Público
Público

El Gobierno y el PP cumplen a rajatabla ley del silencio que Rajoy ha impuesto sobre Bárcenas

La secretaria del PP vuelve a hacer como si el extesorero no existiera y asegura en un acto público con el ministro Wert que "nunca un partido ha hecho un striptease" como el suyo. Fernández Díaz, Soria y el PP Vasco sigu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Del 'la segunda pregunta, y tal' que ayer empleó Mariano Rajoy para no contestar a la enésima cuestión de los periodistas sobre la entrada en prisión de Luis Bárcenas, tras la reunión del Consejo Europeo, al silencio absoluto y los regates. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, ha obviado referirse al extesorero del PP durante un acto público con el ministro de Educación, José Ignacio Wert, aplicándose así la ley del silencio impuesta por el presidente.

Ese mutismo se resume a la perfección en el comunicado de 17 palabras que emitió el PP el jueves: 'El Partido Popular manifiesta, como ha hecho siempre, respeto a las decisiones judiciales en todos los procedimientos'. Lo que no quita para que Cospedal sí haya presumido de que 'nunca un partido ha hecho un striptease' como el del PP.

Prácticamente todos los miembros del Gobierno y del PP que han comparecido este sábado han repetido el mantra del 'respeto a las decisiones judiciales' y de que no hay miedo a lo que pueda revelar Bárcenas desde la cárcel. De este modo, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha manifestado durante un acto en Barcelona que 'la Justicia está actuando y por respeto y confianza en la Justicia no debo decir nada más, que respeto y confío en lo que hace y hará la Justicia' y ha aclarado que en el PP 'el término de temer no se conjuga cuando se habla de este tema, por supuesto, para nada'. 

En la misma línea, el ministro de Industria, José Manuela Soria, dijo en Gran Canaria que 'el PP es tremendamente respetuoso con las decisiones del poder judicial' y que 'el Gobierno es totalmente respetuoso con cualquier decisión del poder judicial'. Ante la insistencia de los periodistas y, aparentemente no tener nada más que decir, el ministro insistió en que ahora hay que dejar trabajar a la justicia, a los jueces y a los fiscales.

A primera hora de la mañana fue la diputada del PP vasco, Nerea Llanos, quien en una entrevista en Radio Euskadi, aseguró que no tienen 'miedo' a que Bárcenas 'tire de la manta' y, ahondando en las argumentaciones que suele hacer Cospedal, aseguró que el PP es el primer perjudicado y el que más interés tiene en que esto acabe. 'Lo que ocurre es que en el PP vasco estamos especialmente indignados y nos repugna especialmente que alguien haya hecho carrera para enriquecerse', dijo. También que 'no ha habido financiación irregular en el partido' pese a los sobresueldos que estaban incluidos en la supuesta contabilidad B y que 'lo que el Partido Popular quiere es que se decida cuanto antes para que dejemos de estar en la picota todos los políticos'.

Después de Llanos, también desde Euskadi, la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, fue más allá y aseguró que el caso Bárcenas no afecta sólo al PP. 'La corrupción no es de un partido u otro, sino que es un problema que afecta por igual a todos los que tienen poder', dijo antes de asegurar que 'el antídoto es la claridad y la transparencia. Impedir que la lacra se extienda como una tinta de calamar que manche a todos, incluidas las personas que se dedican a la política con honestidad y pasión'.

Más noticias en Política y Sociedad