Público
Público

El Gobierno echa balones fuera y no se responsabiliza de la polémica de las estelades

Sáenz de Santamaría asegura que la prohibición se debió a una "interpretación de la ley" por parte de Dancausa y dice que acatarán la decisión judicial. Aun así, denigra el "exceso de politización": "El fútbol es fútbol".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. /EFE

MADRID.- "No es competencia del presidente" prohibir la presencia de esteladas en la final de la Copa del Rey. Con esa frase, la vicepresidenta del Ejecutivo en funciones echó balones fuera y quiso eludir la responsabilidad del Gobierno en la polémica.

Soraya Sáenz de Santamaría insistió, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en que se trata de una decisión tomada por la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, en base a "criterios técnicos" que no son, a su entender, responsabilidad de Moncloa. "Existe un principio de competencia administrativa, si todo tuviera que decidirlo el presidente del Gobierno...", argumentó.

La número dos de Mariano Rajoy quiso acallar así las voces que acusan al equipo de Gobierno de haber aprobado una medida electoralista con el fin de querer tapar otras controversias como el aumento de la deuda pública por encima del 100% del PIB y el consiguiente tirón de orejas de Bruselas a su gestión.

Sáenz de Santamaría no sólo presumió de las reformas del PP, sino que se quejó del "exceso de politizacion" de algunas cuestiones. "Hay una tendencia exagerada de tratar de politizarlo todo y el fútbol es fútbol", sentenció parafraseando al mítico exentrenador yugoslavo del Real Madrid -entre otros equipos- Vujadin Boskov.

Así, advirtió tanto a Puigdemont (de quien dijo que acabará siendo "rehén de sus propias palabras" y a quien aconsejó "respetar la ley, la Constitución y los símbolos constitucionales"), como a Colau y Carmena de que "uno debe saber lo que tiene que hacerse institucionalmente" porque, si no, "luego se sienta precedente". Con ello, les afeó que no acudan a ver el partido por motivos políticos porque "es un día para disfrutar del fútbol".

No obstante, aseguró que el Gobierno acatará la respectiva decisión judicial, aunque no dejó de defender que la decisión de Dancausa se debe a "criterios técnicos y no políticos". "Hay una norma -dijo en referencia a la ley antiviolencia en eventos deportivos- y las leyes hay que interpretarlas para aplicarlas. La delegada del Gobierno decidió proceder de esa manera y para eso hay pendiente un proceso judicial", concluyó la vicepresidenta.

Más noticias en Política y Sociedad