Público
Público

Galicia Arranca la nueva legislatura de Feijóo con el auge del BNG y sin Podemos en el Parlamento

La cámara gallega abre sus puertas este viernes con 36 caras nuevas. Sólo tres partidos ocuparán O Hórreo: PPdeG, BNG y PSOE, sin Podemos, Ciudadanos ni Vox.

Parlamento de Galicia.
Parlamento de Galicia.

Galicia llega a la XI Legislatura después de unas históricas elecciones que dejaron unos resultados insólitos. Exceptuando la mayoría absoluta que ya se esperaba del PPdeG, el BNG adelantó a un PSdeG-PSOE adquiriendo su mayor marca y desbancando al grupo Galicia en Común, que se convirtió en 2016 en la segunda fuerza política con En Marea. En este nuevo periodo habrá 36 nuevos diputados en el Parlamento y de los 75 que lo conforman, 38 hombres y 37 mujeres.

La primera incógnita a despejar es quién ocupará la presidencia del Parlamento que ahora sustenta el popular Miguel Santalices y que podría repetir. Al comienzo de la sesión llevarán el mando el PSOE y el BNG al presidir la mesa de edad con el diputado más mayor y más joven. Cuando se constituya la Cámara autonómica, el presidente tendrá 30 días para proponer candidato a la Xunta de Galicia, que será antes del 6 de septiembre. Éste presentará su programa político y se abrirá el periodo de votación. En 2016, Alberto Núñez Feijóo no tardó en tomar posesión, ya que su mayoría absoluta le facilita el proceso, sin necesidad de acuerdos con el resto de fuerzas parlamentarias.

En esta jornada especial, sin invitados y con mamparas que separan los escaños, se sentarán 42 integrantes del PPdeG, 19 del BNG y 15 del PSdeG-PSOE. Los populares obtuvieron un diputado más que en los comicios anteriores concedido por el voto exterior y será el grupo con mayor número de nuevos miembros, exactamente 14. Asimismo, debido al sorpasso de los nacionalistas en las urnas, el grupo de Ana Pontón multiplica sus representantes con 13 estrenos. Por detrás, el PSdeG se queda con los 14 diputados que tenía en la anterior legislatura, aunque con nueve renovaciones en las filas que encabeza Gonzalo Caballero.

Sin más formaciones políticas en O Hórreo, Galicia en Común abandona el Parlamento, dejando sus 14 asientos para los demás partidos. Fue En Marea la marca que les permitió igualarse a los socialistas en 2016, pero por discrepancias internas rompieron la coalición, derivando en dos grupos de izquierda en la Cámara y repartiéndose los escaños entre ambos. La fragmentación política auguraba en los estudios demoscópicas una caída hasta los seis diputados, pero el panorama se dibujó todavía peor a medida que avanzó el escrutinio y terminó por expulsar finalmente a la formación de Antón Gómez Reino.

Lo mismo aconteció para Marea Galeguista, también restante de ese acuerdo en 2016 y que gozó de cobertura de información y de minutos en la TVG por haberse quedado con la marca. Otra legislatura más Ciudadanos no consigue acceder a la Cámara con Beatriz Pino al frente, que concurrió en solitario tras haber resultado fallido un acuerdo con el PPdeG. El presidente de la Xunta no quiso renunciar a sus siglas y decidió continuar por separado, aunque no cerró puertas a que integrantes de la formación naranja formasen parte de los suyos. Galicia tampoco votó a la ultraderecha y Vox no entra en el Parlamento.

Las elecciones más atípicas de la historia gallega tienen como resultado una Cámara lejos del multipartidismo de la legislatura anterior, pasando de cinco grupos a tres. Algunos partidos ya tienen objetivos marcados para el 2024, como el BNG y su intención de llegar a presidir la Xunta de Galicia y desbancar finalmente al PP. Muchos creen que Alberto Núñez Feijóo no terminará este periodo por ocupar el lugar de Pablo Casado en Madrid, aunque él asegura que su sitio está en el territorio gallego. Por el momento, el debate de investidura tendrá lugar entre finales de agosto y principios de septiembre y ahí se conocerán finalmente la totalidad de los nombres del nuevo Gobierno gallego.

Más noticias de Política y Sociedad