Público
Público

El Gobierno andaluz desbloquea el presupuesto con la idea de equilibrar inversión y gasto en sanidad y educación

Vox ha mostrado su disposición a aprobarlo, mientras PSOE e IU aseguran que Moreno ya no tiene excusas para aprobar un blindaje de los servicios públicos, después del esfuerzo del Gobierno de Pedro Sánchez

Andalucía: "Difícilmente nos pueden ofrecer algo"
El consejero de Hacienda, Industria y Energía de la Junta de Andalucía, Juan Bravo.

raúl bocanegra

Después de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera en el que el Gobierno abrió el grifo del crédito para las autonomías, el Ejecutivo de PP y Ciudadanos en Andalucía ha desbloqueado las cuentas para el año que viene, para las que previsiblemente va a necesitar de nuevo el apoyo de la ultraderecha –con Vox ha aprobado ya dos presupuestos–.

El consejero de Hacienda, Juan Bravo (PP), manifestó este martes que asumirá el déficit, fijado en el 2,2% del PIB, propuesto por la ministra María Jesús Montero, porque ello permitirá mantener un nivel de gasto público, necesario en plena pandemia, en el próximo ejercicio similar al de este año. El presupuesto para 2020, que ha sido reformulado en buena parte a causa de la crisis, contó con 38.539 millones de euros.

"Vamos a utilizar el 2,2. Lo vamos a asumir como un compromiso y un objetivo de déficit y no como una tasa de referencia", manifestó Bravo en la rueda de prensa posterior al consejo de Gobierno. El consejero manifestó que ese 2,2 por ciento suponen 3.300 millones de euros, lo que podría llevar las cuentas andaluzas, el mayor presupuesto autonómico, por encima de los 40.000 millones por primera vez. El consejero Bravo no dio cifras precisas este martes y se limitó a decir que rondaría las cifras del año pasado y que no sería un presupuesto "expansivo".

El déficit del 2,2 lo asumirán a medias el Gobierno de España y la Junta de Andalucía, por la vía del crédito, es decir, más deuda. El PP y sus socios, Ciudadanos y Vox, en la comisión de reconstrucción, habían defendido que esta era la vía para afrontar la pandemia, más endeudamiento, pero no de la Junta, sino del Estado.

Bravo agregó que el objetivo de déficit planteado "cubre, por un lado, por la vía de ingresos, la caída de los ingresos a cuenta y de nuestros propios ingresos", según recoge Europa Press.

El consejero fijó las grandes líneas que quieren implementar para este año. Por un lado, sanidad y educación –"mientras no desaparezca el Covid, tendremos que seguir asumiendo [incrementos en estas partidas] en 2021". "Hay que hacer un blindaje del Estado del bienestar intentando en la medida de lo posible mantener nuestra capacidad de inversión", manifestó el consejero. Para Bravo, el objetivo principal es "gastar bien": "No es cuestión de austeridad, sino de compromiso y de gastar bien".

El consejero descartó abordar nuevas bajadas de impuestos, pero Hacienda no congelará la reforma fiscal del IRPF que favorece a quienes más ingresan y que se va aplicando cada año. "Al Gobierno andaluz le gustaría seguir bajando impuestos, pero no lo vamos a hacer ahora", indicó Bravo, según recoge Europa Press.

Recursos de sobra

El PSOE de Andalucía, tras el CPFF, instó a Moreno a blindar la sanidad y la educación: "El Gobierno andaluz cuenta desde ya con 3.600 millones de euros más para luchar contra el Covid en el 2021, y todo gracias al Gobierno de Pedro Sánchez. Moreno ya no tiene ninguna excusa porque este lunes, en el CPFF, se zanjó de golpe la letanía de quejas, lamentos y justificaciones que venía aduciendo para no meterle mano al Presupuesto de 2021 y prorrogar los existentes. El Gobierno de PP-A y Cs no tendrá que hacer recortes ni ajustes en el presupuesto de la comunidad, y tiene dinero de sobra para reforzar la sanidad pública, que en estos momentos está colapsada por sus recortes y su incapacidad", manifestó el diputado Rodrigo .

Por su parte, Toni Valero, coordinador de IU en Andalucía, manifestó que "el Gobierno andaluz tiene que abandonar la ortodoxia neoliberal del fracaso. Una ortodoxia fracasada. Pedimos seriedad y compromiso a Juanma Moreno. Nos preguntamos qué entiende el consejero Bravo por responsabilidad, porque si por ello entiende seguir manteniendo los privilegios fiscales para las grandes fortunas o seguir externalizando servicios públicos y recortando, eso no es lo responsable en la coyuntura en la que estamos".

PSOE y Adelante Andalucía se han sentado con Bravo para explorar posibilidades de acuerdo a pesar de que Vox ya se ha comprometido a apoyar otros presupuestos al Gobierno de Moreno. Al respecto, el consejero dijo: "Va a ser muy difícil que las cuentas salgan aprobadas por unanimidad". Luego defendió que era "ya un éxito la voluntad de sentarse a negociar" y de "no poner líneas rojas a nadie ni a nada".

Más noticias