Público
Público

Fraude Hacienda lleva a Francis Franco a juicio por delito fiscal 

La Audiencia de Madrid considera que hay indicios para juzgar al nieto del dictador, que compró a través de una sociedad un edificio pero no se conoce el origen del dinero que utilizó. 

Publicidad
Media: 4.78
Votos: 9

El nieto del dictador Francis Franco EFE

La Audiencia de Madrid ha reabierto un caso por delito fiscal que estaba archivado a Francisco Franco Martínez-Bordiú. El órgano considera que existen indicios suficientes para juzgarlo por un fraude a Hacienda en la compra de un edificio en Madrid. La resolución juzgada por la Audiencia da la razón a la Abogacía de Estado, que representa a la Agencia Tributaria, y que recurrió sin el apoyo de la Fiscalía.   

Los hechos se remontan al año 1999, cuando Francis Franco creó, junto a unos socios, la sociedad Daroca 99 para adquirir un edificio en el número 10 de la calle Hernani. Compraron el inmueble por 65 millones de pesetas, unos 400.000 euros. Hacienda considera que la sociedad no tenía los medios para comprar el enclave, por lo que cifra en 195.473 euros la cantidad defraudada, según El Confidencial. 

Fue en el año 2006 cuando la Fiscalía denunció a Francis Franco, pero el juzgado sobreseyó el caso el pasado 29 de julio al considerar que no había indicios suficientes para mandarlo a juicio, cosa que fue respaldada por el Ministerio Público. Sin embargo, la Abogacía del Estado, en representación de Hacienda, recurrió la decisión al considerar que "existen indicios suficientes de criminalidad" y que la causa debía continuar. 

La Abogacía considera que la sociedad habría obtenido una ganancia patrimonial no justificada de 71.144.809 pesetas (427.588,91 euros)" y que "el sobreseimiento provisional no puede ser objeto de la fase de instrucción, sino que los hechos deben ser enjuiciados y en base a las pruebas que se practiquen que sea el tribunal sentenciador quien emita el pronunciamiento".

A la Audiencia no le salen las cuentas

Por su parte, la defensa de Franco alegó que este nunca había sido apoderado ni representante de Daroca 99 y que no hubo ningún delito fiscal. Su versión es que hubo inversores que aportaron dinero con un intercambio de recibos que no ha dejado rastro de la operación, además de un robo en un garaje que terminó con las pruebas que justificaban los préstamos. 

​Así, a la Audiencia no le salen las cuentas: "A la vista de las cuentas bancarias de Daroca, con el saldo disponible no pudieron pagar la compra del edificio de Hernani 10", por lo que consideran que existen indicios suficientes "que respaldan la necesidad de continuar la tramitación". Además, considera que las explicaciones de la defensa, "no son convincentes".

Más noticias en Política y Sociedad