Público
Público

Gobierno del PSOE Podemos estrena su oposición a Sánchez con reclamaciones feministas sobre los cuidados y las trabajadoras de la fresa

Este martes será el primer pleno del nuevo Gobierno. Aunque no habrá sesión de control, si se someterán a votación las primeras iniciativas que podrían llevarse a cabo en esta nueva etapa política. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

La bancada de Unidos Podemos durante la moción de censura a Mariano Rajoy / EFE

El nuevo escenario político tras la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno ha dado la vuelta a todos los partidos. Podemos, que celebró el triunfo de la moción de censura al grito de 'Sí se puede', ha visto cómo el Ejecutivo ha rechazado la propuesta de Iglesias de formar un Gobierno de coalición y se ha quedado como partido de la oposición

El peligro al que se enfrentan, como reconocen varios dirigentes de la formación, es que el PSOE solape a Podemos en el espectro de la izquierda. Por ello, desde el primer momento han marcado las primeras tareas que reclaman al Gobierno: durante la moción de censura fueron el diálogo en Catalunya y negociar con Bruselas el techo de gasto para 2019. Días después, reivindicaron que se podría aprobar desde la semana pasada la revalorización de las pensiones e igualar los permisos de maternidad y paternidad. Y, este martes, seguirán marcando sus propios pasos y llevan al pleno dos iniciativas para regular el sector de los cuidados como una política de empleo y de igualdad prioritaria y abordar las condiciones en la que están trabajando las temporeras de la fresa en Andalucía.

Dos iniciativas con las que entran en el tablero político manteniendo la defensa de sus banderas electorales y que podrían cercar al Gobierno socialista. Regular el sector de los cuidados ha sido una de las reclamaciones primordiales para Podemos desde que comenzó el trabajo en las instituciones. La diputada Sofía Castañón defenderá esta propuesta que reivindica la importancia del trabajo de los cuidados, un trabajo "minusvalorado, poco o nada remunerado, físico y psicológicamente duro, y asumido mayoritariamente por las mujeres".

Como explican en el texto de la iniciativa, el aumento de situaciones vitales de dependencia vinculadas al envejecimiento y a la diversidad funcional, llevan a una "crisis de cuidado" que denuncian que ha sido ignorada por el Gobierno. Llegando a encrudecerse por el sostenimiento de los esquemas tradicionales de género y la falta de implicación igualitaria en las tareas de cuidados por parte de los hombres, las "pérdidas de redes sociales de apoyo que fuerza a resolver los asuntos cotidianos de una forma mucho más individualizada", por "el retroceso en las prestaciones y servicios de la Ley de Dependencia y la falta de centralidad de los cuidados en las políticas sociales" y la "precarización del mercado de trabajo".

Podemos reclama un sistema público de cuidados y atención a la dependencia basado en la asistencia personal 

Ante ello, el grupo partalmentario de Unidos Podemos lleva una Proposición No de Ley al considerar "urgente" un cambio de rumbo en "la implicación pública en el sector de los cuidados y convertir el sector en un sentido amplio en un sector económico central en nuestro sistema de vida y de nuestro Estado de Bienestar". La formula que será votada este martes se basa en poner en funcionamiento, de forma progresiva a lo largo de toda la Legislatura, un sistema público de cuidados y atención a la dependencia integrado, complementario y equiparable al sistema público de salud, basado en la asistencia personal para la vida independiente. "Un sistema que reconozca el derecho universal de las personas a ser cuidadas" y "basado en una inversión pública prioritaria para la contratación de personal de cuidados vinculado a los servicios territoriales de salud y en coordinación con las Comunidades Autónomas".

Además, inciden en elaborar, en un período de un año y previo estudio del impacto económico, social y de género de este sistema, un plan de actuación para la puesta en marcha, también de forma progresiva, de otras medidas entre las que destaca 
"universalizar el derecho de las personas a que los servicios públicos de atención a la dependencia les proporcionen la autonomía funcional plena", "garantizar una plantilla pública de profesionales de atención y cuidados" o "recuperar la cotización a la Seguridad Social para las cuidadoras del entorno familiar". 

Las condiciones de las trabajadoras de la fresa

Hace unas semanas saltó a los medios de comunicación la denuncia de una revista alemana sobre las condiciones precarias y de abuso en las que trabajan las temporeras de las fresas en Huelva. El diputado Diego Cañamero llevo esta situación al pleno a través de una interpelación urgente y este martes será la moción. Aquí pone sobre la mesa las precarias condiciones en las que trabajan cerca de 1,2 millones de jornaleros y jornaleras de todo el Estado español, un trabajo que define como "inhumano, totalmente injusto y de maltrato permanente". Aunque hace hincapié en la situación de las trabajadoras de la fresa. 

Cañamero pidió abolir la "esclavitud moderna" que denuncia que viven trabajadoras de la fresa en zonas de Huelva como Palos

Cañamero asegura que la mayoría de trabajadoras son de Rumanía y Marruecos, que el convenio de la fresa esta en 40 euros, pero que esto no se paga "en absoluto" y que "nadie hace la declaración de la renta": "El Gobierno ingresa en las arcas de Hacienda aproximadamente 6 millones de euros sin tener por qué ingresarlos porque los jornaleros no tienen que hacer la declaración de la renta; no habría que aplicarles la retención del IRPF porque no llegan nunca a esas cantidades. Pero, si a los inmigrantes también les descuentan eso, fíjense ustedes", sostuvo en el hemiciclo el diputado andaluz.

Aunque aún va más allá y denuncia que en zonas de Huelva como en Palos la realidad es "alarmante" y hay "esclavitud moderna": "Están viviendo allí 250 inmigrantes sin luz, sin agua, sin documentación, sin nada, pero trabajan. Cuando trabajan, a esos trabajadores inmigrantes no se les paga nada o se les paga lo que se quiere porque no pueden exigir absolutamente nada". Otro asentamiento en las mismas condicionas señala que está en Las Madrid, "donde hay quinientas personas viviendo en chozas, en casas de plástico, sin nada, sin agua, sin luz". 

Ante esto, el grupo Unidos Podemos reclama por "honestidad" y por "ética" acabar con esta situación. "Las fresas no se pueden vender en los mercados internacionales llenas de indignidad, de explotación, de injusticia y de llanto", insiste, además de hacer alusión a las situaciones de acoso sexual denunciadas. "Hay abusos, maltrato, de lo cual habla a voces la gente que no quiere denunciar. Hay una serie de acosos, de abusos y de maltrato, a mujeres sobre todo, en toda esa zona. Yo pido que se haga todo lo posible por eliminar esta situación", pidió hace unas semanas al Gobierno del PP. Ahora lo volverá a hacer al Ejecutivo del PSOE.  

Más noticias en Política y Sociedad