Público
Público

La guerra interna en el Foro Ermua destapa cócteles de 25.000 euros

Ezkerra denuncia que miembros de la actual Junta Directiva gastaron dinero "alegremente" 

Ó. L. F.

De la guerra de guerrillas a la batalla en campo abierto. La bronca en el seno del Foro Ermua, el movimiento cívico surgido en Euskadi hace diez años, ha entrado definitivamente en la fase de los ventiladores. Ayer, en una rueda de prensa celebrada en Madrid, Iñaki Ezkerra, ex presidente de la asociación, acusó al otro sector del colectivo y a la que fuera su vicepresidente, Inma Castilla de Cortazar, de gastar el dinero “alegremente”, de dejar las finanzas “en número rojos” y de permitir una deuda de 63.000 euros con la hermana Fundación Papeles de Ermua. El escritor, no obstante, recalcó que no acusaba a nadie “de quedarse con fondos”.

Un documento entregado ayer a los periodistas por Ezkerra ponía como ejemplo de ese supuesto despilfarro dos actos organizados por el Foro Ermua a finales de 2007, al poco de llegar él a la presidencia. El primero, en el que se presentó en Madrid la Plataforma de Reforma de la Constitución junto a otras cuatro asociaciones y fundaciones, el colectivo cívico invirtió 25.000 euros “entre el alquiler de los locales y un cóctel que se sirvió a continuación”.

Del segundo, la entrega del Premio Convivencia a Gustavo Cisneros y Jaime Mayor Oreja el 3 de diciembre de 2007 también en Madrid, el texto acusaba a Castilla de Cortazar de intentar invertir en él “un presupuesto total aproximado de 36.000 euros, de los que 12.000 euros correspondían al alquiler de los salones del Casino y el resto a un cóctel cuyo coste ya contratado era de 120 euros por persona”. Siempre según el texto, el escritor se encargó de reducir el precio de la sala y cancelar el cóctel, el cual sustituyó “por una copa servida en el Hotel Regina cuyo coste fue de 2.090,80 euros”.

Las acusaciones de “gastos desproporcionados” realizadas por Ezkerra no se limitan a estos dos actos. También acusó a su antigua compañera de gastar 3.000 euros en comprar flores para celebrar ruedas de prensa y realizar otros gastos que califica de “suntuarios” sin siquiera molestarse en conseguir los mejores precios.

Estas acusaciones de despilfarros son negadas tajantemente a Público por la propia Inma Castilla de Cortázar, quien las califica de “retahila de disparates que está afectando al prestigio moral del Foro Ermua”. Fuentes de la actual Junta aseguraron ayer a este diario que “en todo momento hemos buscado ajustar los gastos al dinero disponible” y destacaron que, en el caso de la entrega del Premio Convivencia “nos ceñimos a la subvención que nos dio para su celebración la Diputación de Álava”. “Iñaki vio todos los presupuestos que nos enviaron, entre ellos el de los 120 euros por invitado, pero nunca se pensó en darlo porque, evidentemente, era excesivo”, asegura. Sobre las flores, estas fuentes reconocen que una ofrenda en Ermua a Miguel Ángel Blanco “salió cara”, pero reconoció no tener cifras exactas sobre sucosto.

Las acusaciones de ayer de Iñaki Ezkerra contra los miembros de la actual Junta Directiva no se limitaron a cuestiones económicas. El escritor, como adelantó en su edición de ayer Público, confirmó su intención de querellarse contra ellos por coacciones por “la campaña brutal contra mi persona”.

Iñaki Ezkerra negó también validez a las decisiones de la actual Junta –entre ellas la apertura de un expediente de expulsión contra él y la representante del Foro en Cataluña, Isabel Calero– para lo cual esgrimió el dictamen elaborado por su equipo de abogados en el que se tacha de “nula” la asamblea en el que se le destituyó. De hecho, el escritor reiteró en varias ocasiones su paternidad en el nacimiento del Foro para recalcar que él sigue siendo su presidente.

Por su parte, Castilla de Cortár aseguró “no tener miedo a las demandas” porque, insistió, “todo está en regla y fiscalizado por el Tribunal de Cuentas del País Vasco”. No obstante, reconoció el daño que, en su opinión está sufriendo el colectivo: “1.755 mentiras juntas no hacen una verdad, aunque sí pueden conformar una realidad virtual”.

 Iñaki Ezkerra aseguró ayer que “consiguió” recientemente que la Comunidad de Madrid autorizara una subvención para el Foro Ermua de 70.000 euros anuales a partir de 2009 con el objeto se salvar la delicada situación financiera, que, según él, atraviesa el colectivo. De hecho, el escritor afirmó que el Gobierno de Esperanza Aguirre aceptó incluso adelantar con caracter de urgencia 20.000 euros “para cubrir las principales partidas pendientes”. Sin embargo, asegura que aún no se ha cobrado nada porque los actuales miembros de la Junta Directiva no han remitido la documentación que les reclama la Comunidad para hacer efectivo el pago.

Más noticias de Política y Sociedad