Público
Público

Garzón e Iglesias se verán mañana para decidir si es posible la candidatura unitaria

El líder de Podemos rechazó una candidatura de coalición con IU, a la que considera "un proyecto agotado" después de que Garzón hiciera un llamamiento para construir una lista de unidad popular

Alberto Garzón  y Pablo Iglesias durante un debate sobre democracia el pasado año en la Sala Mirador de Madrid.- JAIRO VARGAS

El secretario general de Podemos y el candidato de Izquierda Unida a la Presidencia del Gobierno han acordado reunirse este miércoles para intercambiar posturas y "perspectivas de ambas organizaciones de cara a las elecciones generales", han informado ambas partes en sendos comunicados.

El encuentro llega semanas después de que Garzón lanzara un llamamiento a todas las fuerzas políticas y sociales de la izquierda para confluir en una candidatura unitaria a los próximos comicios, en especial con Podemos, la formación emergente que se consolidó como tercera fuerza política del país en las elecciones autonómicas del pasado mayo. Su objetivo es concretar candidaturas de unidad popular al estilo de las mareas gallegas, Barcelona en Comú o Ahora Madrid, que han conseguido hacerse con importantes alcaldías.

El candidato de IU ya se reunió la pasada semana con el líder de Equo, Juan López de Uralde, y con alcaldes y miembros de las mareas gallegas durante este fin de semana, en el que ha insistido en su llamamiento a la unidad para "recuperar la Moncloa para la ciudadanía".

La unidad popular, con las siglas en un segundo plano, ha sido el trabajo que ha centrado los esfuerzos del candidato de IU durante los últimos meses dentro de su organización, en la que se escenificaron dos posiciones enfrentadas en las últimas elecciones: los defensores de la identidad y las siglas, por un lado, y los partidarios de la confluencia en candidaturas unitarias con un nombre genérico, sin siglas. Sin embargo, tras el varapalo en las autonómicas y, especialmente, en Madrid, el apoyo a la postura del candidato ha sido aprobada por los órganos, junto con la ruptura de IU con su federación madrileña, uno de los principales obstáculos para la convergencia con otras fuerzas.

Esa ha sido la primera victoria del candidato de IU. Sin embargo, tiene por delante una tarea más complicada: que Podemos acepte su posición y renuncie a liderar el proceso, como pretende Pablo Iglesias. El líder de la formación morada volvió a insistir el pasado miércoles en que irá a las generales con su marca, un "paraguas" con "las puertas abiertas a todo el mundo". Únicamente está dispuesto a que las siglas de Podemos vayan acompañadas de una extensión en las comunidades de la periferia del Estado: Galicia, País Valencià y Catalunya [Eskadi no fue mencionado en la entrevista al líder de Podemos] dada la "plurinacionalidad" de España.

Un "proyecto agotado"

De hecho, Iglesias animó a Garzón a que se presente a las elecciones generales en solitario, en las cosecharían "algunos votos". El líder de Podemos subió el tono al asegurar que IU es "un proyecto político agotado", y cerró la puerta a una candidatura conjunta, en coalición, que entiende como "una balsa de salvamento" para una organización agotada y superada en votos, impacto mediático y nuevas formas de participación política. Aunque insiste en que en la formación de Garzón hay gente valiosa con la que le gustaría compartir proyecto. "No pedimos el carné a nadie" para entrar en Podemos, insistió Iglesias.
 
El diputado de IU por Málaga aseguró durante la presentación de su llamamiento en que busca una candidatura plural en la que se respete la identidad y la autonomía de todos los actores que participen. Hizo hincapié en que no va a "disolver Izquierda Unida" sino buscar "acuerdos de mínimos" y "sumar la historia y los militantes de IU" al proyecto. También se mostró dispuesto a no encabezar la hipotética candidatura si así se decidía en primarias.

Más noticias de Política y Sociedad