Público
Público

Negociaciones para la investidura Un PSOE perplejo ante el último bandazo de Sánchez asume el pacto con Unidas Podemos

Vara dice que firmaría el "preacuerdo", la portavoz de García-Page defiende el paso dado y Óscar Puente lo ve "positivo", aunque mantiene sus críticas  a Iglesias. Calvo dice ahora que "lo importante es que va a haber Gobierno y el país va a tener estabilidad".  Se estudia una estructura de Gobierno con tres vicepresidencias y más ministerios, pero todo está por cerrar.

Publicidad
Media: 3.53
Votos: 15

Reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE para analizar los resultados de las elecciones del 10-N, en la sede de Ferraz. EFE/Emilio Naranjo

El PSOE todavía está perplejo y un tanto desconcertado tras el último bandazo político de Pedro Sanchez, quien, sin informar ni consultar con la dirección de su partido, alcanzó en menos de veinticuatro horas un acuerdo con Unidas Podemos para un Gobierno de coalición que conlleva una vicepresidencia para Pablo Iglesias y varios ministerios en manos de dirigentes de la formación morada.

Dichas perplejidad no significa -al menos, en todos los casos- ni rechazo ni oposición al preacuerdo alcanzado porque, de hecho, los principales dirigentes del PSOE que se han pronunciado en público lo han hecho favorablemente. Pero sí flota un ambiente de sorpresa y asombro por el giro de 180 grados que se ha dado en tan poco tiempo y que desdice todo el argumentario que se había utilizado desde la investidura fallida del 25 de julio para explicar por qué era imposible hacer a un Gobierno de coalición con Unidas Podemos.

Gran parte de esa aprobación generalizada al pacto con Iglesias viene por el preacuerdo alcanzado, cuyo contenido no ha violentado a los socialistas. Es más, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha afirmado que si él tuviera que poner su firma en el documento, "lo haría sin ningún problema".

Vara destacó que Sánchez ha hecho lo que se le pedía, "que moviera ficha", y aseguró que va a seguir trabajando para conseguir una mayoría sin necesidad de contar con el apoyo de los partidos independentistas.

El PSOE catellano-manchego también dio su respaldo al acuerdo y, a través de Blanca Fernández, portavoz del Gobierno de Emiliano García-Page, se puso en valor el "ejercicio de responsabilidad y de generosidad muy rápido que ha hecho Sánchez, porque el país no puede estar bloqueado por más tiempo".

Puente: "No cambiaré mi posición crítica con Iglesias porque todo el mundo sabe lo que pienso de él"

Incluso, el alcalde de Valladolid y portavoz no ejerciente de la Ejecutiva Federal del PSOE, Óscar Puente, calificó el acuerdo como "positivo". Eso sí, Puente mantuvo sus habituales discrepancias con Unidas Podemos: "No voy a cambiar mi posición crítica sobre Iglesias, porque todo el mundo sabe lo que pienso de él y de su forma de dirigirse en política", afirmó en referencia a quien puede ser el futuro vicepresidente del Gobierno de Sánchez.

Quien sí cambió de argumentos fue la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, quien tras decir el mismo lunes que Unidas Podemos ya había rechazado el Gobierno de coalición y recordar que no sumaban con el partido morado, afirmó el miércoles desde Canarias: "Lo importante es que va a haber Gobierno y que este país va a tener estabilidad".

¿Un macrogobierno?

Además del pacto con Unidas Podemos, en todos los corrillos socialistas está también la discusión de cómo va a ser el nuevo Ejecutivo, qué ministros seguirán, quiénes no y qué áreas irán a manos del partido morado.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la firma del preacuerdo sobre el Gobierno de coalición. E.P./Jesús Hellín

En este debate está la continuidad de Carmen Calvo como vicepresidenta y, aunque hace un día se ponía seriamente en duda que siguiera en el Ejecutivo, las últimas informaciones que emanan desde La Moncloa apuntan a que habrá tres vicepresidencias, imitando un modelo que ya utilizó José Luis Rodríguez Zapatero: una económica para Nadia Calviño; una social para Pablo Iglesias, y una polítca para Carmen Calvo.

A esto hay que sumar que todo apunta a que se aumentará el número de ministerios. Sánchez ya prometió crear una cartera nueva para abordar el problema de la despoblación, algunas voces piden un MInisterio de Igualdad independiente -actualmente está adscrito a Vicepresidencia- y con Unidas Podemos se habló también de un Ministerio de Vivienda. Además, Sánchez siempre se comprometió a crear un Ministerio de Juventud.

Si esto se concretara, se iría a una estructura de macrogobierno para dar cabida a más dirigentes de Unidas Podemos en la proporción que reclama Iglesias, con tres vicepresidencias y unas 20 carteras, frente a las 17 que hay en la actualidad.

No obstante, otras fuentes consultadas indicaron que no hay nada cerrado y que aún no se está trabajando en eso, aunque admitieron que Sánchez sí tiene en la cabeza la estructura de Gobierno y lo que quiere hacer si, finalmente, sale investido presidente del Gobierno.