Público
Público

El Gobierno se olvida de la coletilla 'en funciones' y nombra altos cargos antes de la investidura de Rajoy

El BOE de este lunes recoge el nombramiento de cinco embajadores, puesto que hasta ahora habían quedado vacantes dada la interinidad del Ejecutivo 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno en funciones y del PP, Mariano Rajoy, en una rueda de prensa en la sede del PP. REUTERS/Susana Vera

MADRID.- El BOE de este lunes recoge por primera vez el ascenso al puesto de embajador de cinco españoles (todos hombres) desde el 20-D, momento en el que el actual Gobierno del PP entró en funciones y, por ley, dejó de estar capacitado para el nombramiento del altos cargos hasta la formación de un nuevo gobierno.

La Ley del Gobierno, de 1997, recoge que un Ejecutivo en funciones "limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas".

Esta restricción había llevado a que más de 40 embajadas quedaran descabezadas, con los colaboradores inmediatos de los embajadores asumiendo las tareas de liderazgo de las delegaciones españoles de forma interina. Con estos nombramientos, el Gobierno todavía en funciones de Mariano Rajoy da por hecho su reelección transgrediendo, incluso, la propia interpretación de la ley que había hecho hasta ahora.

Defensa y condecoraciones, por libre

Y es que no se puede decir que el Ejecutivo en funciones liderado por Mariano Rajoy haya interpretado de manera estricta la Ley del Gobierno. Ha seguido concediendo medallas y condecoraciones a funcionarios públicos y nombrando altos cargos que, a su juicio, tienen una labor puramente "ejecutiva".

Defensa ha seguido ascendiendo a altos mandos militares desde 20-D arguyendo que "no son puestos políticos sino militares y se corresponden con puestos de la estructura de las Fuerzas Armadas"

Este es el caso del ascenso de altos mandos militares realizados por el Ministerio de Defensa, donde su responsable, Pedro Morenés, ha seguido colocando a miembros de las Fuerzas Armadas al frente de varias oficinas y centros de mando. La excusa oficial, recogida en El País, fue que aunque dichos puestos están equiparados a altos cargos por su procedimiento de nombramiento [real decreto], no son puestos políticos sino militares y todos los casos se corresponden con puestos de la estructura de las Fuerzas Armadas". Además, recoge la principal cabecera de Prisa, Defensa no ha querido perjudicar con su carácter interino la carrera militar de estos altos mandos, muchos de los cuales debían pasar a la reserva de forma anticipada si no ascendían. 

“En anteriores legislaturas se ha hecho lo mismo cuando se ha producido algún cese [de un alto cargo militar] y nunca ha habido problemas”, defendía un portavoz del departamento dirigido por Morenés. 

Más noticias en Política y Sociedad