Público
Público

Catalunya El Gobierno recuerda que el dictamen del Supremo no es vinculante mientras el PP lo considera "demoledor"

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat de Catalunya, considera que el informe del tribunal en contra de los indultos "sigue la línea represiva contra la causa independentista".

Carlos Lesmes
A la izquierda de la imagen el presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes , preside el acto de juramento o promesa como fiscales de Sala. Al fondo se puede ver al juez Manuel Marchena, el juez del 'procés' Víctor Lerena / EFE

La oposición del Tribunal Supremo a conceder los indultos a los condenados por el procés ha desatado toda una catarata de reacciones políticas. La derecha celebra la decisión del Supremo con entusiasmo. Más cauto, el Gobierno, a través del ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, asegura que el "respeta" el dictamen del Tribunal Supremo pero recuerda al mismo tiempo que "no es vinculante" e insiste en que el Ejecutivo actuará por la "concordia".

Por lo que respecta a la derecha, el presidente del PP, Pablo Casado, considera "demoledor" el informe del Tribunal Supremo y ha anunciado que su partido irá "hasta el final" para "defender a la Justicia". "No hay una mínima prueba de arrepentimiento ni motivos de Justicia, equidad ni utilidad pública pero sí intención de reincidir", ha asegurado Casado en un mensaje en redes sociales. 

Por su parte, fuentes del PP han señalado que sería "gravísimo" que el Gobierno de Pedro Sánchez indultase a los condenados por el procés con el Tribunal Supremo y la Fiscalía en contra, una situación "sin precedentes" porque además no existe "arrepentimiento". 

También se ha pronunciado Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadanos (Cs), quien exigido este miércoles al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que "no tenga la cara" de pasar por encima de la Justicia. Además, Arrimadas ha apuntado que el informe pone de manifiesto que no hay "ni el más mínimo arrepentimiento", requisito imprescindible para los indultos, por parte de los condenados.

En la orilla opuesta, los comunes han puesto en valor la utilidad de los indultos porque "sin ser la solución" es un "primer paso" para desjudicializar la política catalana. El presidente de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, ha opinado que el contenido del informe del Tribunal Supremo contrario a la concesión de indultos a presos independentistas era "previsible".

Por su parte, el ministro Iceta ha insistido en manifestar "respeto" por el veredicto del tribunal y ha resaltado que el informe del tribunal es preceptivo, pero no vinculante. En esta línea, el ministro de Política Territorial y Función Pública ha repetido las palabras expresadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien aseguró el pasado martes que "la revancha no está en los valores constitucionales".

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat de Catalunya, también ha expresado su opinión: "El informe del Supremo sigue la línea represiva contra la causa independentista". Aragonès sigue apostando, como todos los independentistas,  por la opción de la "amnistía" pero sin rechazar los indultos. "No rechazaremos ninguna medida que alivie el dolor de los presos, presas, exiliados, exiliadas y sus familias", ha dicho el presidente catalán.

Más noticias