Público
Público

Serrano deja Vox tras la querella por presunto fraude en subvenciones, pero se aferra al escaño

Ha solicitado su baja del grupo parlamentario y su inclusión en el grupo de no adscritos, así como ha solicitado su baja como afiliado de Vox.

El presidente de Vox en el Parlamento Andaluz, Francisco Serrano. / Europa Press
El presidente de Vox en el Parlamento Andaluz, Francisco Serrano. / Europa Press

raúl bocanegra

Francisco Serrano, que fue el candidato a la Junta de Andalucía por Vox en las pasadas elecciones autonómicas, cuando la ultraderecha irrumpió por primera vez en las instituciones desde la transición, ha solicitado la baja en el partido que lo llevó al Parlamento. En paralelo, después de la querella que la Fiscalía acaba de presentar contra él y un socio en la empresa Bio Wood Niebla por un fraude en subvenciones de 2,4 millones de euros, ha decidido aferrarse al escaño, con lo que seguirá siendo aforado y su caso se verá en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Además, Serrano aseguró que, en su próxima actividad como parlamentario, seguirá defendiendo los mismos principios que hasta ahora. 

Serrano anunció ambas decisiones en una carta enviada a Europa Press. El diputado afirma en ella que pretende "evitar que la necesaria labor de regeneración que necesita Andalucía y que abandera Vox se vea manchada por las acusaciones de las que estoy siendo víctima". El parlamentario ultra añade que no quiere que se use su pertenencia a Vox "como arma contra el partido".

En el texto, Serrano asegura que "en ningún momento" se ha apropiado personalmente "de un solo céntimo de dinero público y que, como no puede ser de otra forma, a lo largo del proceso de investigación que se inicia, resultará acreditada, sin lugar a dudas, mi inocencia".

Luego, añade: "Como firme defensor del Estado de Derecho considero que debemos facilitar el trabajo de la justicia libre de contaminaciones y soy consciente de que mi pertenencia a Vox daría lugar a la politización del proceso dañando tanto al partido, al que he dedicado tantos esfuerzos, como al mismo curso del proceso, generando, de forma interesada, un proceso mediático contra mí para debilitar al partido político al que hasta ahora pertenezco".

Su renuncia no afecta a la mayoría

Por eso, afirma que rompe relaciones con Vox "para evitar dañar" al partido y para centrarse en su defensa jurídica "de unas acusaciones" que considera "falsas". "Del mismo modo, ejerceré cuantas acciones legales sean necesarias para demostrar mi inocencia", concluye el que fuera candidato a la Junta por Vox Andalucía.

Serrano es el segundo diputado que accedió a la Cámara autonómica de la mano de Vox que ha decidido dejar el grupo parlamentario. Antes que él, Luz Belinda Rodríguez, que concurrió por la provincia de Almería, decidió a principios de año romper relaciones con el partido de Santiago Abascal y solicitó pasar a ser no adscrita tras interponer una denuncia ante la Policía Nacional contra sus compañeros y asegurar que ha sufrido "acoso laboral". Vox tiene ahora diez diputados, lo que sumados a los 47 de PP (26) y Ciudadanos (21) garantiza la estabilidad del Gobierno que preside Juanma Moreno.

Más noticias de Política y Sociedad