Público
Público

¿Dónde está la fosa del “Comandante Abril” y su compañero “el Capitán”?

Fusilados en la localidad de Medina Sidonia (Cádiz), las tareas para localizar los cuerpos de los guerrilleros comenzarán en una pequeña fosa del cementerio municipal. Los restos de ambos podrían ser fácilmente identificables por los múltiples impactos de bala recibidos en la emboscada, perpetrada el 30 de diciembre de 1949.

Diligencia del entierro de los dos guerrilleros

MARÍA SERRANO

SEVILLA.- Lo apodaron “Comandante abril”. Bernabé López Calle fue uno de aquellos militares republicanos que, finalizada la contienda, fue objeto directo de la represión. Jesús N. Núñez Calvo se ha encargado personalmente de la investigación, dentro del Servicio de Estudios Históricos de la Guardia Civil. Como historiador y miembro del cuerpo, Núñez narra que parte de los integrantes del Ejército Popular de la República "no pudieron huir al extranjero para evitar su captura".

"La inmensa mayoría de quienes se vieron obligados a quedarse en España y se habían opuesto activamente con las armas a la sublevación militar, fueron objeto de singular persecución: fusilamiento, prisión y depuración". Aunque apunta la existencia de otro grupo que “nunca se rindieron y continuaron combatiendo, bien desde el mismo 1 de abril de 1939 o desde el primer momento que, tras salir de las cárceles o campos de concentración, pudieron volver a empuñar un arma”.

López Calle se pasaría a la guerrilla. Junto a él se encontraba el también guerrillero Juan Ruiz Huércano, apodado el Capitán, por su cargo durante la guerra. Ambos descansan en la misma fosa del cementerio municipal de Medina Sidonia (Cádiz), a la espera de su localización.

El cuerpo caído de López Calle. Veintitrés impactos de bala

El investigador Luis A. López Bravo recuerda que Huércano estaba afiliado al Partido Comunista. “Cuando comenzó la Guerra Civil marchó a zona republicana, encuadrándose en el ejército, donde llegó al cargo de Capitán”.

En abril de 1947 pasaría a la guerrilla, al recuperar su libertad. Antes ya había formado parte de ella como enlace. “Cuando se incorporó lo hizo junto a Bernabé López Calle, quien en esa fecha hacía tres años que estaba luchando en la sierra”, afirma Bravo.

Bernabé López Calle

La emboscada y desenlace fatal llegaría en dos años. El chivatazo de un compañero de la partida, Francisco Fernández Cornejo alias “Largo Mayo”, fue el detonante para la búsqueda. El 30 de diciembre de 1949, ambos guerrilleros murieron en la zona conocida como "Garganta de la Dehesa del Jurado". La Guardia Civil tendería una embocada en el campamento donde pernoctaban los maquis. Huércano murió en el primer ataque.

Antiguos compañeros de López Calle hirieron también al Comandante. En la última resistencia, Calle cubrió a los que quedaron con vida. Incluyendo a su hijo.
Bernabé caería muerto tras múltiples impactos de bala. En total, veintitrés. “La propia Guardia Civil destacó, en sus informes, la valentía con la que Bernabé se defendió” hasta su muerte.

Bravo relata con crudeza como “cargaron en un mulo los cuerpos de los dos guerrilleros muertos y a la vista de todo el pueblo, los arrojaron en una zona del cementerio de Medina Sidonia”.

¿Qué ocurre con la fosa de los guerrilleros? 68 años bajo tierra

El grupo Recuperando la Historia Social de Andalucía de CGT recuerda la necesidad de reconocimiento de estas dos figuras “imprescindibles en la historia de la guerrilla”, y el homenaje que cada principio de año realizan a ambos combatientes en el cementerio municipal de Medina Sidonia (Cádiz).

El comunicado del grupo memorialista destaca, con fecha de enero de 2017, la falta de entendimiento con el ayuntamiento de Medina Sidonia, gobernado por Izquierda Unida. Y es que las rencillas con el gobierno local se han dilatado en el tiempo. “Queremos conseguir, de una vez, el permiso para la localización de la fosa de los guerrilleros Bernabé y Juan. Silencios y empujones prolongan en el tiempo una petición que deberían estar más que resuelta”, aclara Cecilio Gordillo a Público, como coordinador del grupo.

El inicio de la localización, prevista para finales de enero

Manuel Fernando Macías Herrera, alcalde de Medina Sidonia (IU), reconoce “la tardanza de una petición que se llevó a cabo en 2014 pero que nunca ha sido rechazada ni puesta en saco rato”. Macías relata a Público como antes, desde fuera del consistorio, participaba ya activamente en los “homenajes a los dos guerrilleros desde el año 2002”. En 2011, Manuel alcanza la alcaldía de este municipio gaditano, sin olvidar sus compromisos.

“Un ayuntamiento de doce mil habitantes no tiene tantos recursos como otros de mayor tamaño pero nunca dejamos de lado el proyecto de dignificar a estos dos guerrilleros”, afirma. Macías destaca que, después de mucho esfuerzo, las tareas de localización comenzarán a finales de este mes de enero. “Los trabajos estarán coordinados por el arqueólogo Jesús Román que se encargará, con la petición de los familiares, de reconocer y localizar la fosa de Bernabé y Juan”.

Los grupos memorialistas esperan un cumplimiento real. José Luis Gutiérrez, historiador y parte del proyecto Todos los Nombres, recuerda que “ha habido un ninguneo por parte de la administración cuando solo hemos pedido que nos dejen intervenir o que intervengan de una vez” sin recibir respuestas en todo este tiempo.

“A 19 metros de la puerta del cementerio”

Con testimonios orales por delante, la fosa de los maquis podría localizarse en el patio número uno del camposanto. Ya en la diligencia de enterramiento de la Guardia Civil en 1950 se indica claramente la ubicación de la fosa. “En el patio primero a 19 metros de la puerta de fuera del Cementerio Católico Municipal (...) en sepultura común (…)”.

El proyecto, presentado al ayuntamiento por parte del arqueólogo Jesús Román y el investigador Luis A. García Bravo en noviembre de 2014, apunta que “el área a intervenir se encuentra en el interior del patio principal o patio uno”.

Fosas de guerrilleros ya exhumadas en Andalucía

En el año 2008 la localidad de Moraleda de Zafayona (Granada) localizaría dos cuerpos de hombres, identificados por primera vez con la guerrilla. Se trataba de Ricardo Moles Moles y José García Muñoz, dos maquis abatidos en 1950.

Aún con financiación estatal, en el año 2012, en la localidad de Gualchos (Granada) aparecían los restos nueve varones y dos mujeres, relacionados con el movimiento de la guerrilla. En 2014 se exhumaron los cuerpos de siete vecinos de Almuñécar en la localidad granadina de Pinos del Valle.

El pueblo cordobés de Adamuz, continuaban las actuaciones en el año 2015, relacionadas con la 32ª División de la Tercera Agrupación Guerrillera de Córdoba. Una fosa, fechada en 1949, que contenía cuerpos de enlaces, guerrilleros y otras víctimas.

En el cementerio jienense de Marmolejo abrían ese mismo año una fosa común con restos de guerrilleros asesinados en 1944. Se trataba de cuatro maquis y el dueño de un cortijo, que habría actuado como enlace de la partida.

La última actuación se produce en 2016, en Polopos (Granada), donde fueron enterrados cinco guerrilleros, tras una emboscada de la Guardia Civil los días 31 de enero y 1 de febrero de 1951. Todos ellos pertenecían a la partida del maqui, conocido como Roberto.

Más noticias