Público
Público

La Fiscalía pide dos años y medio de cárcel a un concursante de Gran Hermano por abusar de otra participante

Solicita para la productora del programa una indemnización de 6.000 euros por obligar a la víctima a ver el vídeo de los abusos, y de otros 6.000 al presunto agresor por daños morales.

José María López, el concursante de 'Gran Hermano', acusado de abusar de una concursante durante el programa. / MEDIASET

julia pérez

La Fiscalía Provincial de Madrid ha solicitado dos años y seis meses de prisión para José María López Pérez, un ex concursante del programa de televisión “Gran Hermano Revolution”, de Telecinco, por abusar sexualmente de otra concursante que estaba en estado de embriaguez en noviembre de 2017.

El Ministerio Público reclama al acusado una indemnización de 6.000 euros por los daños morales causados a la víctima. Idéntica cantidad pide para la productora del programa -Zeppelin Televisión- por los daños ocasionados a la perjudicada ya que le obligó a ver las imágenes grabadas de los abusos.

La cadena Telecinco decidió el pasado 10 de diciembre suspender las emisiones de este reality  a raíz del escándalo surgido al conocerse estos abusos, al tiempo que numerosas marcas retiraron sus anuncios. La víctima, Carlota Prado, ha denunciado por violación a José María López Pérez.

La Fiscalía sostiene en su escrito de acusación que ambos concursantes tienen "una relación de trabajo". El objeto del programa es la retransmisión durante 24 horas de la convivencia de los participantes conforme al reglamento de convivencia del programa, del que deduce dicho vínculo laboral.

Los hechos en los que se basa la acusación se centran a partir de las 20:00 horas del 3 de noviembre de 2017, cuando se organizó una fiesta en el interior de la casa “en la que por el programa suministró a los concursantes bebidas alcohólicas”.

En esa misma vivienda se encontraba la también la concursante Carlota Prado, con quien el acusado había comenzado una relación sentimental unos 50 días antes.

La joven, que durante el trascurso de la fiesta había ingerido “escasos” alimentos, bebió “al menos “cuatro chupitos de tequila, “por lo que alcanzó un estado de embriaguez que fue acentuándose y evidenciándose a partir de la media noche”.

Así, sobre las una y media de la madruga del día siguiente y, cuando ambos se encontraban en el dormitorio que ocupaban, José María López Pérez, “que ya se había desprendido de sus pantalones”, ayudó a la otra concursante a descalzarse y a introducirse en la cama que venían compartiendo. En ese momento, según afirma la Fiscalía, la joven conservaba puesta la “totalidad” de su vestimenta.

Acto seguido el acusado se introdujo en la cama mientras que la joven permanecía en silencio “en posición decúbito supino y con los ojos cerrados, realizando movimientos lentos y pesados, debido a su estado”. José María López Pérez, “guiado por un ánimo libidinoso y a sabiendas del estado de seminconsciencia en que (…) se encontraba y aprovechándose de esta circunstancia, comenzó a realizar bajo el edredón movimientos de claro contenido sexual, pese a que (…) balbuceando débilmente, dijo “no puedo”.

A continuación el acusado apretó su cuerpo contra el de la joven “en aras de satisfacer su deseo sexual, pese a que ella hasta en dos ocasiones levantó la mano como queriendo decirle que parara”. Al mismo tiempo José María López Pérez pidió en varias ocasiones a la concursante que abriera los ojos, pero la víctima permaneció inmóvil. Cuando ya el acusado le preguntó cómo se encontraba, ella “sólo” acertó a responder que se quitara, “momento en que aquélla se giró quedando de espaldas al acusado”.

La Fiscalía pone de manifiesto en su escrito que José María López Pérez, tras cubrir a ambos con un edredón “continuó realizando tocamientos, frotamientos y movimientos de contenido netamente sexual, despojando a la víctima de su vestimenta, liberándole parcialmente de su ropa interior y desabrochándole el sujetador, pese a que ésta se encontraba ya en estado de inconsciencia”.

Sobre las 1:40 horas la joven se destapó la cara y un brazo “dejando ver su estado inerte”, lo que motivó la intervención de uno de los miembros del programa encargado del visionado de la grabación, “quien hasta ese momento no estaba en condiciones de saber lo que estaba ocurriendo, dado que el acusado había utilizado el edredón para taparse tanto a él como a (…)”.

Le enseñaron el vídeo de la agresión

Las imágenes grabadas de estos hechos fueron exhibidas a la joven en la mañana siguiente, en una sala aislada, denominada Confesionario de Gran Hermano, “encontrándose ésta sola y sin más compañía que la voz en off del conocido como Súper, lo que provocó en (…) un incremento del estado de desasosiego, trastorno y perturbación de ánimo que los hechos sufridos horas antes habían producido en ella.”