Público
Público

Delitos de odio La Fiscalía del Estado busca dar una respuesta "proporcional" a las acusaciones por delitos de odio

María José Segarra llama a una "reflexión sosegada". Su departamento prepara el envío de una circular para lograr una unidad de actuación y acotar las acusaciones a los criterios establecidos por el Tribunal de Estrasburgo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

La fiscal general del Estado, María José Segarra, atiende a los medios de comunicación tras reunirse con la cúpula de la Fiscalía en Catalunya. /EFE

La fiscal general del Estado, María José Segarra, pidió este lunes "una reflexión sosegada" sobre los delitos de odio para conseguir una "interpretación proporcional" de los mismos de forma que el ministerio público dé "una respuesta penal proporcionada, disuasoria y garantista" a estos delitos.

Segarra se pronunció de este modo durante la inauguración de las jornadas de especialistas de delitos de odio que acoge la Fiscalía General del Estado, donde ha invitado al debate para conseguir esa "interpretación proporcional con respeto al principio de unidad de actuación" del ministerio público.

Lo hizo el mismo día en el que el humorista Dani Mateo estaba citado a declarar ante el Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid por un delito de odio y otro de ofensas o ultraje a símbolos de España o sus comunidades por sonarse la nariz con la bandera de España en una escena del programa El Intermedio de laSexta.

Según informa El País, la Fiscalía está ultimando una circular que enviará a todas las fiscalías a primeros de 2019 para unificar la actuación del ministerio público ante las acusaciones por este delito. Lo que se pretende, según las fuentes fiscales consultadas por el diario, es que las acusaciones se limiten a los criterios que ya ha establecido el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por aplicar de forma desproporcionada este delito.

Tal es el caso de la sentencia que el Tribunal de Estrasburgo emitió el pasado mes de marzo cuando condenó a España a reintegrar los 2.700 euros de multa que se impuso a dos jóvenes por vulnerar su libertad de expresión cuando quemaron fotos de los reyes. El tribunal estimó que esa quema fue un acto de legítima "crítica política" y en ningún caso se podía considerar un delito de odio. También condenó al Estado español a indemnizar a los jóvenes con 9.000 euros.

Por eso, además de llamar al debate y la reflexión sobre estos delitos, Segarra ha alertado acerca del "incremento de las agresiones por motivos racistas, discriminatorios o xenófobos como el discurso de odio en Internet" y ha recordado que la mayor parte de estos delitos se cometen "con abuso de las tecnologías de información".

Y también ha señalado que son los menores, "grandes usuarios de las redes", los que se están convirtiendo "en partícipes y autores" de estos delitos.

Ha recordado que "la profunda modificación" de los delitos de odio llevada a cabo con la reforma del Código Penal de 2015 no se ha traducido en la creación "de una categoría unívoca de delitos de odio, que siguen diseminados por el Código Penal en distintas expresiones".

Con todo, Segarra ha pedido buscar "soluciones" a la interpretación de estos delitos dado que actualmente la Fiscalía puede encontrar dificultades en su detección ya que la reforma del Código Penal no ha permitido "aflorar penalmente toda la variedad de conductas que presenta el fenómeno de la intolerancia excluyente".

Por eso, la Fiscalía cree que tiene que seguir alerta ante estas conductas, pero, a su vez, considera que en algunos casos se está aplicando de forma “desproporcionada”. Segarra considera que las la Fiscalía no está mostrando una unidad de actuación ante las acusaciones de delitos de odio, algo que pretende atajar mediante el envío de la circular.

Más noticias en Política y Sociedad