Público
Público

El fiscal, en su línea: exculpa a la infanta y señala que ya ha aportado la cuantía por lucro

El ministerio público insiste en que Cristina de Borbón es responsable civil a título lucrativo de dos delitos fiscales cometidos por la sociedad que mantiene junto a su marido.

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 2

Iñaki Urdagarin durante la presentación de las conclusiones de las acusaciones en el juicio del caso Nóos. Al fondo, Cristina de Borbón. EFE/J. Grapelli

PALMA.- El fiscal Anticorrupción Pedro Horrach ha mantenido hoy su posición inicial ante el tribunal que juzga el caso Nóos en relación con la infanta Cristina, para quien no pide ninguna condena aunque la considera responsable civil a título lucrativo y señala que ya ha aportado toda la cuantía que se le solicitó, que fueron 587.413 euros.

En la presentación de sus conclusiones ante el tribunal, el fiscal únicamente ha añadido un cambio en relación con la infanta respecto a la petición inicial al indicar que "ha consignado la cantidad total que se le solicitaba en concepto de responsabilidad como partícipe a título lucrativo", ha dicho el fiscal.

Horrach ha mantenido la postura que sostiene desde el inicio del proceso en relación con la infanta Cristina por haberse beneficiado junto a su marido Iñaki Urdangarin.

La Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado, personada en el caso Nóos en representación de la Agencia Tributaria, ha rebajado en 10.213 euros la cantidad que, según sostienen, Iñaki Urdangarin defraudó a Hacienda a través de Aizoon, de la que es copropietario junto a la Infanta Cristina.

De este modo, ambas acusaciones han rebajado de 337.138 a 326.925 euros los fondos que el exduque presuntamente dejó de abonar al fisco. De ellos, la cuota defraudada n el IRPF del año 2007 ascendería a 174.575 euros y a 152.350 en la de 2008.

Tanto el Ministerio Público como los servicios jurídicos del Estado han dado a conocer estas conclusiones, durante la jornada de este viernes del juicio por esta causa, tras recalcular las cifras que durante estos días han expuesto varios peritos de la AEAT.

Ambas acusaciones acusan al exduque de la comisión de dos delitos fiscales -por cada uno de los cuales reclaman tres años de cárcel- al apuntar que el encausado percibió retribuciones procedentes de entidades privadas por su condición de consejero asesor que, sin embargo, eran facturadas a través de Aizoon con el fin de tributar menos en su declaración de la renta.

En concreto, las empresas de las que cobró el acusado, cuyas retribuciones facturó a través de Aizoon y que según la AEAT deben ser consideradas rentas del propio Urdangarin e integrarse en su IRPF, son Motorpress Ibérica, Aceros Bergara, Mixta África, Pernod Ricard (Francia), Havas Sports France y Seeliger y Conde.

Las acusaciones también han rebajado la cantidad que el exsocio de Urdangarin, Diego Torres, habría defraudado por su parte, también en 2007, y que asciende a 380.700 euros. Sobre el exresponsable del Instituto Nóos pesa un delito fiscal por el que reclaman para él tres años de cárcel.

La acusación popular que ejerce Manos Limpias es la única que acusa a la infanta: considera que la infanta fue colaboradora junto a su marido de esos dos delitos fiscales cometidos en los años 2007 y 2008.

Este dinero sirvió para financiar gastos personales de la familia Urdangarin-Borbón, que se cargaron a esta sociedad matrimonial además de contratar a trabajadores ficticios.

Se calcula que la trama de Urdangarín y su exsocio Diego Torres desvió 2,6 millones de euros en beneficio propio y obtenidos de las arcas públicas de Baleares y Valencia.

La sociedad Aizoon que poseen al 50% Urdangarin y Cristina de Borbón recibió más de 1,2 millones de euros públicos desviados de Nóos.

Más noticias en Política y Sociedad