Público
Público

Un "gestor de crisis":  la conexión del ruso Fridman (Día y Zed) con el 'lobby de socorristas' de Villarejo 

La Audiencia Nacional investiga las causas de la quiebra del grupo de videojuegos Zed, que dejó una deuda millonaria y de la que tendrán que responder los miembros del consejo de administración de forma solidaria si la Justicia dictamina la culpabilidad y solo se eximirá a los que demuestren que no participaron y/o se opusieron a las decisiones perjudiciales para la empresa. Hoy todos dicen: “Yo no he sido Señoría, han sido otros”.

Publicidad
Media: 4.42
Votos: 12

El inversor ruso Mikhail Fridman, en un acto en la Bolsa de Moscú. REUTERS/Sergei Karpukhin

Sobre la empresa de videojuegos Grupo Zed, pesan dos procedimientos: uno mercantil por un concurso de acreedores con una deuda millonaria en fase de liquidación y otro penal en el juzgado central número 6 de la Audiencia Nacional, la Operación Hanta, que se hizo pública en junio de 2017. Hanta investiga los motivos de la quiebra y la concesión de millonarias subvenciones directas o préstamos blandos del Ministerio de Industria, que en esa fechas dirigía Jose Manuel Soria (PP). Se intenta localizar, además, el destino del dinero.

En el marco de la citada Operación Hanta, desde hace unos días, se investiga asimismo al ruso Mikhail Fridman por ejecutar presuntamente sobre el Grupo Zed lo que la Fiscalía Anticorrupción define como una operación raider, es decir, entrar en minoría en una compañía para quedarse con la mayoría por un importe simbólico. Este método se realiza mediante la destrucción del valor de la empresa, aprovechando irregularidades preexistentes y funcionando desde dentro de la compañía. Se investiga si, por ejemplo, Fridman ordenó a otras empresas bajo su control y principales clientes de Grupo Zed que cancelasen sus contratos sin previo aviso para cortar a Zed su principal fuente de ingresos.

Operación Día

Se corrobore o no la existencia de una operación raider sobre el Grupo Zed, lo cierto es que la entrada de Fridman como minoritario en otra compañía española, la cadena de supermercados Día, coincide con el inicio de un deterioro rápido y progresivo de su situación financiera y de la cotización, precedida (o en paralelo) de una subida suicida de los precios, si se tiene en cuenta que Día funciona con un formato de descuento sobre productos básicos mucho más barato que la media. A la debacle de estos supermercados, siguió una OPA de Fridman que le dio la mayoría accionarial en la cadena.

Fridman, Abelló, el Santander, Pérez Dolset...

Fridman es un oligarca ruso que controla un vasto imperio centrado en banca, telecomunicaciones, petróleo y energía, distribución alimentaria y otros ámbitos diversos, a través, principalmente, de tres compañías holding: Alfa Group, Letter One y Vimpelcom (ahora llamado Veon). El primer contacto de Fridman con el Grupo Zed data de 2008, cuando Zed compra el 50,1% de QIFC-Temafon Zao, la cual acababa de adjudicarse un contrato de agregación de contenido en exclusiva de la todopoderosa Vimpelcom. Con esta operación, el Grupo Zed aumentó exponencialmente su negocio, pero pasó a ser Temafon-dependiente.

Tienda de la cadena de supermercados Dia en Madrid. E.P./Marta Fernández Jara

En 2013, los socios rusos propietarios del 49,9% de QIFC-Temafon Zao -entre los que indirectamente figura Fridman- junto a Javier Pérez Dolset, Juan Abelló (Torreal) y el Banco Santander, poseedores del 77% de Grupo Zed, crean una sociedad pantalla en Holanda llamada ZED+BV para agrupar en una sola compañía las acciones de QIFC-Temafon Zao y de Grupo Zed de cara a una salida a bolsa. En el canje, a los rusos les corresponde el 33% de la pantalla y a los españoles el 67%. La operación de ZED+BV se financió con un préstamo sindicado de 140 millones de euros, liderado por ING Bank que se repagaría con la caja de su participada. Planeta Corporacion SL propietaria de cerca del 17% de Grupo Zed y otros minoritarios no quisieron incorporar sus acciones a la pantalla holandesa.

Concursos megamillonarios

En enero de 2016, apenas año y medio después de la entrada de los rusos en la pantalla holandesa, el Grupo Zed presenta un concurso de acreedores para cuatro de las principales filiales, incluido su buque insignia Zed Worlwide SA tras la súbita cancelación de los contratos de Temafon por parte de las empresas del universo o en la órbita de Vimpelcom. Poco después, la pantalla holandesa también presenta concurso, al no poder atenderse el servicio de deuda del sindicado, ya que la sola fuente de ingresos de la pantalla holandesa era Grupo Zed, bien por repago de préstamos concedidos por la holandesa con el dinero del sindicado, bien por dividendos.

