Público
Público

La fortuna del rey Juan Carlos I La Audiencia solicita a Suiza datos de los presuntos testaferros de Juan Carlos I

La Justicia suiza lleva investigando al rey emérito desde 2018, cuando salieron a la luz las grabaciones del excomisario Villarejo a la antigua "amiga entrañable" del monarca, Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

El rey Juan Carlos. EFE
El rey Juan Carlos. EFE

público

El juez instructor de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha solicitado en una comisión rogatoria a las autoridades suizas que se le entregue todas las indagaciones que la justicia del país helvético ha realizado desde 2018 sobre los presuntos testaferros del exmonarca Juan Carlos I, según informa el El Mundo. El objetivo de esta investigación es determinar si el rey emérito disfrutó de cuentas secretas en el país.

Este es el siguiente paso en la colaboración judicial entre ambos países, después de que el pasado mes de octubre el fiscal suizo Yves Bertossa se reuniese con sus homólogos españoles del caso Villarejo, los fiscales Ignacio Stampa y Miguel Serrano, el del caso que investiga las comisiones del AVE a la Meca, Luis Pastor, y el propio García Castellón. 

La investigación suiza comenzó con las grabaciones de Villarejo a Corinna zu Sayn-Wittgenstein 

Las Justicia suiza lleva investigando al antiguo monarca desde hace dos años por un posible delito de blanqueo de dinero. La investigación sobre su patrimonio comenzó a raíz de las grabaciones que el excomisario Villarejo realizó en 2015 a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en las que la "amiga entrañable" del rey Juan Carlos confirmaba que este la había utilizado para ocultar su verdadero patrimonio

Corinna comentaba en la grabación de Villarejo que el exmonarca le había colocado varias de sus propiedades, dado que ella tenía su lugar de residencia fiscal en Mónaco. La principal ventaja para Juan Carlos es que en el Principado no es necesario hacer una declaración pública de patrimonio.

Entre las propiedades a su nombre se encontraban diversos bienes en Marruecos y otros lugares fuera de España. Tras finalizar su relación sentimental, siempre según la versión de Corinna, el rey emérito le solicitó la devolución de estas propiedades poniéndolas a nombre de terceras personas: "Lo han hecho con dos o tres cosas y están poniendo muchísima presión. Por ejemplo: mandarle dinero o darle cosas... eso es blanqueo", confesaba en 2018 la antigua compañera del monarca.

Álvaro de Orleans y Borbón, siguiente testaferro

Este traspaso forzado de propiedades que presuntamente demandaba Juan Carlos I tenía a su primo Álvaro de Orleans y Borbón como destinatario, convirtiéndose en el sustituto de Corinna como testaferro real al tener su lugar de residencia también en Mónaco. En estas operaciones también destacaba el papel del letrado del exmonarca Dante Canonica, autor de las "estructuras" opacas que permitían hacer realidad estos movimientos. 

"Ellos han puesto algunas cosas a nombre de su primo, que es Álvaro Orleans de Borbón, que también vive en Mónaco. Entonces las cuentas de banco en Suiza que no han... 'that didn't come back in the amnesty' las han puesto a su nombre", apuntaba entonces Corinna sobre la amnistía fiscal de Montoro a la que se acogió Juan Carlos I

La comisión por el AVE a la Meca

Pero estas no han sido las únicas revelaciones que la antigua compañera del rey emérito ha hecho sobre el origen de su fortuna. Corinna también desveló en una conversación grabada por el comisario Villarejo que Juan Carlos I percibió comisión de 80 millones por la concesión de la construcción del AVE a la Meca a un conglomerado de empresas españolas. 

Un asunto que realmente molestó al monarca emérito cuando se enteró de que la intermediaria en dicha operación de OHL Shahpari Zanganeh había recibido su parte por el cierre del trato con la autoridades saudíes: "¡No me jodas, mi comisión! Yo hice el tren. Yo hablé con mi amigo, mi hermano, y con los saudíes [...] Me tenéis que pagar a mí, no a Zanganeh. Yo me reuní con quien cerró el contrato", llegó a decir Juan Carlos, según Corinna. 

"Villar Mir pagó, todos pagaron la comisión, que fue de 80 millones", pero la cantidad llegó "a través de los saudíes", añadía entonces la aristócrata y excompañera del monarca. "De forma repentina, en 2012 pude ver en una anotación bancaria un importante volumen de dinero y le pregunté de dónde viene. Y él contestó de Arabia Saudí. Yo no sé quién lo mandó, pero sé que es Canonica [abogado suizo] quien lo hizo. Otra vez Canonica", señalaba entonces.