Público
Público

Gobierno de coalición Las primeras diferencias que tendrá que superar un Gobierno de PSOE y Unidas Podemos

Los dos partidos tienen claras diferencias en temas como Catalunya, trabajo, vivienda o impuestos. Sin embargo, en los PGE de 2019 mostraron que pueden llegar a puntos comunes y el preacuerdo apunta a que los socialistas cederán en los temas sociales y Unidas Podemos en los económicos y territoriales.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 6

El presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se estrechan la mano en el Congreso de los Diputados donde este martes firmaron un acuerdo para la formación de un Ejecutivo. EFE/Paco Campos

El próximo Gobierno tendrá que encarar la desaceleración económica. Una situación que no es fácil para ningún Ejecutivo y que genera ciertas dudas sobre cómo se afrontará desde una coalición con dos partidos con importantes diferencias económicas. De lo que se conoce del acuerdo hasta el momento, todo apunta a que el PSOE cederá en los temas sociales acogiendo las propuestas de Unidas Podemos mientras que le toca al grupo confederal dar su brazo a torcer en temas como Catalunya y en las posibles diferencias económicas

Las principales pugnas se prevén que estén en torno a las polémicas que ya se evidenciaron durante la pasada legislatura: reforma laboral, vivienda, pensiones o impuestos. Sin embargo, la experiencia de la negociación presupuestaria de 2019 es el claro ejemplo de que los dos partidos pueden encontrar puntos comunes entre sus propuestas, aunque en esta ocasión habría que ver si llevan lo escrito en un papel a la práctica. 

La diferencia más grande parece que se resolvió con el preacuerdo ya que Pablo Iglesias cedió y firmó que las inversiones sociales estarán limitadas al "equilibrio presupuestario". Un punto que manda un mensaje de tranquilidad a Bruselas para transmitir que seguirán cumpliendo con los objetivos del déficit establecidos por la Unión Europea. Para cumplir con las dos partes: las inversiones sociales y el equilibrio presupuestario, los partidos lo primero que tienen que acordar es una reforma fiscal. Además de esto, Iglesias cedió ante la resolución del conflicto en Catalunya y explicó en público y en privado que tendrá "lealtad" en los temas de Estado: discutir en el Consejo de Ministros y defender públicamente la posición común a la que llegue el Gobierno. 

Reforma fiscal y el impuesto a la banca

Hay importantes diferencias entre el PSOE y Unidas Podemos en la materia de impuestos. Ambos partidos apuestan por una reforma fiscal más progresiva, pero los de Iglesias quieren implantar nuevos impuestos como el de la banca para que devuelvan el dinero del rescate bancario. Un punto que los socialistas nunca llegaron a aceptar y que no parece que ahora lo vayan a hacer. 

Sin embargo, hay puntos en común que ya acordaron en los Presupuestos de 2019 y que sirven para avanzar hacia esa "fiscalidad más justa" como la subida del 1% el Impuesto de Patrimonio a las fortunas de más de 10 millones de euros, doblar el Impuesto de Sociedades o una reforma en el IRPF aumentando dos puntos la tributación para las rentas de 130.000 a 300.000 euros y cuatro a partir de esa cifra fueron las principales medidas.

Derogación de la reforma laboral o nuevo Estatuto

Este será uno de los grandes debates de las negociaciones sobre el pacto programático. La derogación de la reforma laboral es una de las principales reivindicaciones de Unidas Podemos y uno de los puntos más debatidos en el pacto presupuestario. Entonces solo consiguieron acordar acabar con los aspectos más lesivos, la postura inamovible de los socialistas y que mantienen ahora. De hecho, la futura vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño, es una de las que siempre ha mostrado más reticencias hacia la derogación de la reforma laboral. 

En este punto los sindicatos están con Unidas Podemos. Tanto UGT y CCOO reclaman la derogación de la reforma laboral antes de negociar un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

Pensiones: factor de sostenibilidad y mochila austríaca

Unidas Podemos y el PSOE coinciden en la necesidad de cumplir con la revalorización de las pensiones al IPC y garantizar este blindaje por ley o en la Constitución.  Las dos formaciones también quieren incrementar las pensiones mínimas y las no contributivas. Sin embargo, pueden encontrar diferencias con el factor de sostenibilidad: Unidas Podemos pide su derogación, mientras que los socialistas no lo tienen tan claro. 

Además, durante la campaña electoral salió al debate público la mochila austríaca por parte del PSOE. Calviño la presentó ante Bruselas en el Plan Nacional que envió al Ejecutivo. Varios dirigentes socialistas la han defendido desde entonces, mientras que Unidas Podemos denuncia este punto indicando que el coste del despido recaerá sobre el trabajador y se opone radicalmente a su implantación. 

Diferencias sobre la regulación del precio del alquiler

En materia de vivienda ambos partidos coinciden en el objetivo de garantizar una vivienda más asequible con la construcción de viviendas públicas puestas en régimen de alquiler. También coinciden en querer paralizar la privatización de viviendas públicas. Sin embargo, tienen grandes diferencias en la medida más pedida en estos momentos: regular el precio del alquiler. De hecho, fue uno de los puntos sobre los que hubo más tensión al final de la última legislatura ya que se acordó en el pacto presupuestario y el PSOE nunca cumplió, elaborando un real decreto sobre vivienda en el que no se incluyó. 

Empresa pública de energía, gran petición de Iglesias

La creación de una empresa pública de energía fue la medida de estrella de Unidas Podemos durante la campaña electoral. La ministra para la Transición Energética en funciones, Teresa Ribera, nunca se ha posicionado en contra de esta propuesta, pero los socialistas tampoco la han incluido nunca en su programa y no se ha aprobado en ningún documento anterior. Por esto todavía parece un paso difícil. Sin embargo, tienen otros puntos en común que sí podrían llevar adelante para la transición ecológica como la apuesta por las renovable, el cierre de las centrales nucleares, reducir las emisiones de CO2 o la rehabilitación de viviendas para promover la eficiencia energética y crear empleo verde.

Más noticias en Política y Sociedad