Público
Público

El Gobierno se aferra al Estatut y no cede ni al referéndum ni a las demandas de libertad para los presos catalanes

La ministra de Política Teritorial y Administración Pública, Meritxell Batet, ha anunciado que se activarán todas las comisiones mixtas contempladas en el Estatut y ha destacado la de transferencias, de infraestructuras y asuntos económicos y financieros. Batet también ha anunciado que ambas instituciones han acordado un calendario para desplegar el trabajo conjunto.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Territori, Meritxell Batet. EFE

Por un lado, una reunión "franca", por el otro, "dura". Más de cuatro horas de encuentro constatan que la primera Comisión Bilateral entre el Estado y la Generalitat en siete años no ha sido nada fácil. El consejero de Asuntos Exteriores, Ernest Maragall, ha salido a hablar ante los medios visiblemente disgustado con el resultado del diálogo y dijo que ambas instituciones tienen "conceptos de normalidad muy diferentes". Lo hacía justo después de que la Ministra de Territorio, Meritxell Batet, afirmara que el gobierno central tiene "un proyecto para Catalunya" y sacara pecho sobre los inicios de contactos entre ejecutivos. Maragall ha contestado a Batet con contundencia: "Acabo de oír que el gobierno tiene un proyecto para Catalunya. En la reunión ni se ha mencionado ni ha aportado el más mínimo elemento de este proyecto", dijo.

El motivo de las enormes distancias expresadas por los dos representantes de las delegaciones española y catalana es, fundamentalmente, la negativa por parte del gobierno central a hablar de los presos y exiliados catalanes y de un referéndum de autodeterminación pactado con el Estado. Que desde Madrid había una posición clara respecto a estos temas era algo conocido antes de la Comisión. Sin embargo, el gobierno catalán parece haber salido con cierta incredulidad por la dureza de las posiciones de Madrid: "Parecía que la delegación del Estado estuviera más pendiente de la reunión de Pedro Sánchez mañana con el líder del PP, Pablo Casado, que de la concreción que estábamos pidiendo", ha llegado a decir Maragall, quien ha comparado las posiciones del gobierno socialista con el gobierno de Mariano Rajoy.

Maragall ha llegado a mostrarse escandalizado por la "frialdad" con que los representantes del gobierno central hablan de la situación de los presos y exiliados catalanes, sobre los que la ministra Batet ha dicho que desde la Moncloa no intervendrán: "Todas aquellas cuestiones que están en vías judiciales escapan de las competencias del ejecutivo". Esta cuestión y la negociación sobre un referéndum han quedado fuera de juego por la delegación de Madrid, que Batet también ha querido dejar clara: "No existe el derecho a la autodeterminación ni en nuestro marco constitucional ni al derecho internacional, que está previsto para casos que no incluyen ni España ni Catalunya ".

No podría estar más lejos la posición el gobierno catalán, que ha propuesto a la Comisión Bilateral formar una comisión sobre vías de participación democrática, formada por representantes institucionales pero también por expertos, para estudiar diversas soluciones que dieran respuesta a la demanda central de los últimos años de política catalana: someter a voto el debate territorial. Pero esta cuestión no entraba en ningún caso en los planes del Ejecutivo: "Nos pareció que no era pertinente, ya que la Comisión Bilateral lo que tiene que hacer es desarrollar y aplicar el marco constitucional y estatutario", dijo Batet.

Más noticias en Política y Sociedad