El problema de los concursos de acreedores es que, si el juez considera que la situación concursal es debida a mala praxis de sus administradores (concurso culpable o insolvencia punible), el juez levanta el velo y obliga a que los consejeros respondan con todo su patrimonio de todas las deudas y, además, de forma solidaria: todos responden de todo, a no ser que demuestren que no fueron participes y/o se opusieron a las malas decisiones.

Planeta Corporación SL, la sociedad holding de la familia Lara, y no el Grupo Planeta como tal es la accionista de Zed 

Tanto las deudas del concurso de Grupo Zed como las del concurso de Zed+ BV son de cientos de millones y es aquí donde empieza y está el núcleo de la acción: todos los implicados declaran “Yo no he sido Señoría, han sido los otros”. Si el veredicto es de culpabilidad al responder todos de todo, el roto en las finanzas de los accionistas sería considerable. Conviene subrayar, asimismo, que en el caso de Planeta, la accionista en Zed no es el Grupo Planeta como tal, sino Planeta Corporación SL, la sociedad holding de la familia Lara, de donde pende toda su participación en el Grupo Planeta (Editorial, Atresmedia y la prensa escrita) y otras inversiones. Esta condición será decisiva a la hora de evaluar lo que tendrían que hacer los accionistas de Zed para afrontar el pago.

Villarejo y Planeta, otra vez

En el juego de acusaciones cruzadas, Planeta Corporación acusa a Pérez Dolset de desviar caja de la compañía en su beneficio personal, de no presentar cuentas, de ocultar información y de evitar la celebración de Juntas de Accionistas. Por su parte, el administrador concursal de ZED+ BV -la pantalla holandesa-, Peter Wakkie, también carga contra la gestión de Pérez Dolset, a quien aparta primero de la presidencia de la pantalla, que es la accionista mayoritaria de Grupo Zed, e intenta hacer lo mismo con la presidencia de Grupo Zed.

Por su parte, Pérez Dolset afirma que la culpa es de Fridman por cancelar los contratos de Vimpelcom.  Del administrador judicial de Zed+BV (pantalla holandesa), asegura que es un tapado de Fridman, mientras que a los ejecutivos de Planeta, les acusa de  perjudicar supuestas ofertas de compra de compañías “chinas” que podrían haber salvado la situación concursal, así como de adherirse a la oferta de derribo de Fridman.

El pasado julio, Perez Dolset aportó en su declaración, como investigado en el caso Hanta, dos audios que, según él, prueban que Villarejo y su grupo de influencia mundial para ejecutar sus acciones, conocido como lobby de socorristas, fue contratado por ejecutivos de Planeta para cargar sobre él las culpas mediante la presentación de pruebas falsas a la Fiscalía. El juez Manuel García Castellón ha incorporado dichos audios a la pieza doce de Tándem, que investiga la supuesta contratación de Villarejo por Planeta para otros casos.

Un "gestor de crisis" de confianza para Fridman 

El 8 de febrero de 2017, en las seis horas de reunión que Villarejo, Villalonga, De la Joya y su socio Pedraza mantienen en las oficinas de Madison Avenue, donde se encuentran Hector Hoyos y Paul Manafort (ex jefe de campaña de Donald Trump,  investigado en el Rusiagate y hoy en prisión por blanqueo), Alberto Pedraza alude varias veces a una supuesta contratación por parte de Fridman de un “gestor de crisis” a través de una compañía telefónica italiana de su propiedad. No obstante, y teniendo en cuenta la fecha (febrero de 2017) y los datos cotejados, todo apuntaría a que la “gestión de crisis” se refiere a Zed: ya el 16 de enero de 2017, era detenido en la frontera española y con gran impacto mediático, Peter Wakkie, el administrador concursal de la pantalla holandesa y que Pérez Dolset presenta como "el tapado de Fridman".

Pedraza: La otra vez, Juan... [se dirige a Villalonga]. Éste, éste que está con... con Pallete, se acaba de llevar, bueno eso sí , el network.… er... un “despacho”; “el despacho”, se acaba de llevar, se acaba de llevar un contrato para gestión de crisis y tal de una de las italianas. Y ahora me van [ininteligible] y nos van a pasar directo con el CEO para que nos vayamos enterando… me van a mandar ahora en... a lo largo de la tarde…

La identidad del que contrata al "gestor de crisis" la despejan Pedraza y Villalonga poco después, en un receso en el que hablan en segundo plano, mientras De la Joya bromea sobre su edad avanzada y el estar gastando sus últimas "balas".

