Público
Público

El Gobierno andaluz destina en plena pandemia el 87% del aumento presupuestario a sanidad y educación

La oposición considera que el Gobierno andaluz podía haber hecho mucho más con las cuentas de la covid y que el proyecto de PP y Ciudadanos, aún en el aire a la espera de Vox, "se queda corto"

Bravo dice que Gobierno central tiene la 'obligación' de presentar PGE de 2021
El consejero de Hacienda y Financiación Europea de la Junta de Andalucía, Juan Bravo.

raúl bocanegra

El presupuesto que el Gobierno andaluz, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, ha presentado en plena pandemia apuesta por reforzar sobre todo la sanidad y la educación, si se atiende a dónde ha destinado el consejero de Hacienda, Juan Bravo (PP), el dinero de más con el que ha contado este año. Las cuentas aumentan un 3,7% hasta situarse en un gasto total de 40.188 millones de euros. 

El incremento en términos absolutos respecto al presupuesto del año pasado, propiciado por el Gobierno de España que suspendió este año, de acuerdo con los socios europeos, las reglas de la austeridad y el equilibrio presupuestario, debido a la formidable crisis originada por la expansión de la covid-19, es de 1.444 millones de euros.

El grueso de ese aumento, en el que viene recogida la subida del 0,9% de salario a los funcionarios, va a ir a parar a la sanidad y a la educación, políticas a las que la Junta de Andalucía ha destinado 1.261 millones más, el 87% de todo el incremento.

La política sanitaria aumenta así en 716 millones, de los que unos 250 irán destinados a consolidar algunos incrementos retributivos del personal sanitario, a la contratación de personal eventual y a aumentos de plantilla, según el Gobierno.

También se prevén 52 millones más para inversiones, como un plan que contempla 672 obras de mejora en la accesibilidad de los centros sanitarios y la ampliación de las UCI y los servicios de urgencias. También están previsto el gasto de 11 millones de euros más, hasta los 463 millones en el año, para conciertos sanitarios.

"Durante la última parte del año, se espera que el Servicio Andaluz de Salud oferte un total de 8.037 contratos para dar respuesta a las necesidades asistenciales derivadas de la atención a pacientes covid-19 y el previsible aumento de la demanda sanitaria en invierno por el incremento de las patologías respiratorias. En total, se lanzarán contrataciones en 75 categorías profesionales diferentes", afirma el Gobierno andaluz en el informe que acompaña a la Ley de presupuestos.

Bravo prevé 545 millones más para Educación, de los que 322,5 servirán para subir los aumentos de plantilla de hasta 7.000 profesionales.

"Desde el inicio de la pandemia, el esfuerzo presupuestario se ha orientado al refuerzo de personal y a la adquisición de material sanitario, que ha permitido alcanzar actualmente el mayor número de efectivos del sistema sanitario, superando los 118.000 profesionales. En materia de educación, los fondos han permitido aumentar la plantilla en este curso y situarla por encima de 109.000 docentes", asegura el Gobierno andaluz.

El gasto total en Educación asciende a 8.322 millones lo que supone, respecto al PIB de 2020 –que se retraerá por encima del 10% respecto al de 2019– una cifra que ronda el 5% y lo previsto en sanidad de 11.566 está cerca también del 7% del PIB. 

La siguiente partida en importancia es la destinada al pago de la deuda de la Junta de Andalucía que, este año se ha quedado en los 4.700 millones, por debajo de los 5.200 del 2020, lo que también ha dado aire a Bravo a la hora de cuadrar las cuentas. Aún así, la Junta destinará el año que viene a pagar deuda un 11,5% del total del presupuesto.

Además, con la idea de "impulsar el cambio y dar respuesta a la pandemia", Bravo describió el presupuesto como "abierto hasta su orden de cierre" y puso el ejemplo de un fondo de 450 millones, recogido en el Presupuesto como Fondo de Contingencia. El consejero de Hacienda señaló que su dotación,"la ha generado voluntariamente la Junta de Andalucía" y explicó que "está a disposición de lo que decidamos, sin ninguna limitación, se decidirá por el Consejo de Gobierno a qué se destina". Del anterior fondo covid, creado en primavera, en pleno confinamiento, la Junta derivó al menos 11 millones de euros a atender gastos de la RTVA.

La consejería de Economía, que dirige Rogelio Velasco (Ciudadanos), prevé un crecimiento real del PIB del 7% en Andalucía para 2021 y, con ello, recuperarse parcialmente del descenso estimado para 2020 (-11,4%), "en línea con el comportamiento que pronostican los diferentes organismos para las economías española y europea". Así, la caída del PIB por la pandemia no se recuperará hasta después del año próximo.

En el presupuesto, destaca también la reducción del gasto público en innovación, investigación y desarrollo, una de las políticas por las que más habían apostado PP y Ciudadanos en las cuentas de 2020. Las partidas con las que más beligerante ha sido Vox, el socio parlamentario, de quien depende en última instancia la aprobación del presupuesto, también caen. Así, lo hacen las partidas de memoria histórica, políticas de género y políticas migratorias.

"Estas cuentas tienen la vista puesta en la recuperación de Andalucía. Lo hacemos sin subir impuestos y manteniendo las bajadas previstas en el IRPF para no castigar a quienes, cada día, le siguen echando un pulso a la crisis, y también lo hacemos protegiendo nuestros sectores estratégicos como es el turismo", manifestó el presidente de la Junta, Juanma Moreno (PP), según recoge Europa Press.

Críticas de la oposición

El portavoz parlamentario del PSOE, José Fiscal, alertó de que "parece una prórroga encubierta del presupuesto anterior" y recalcó que se intuyen unos presupuestos "cobardes con los ingresos deliberadamente. bajos y que no se puede considera que blinden los servicios públicos", según un comunicado enviado a los medios.

La partida esencial, la de sanidad, "es ligeramente inferior a lo gastado este año tras las modificaciones presupuestarias realizadas por la crisis del coronavirus", agregó Fiscal, aunque desde el Gobierno de la Junta se pueda vender que "sube un 7% respecto a 2019". "No se puede consentir que vayan a presupuestar en sanidad para hacer lo mismo que ahora, porque condena de nuevo al sistema sanitario andaluz a estar desbordado", remachó Fiscal.

Por su parte, el portavoz de Hacienda del grupo parlamentario de Adelante Andalucía, Guzmán Ahumada, lamentó que el proyecto de Presupuesto andaluz para el 2021 aprobado por la Junta "se queda corto para afrontar los retos que tiene Andalucía y las necesidades de los andaluces" pues está "muy por debajo de lo que le permiten las reglas de gasto actuales". Además, urgió al Gobierno a aclarar "si volverá a ceder al chantaje de Vox".

"No son, ni mucho menos, unos presupuestos con los que se quieran salvar los problemas estructurales de sanidad o educación que veníamos arrastrando desde antes de la pandemia y que la pandemia ha puesto más a la luz", añadió Ahumada. La propuesta de Adelante es "sacarle todo el partido al presupuesto" y que se movilicen hasta 1.500 millones de euros más "para invertirlo en el presente y futuro de Andalucía", remachó, según recoge Europa Press.

Más noticias