en un momento dado parece que el ministro del Interior era yo?".

Y no se ha quedado ahí Martínez. "Dices que tu no hablabas con operativos, que como me ibas a dar esa información. Hablabas con el comisario general de iformación Enrique Barón, con el DAO de Guardia Civil, con el DAO de Policía y con el capitán de puesto que tuviera tu teléfono... ¿Perez de los Cobos tampoco te llamaba? A mi me gustaría que se incluyera la entrevista en La Razón en la que dice que los ministros de Interior no tienen ni idea de los fondos reservados. Tú eres quien compareces en el Congreso para dar explicaciones de los fondos reservados, tú eres el responsable, no yo".

Quizás en lo único que están de acuerdo el ex ministro Jorge Fernández Díaz y su ex secretario de Estado Mariano Rajoy es que desde el Partido Popular se filtró información a la prensa para quitarles de en medio. "Tú eras diputado por Madrid y yo por Barcelona - ha recordado Fernández Díaz-. Cuando llegan las nuevas elecciones que la directiva del PP filtrase que no íbamos a ir en las listas, me duele". Un sentimiento que comparte con Martínez que ha asegurado: " ¿Si el Partido Popular de Pablo Casado no sabe defender a sus servidores fieles, cómo va a saber defender a los españoles?".

Más noticias