Pedraza: Y esta compañía, [ininteligible] millones, ...en Italia... y éste es el mayor accionista: Mikhail Fridman, la ha cogido un ruso, Mikhail... Fridman. Es el dueño de la compañía.
Villalonga: Mikhail Fridman... [ininteligible]... está... [ininteligible[Y a continuación, Villalonga dice a Manafort con relación a Pedraza]: “He knows Mikhail Fridman"
Manafort: And you know him?
Villalonga: Yes, of course. I know him very well.
Pedraza He is the owner of the... He is one partner of the big Italian mobile company. 31 millions de clients.

Pedraza deja claro así que la empresa que contrata a sus amigos (el movimiento llamado "gestión de crisis") es de Fridman.

Pedraza: O sea, ¿ese es un pajarito no? Pues ésta es la empresa que ha contratado a estos amigos míos.  
Villalonga: ¿No será mi socio en Rusia?
Pedraza: Sí, ja ja...
Villalonga: Ganó, ganó 50, ganó 10.000 o 15.000 millones en la empresa de petróleo que se quedó [continúa en inglés, dirigiéndose a Manafort] I have dinner with him, with Mikhail Fridman in the National Hotel in Moscow and he told me “Juan, I am going to buy a…. “ .
Pedraza: Ten thousand, billions.
Manafort: the russian is all right

Villalonga continúa con la frase que le dijo Fridman:

Villalonga. …“I am going to buy an oil company and they are asking me fifty million dollars. And the mistake maybe are your partners”. Y total company it was become a ten or fifteen billion dollar company. I know him very well. And you know? Every time I go to the Four Seasons, I see him with a different girlfriend jaja and very nice all of them
Manafort: He can afford many, jaja..., he can afford many
Villalonga: He can afford many yeah.

Por su parte, el "gestor de crisis" es Joan David Grima Terre, ex consejero delegado del Santander Investment hasta 2009 y consejero de ACS desde 2003, una persona de la máxima confianza de Florentino Pérez, que además cuenta en el sector empresarial con el aval de su cercanía a la familia Botín (Santander). Su identidad queda puesta de manifiesto en la frase “éste que está con Pallete”, al referirse a la contratación del "gestor de crisis". Durante la reunión con Manafort, Pedraza repite una y otra vez que Grima es su "amigo" y la persona que les va a ayudar a vestir el muñeco” (dice literalmente Villalonga) en la operación ”de "inversión" que a Manafort le urge hacer con los hermanos Cierco (Banca Privada de Andorra (BPA), por, según él, "su proximidad a Pallete", en referencia al actual presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

En la reunión, Grima es nombrado por Pedraza al menos diez veces, como "Joan David" o "Mr. Grima", mientras se lo describe a Manafort como un colaborador estrella en, al menos, dos de las tres “operaciones de inversión” de las que dicen ocuparse, pero sobre las que existen múltiples indicios de pertenecer a una realidad distinta y menos amable de cómo se cuentan en voz alta en las oficinas de Paul Manafort. Lo harían así, porque creen que el ex hombre de confianza de Trump puede estar bajo la vigilancia del FBI, según dejan caer en otras conversaciones.

Por lo que atañe a esta supuesta relación de Grima Terre con el actual presidente de Telefónica, fuentes diversas que los conocen a ambos son unánimes: les extraña muchísimo esta supuesta proximidad”, por lo que es más lógico creer que Pedraza adornaba de forma ficticia las capacidades de "su amigo Joan David" ante sus entonces poderosos interlocutores. 

Villalonga: “Mikhail Fridman es mi socio en Rusia"

La relación de Mikail Fridman con el llamado “equipo de socorristas” se remonta en el tiempo -al menos en lo que se refiere a Juan Villalonga- a 2002, cuando se le puede ver con el ruso tras su salida de Telefónica y junto a su socio libanés Mohamed Amersi como cara visible en  operaciones de compra de "telcos" (diminutivo de grandes empresas de telecomunicaciones) que acabaron en manos de Mikhail Fridman y del ex ministro ruso Leonid Reiman, otro oligarca ruso próximo a al presidente Vladimir Putin.

La relación con Fridman es reconocida por Villalonga, quien afirma ser su socio en Rusia cuando Pedraza saca de nuevo el asunto de la contratación de “su amigo” como "gestor de crisis" de Fridman. Sorprendentemente, el dato ha sido omitido en la transcripción del oficio de Asuntos Internos enviado a la consideración del juez y los fiscales. Asimismo, se oye a Villalonga comentar admirativo, con un ejemplo, la forma en la que Fridman adquiere compañías por cuatro perras.

Más noticias en Política y Sociedad