Público
Público

El hombre fuerte de Feijóo en su Gobierno, bajo sospecha

PSdeG y BNG cuestionan la «ética» de Agustín Hernández

MARÍA JESÚS GÜEMES

El nuevo presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, presentaba ayer a su equipo. Agustín Hernández es el nuevo conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestucturas. Su nombre ha sembrado la polémica durante estas últimas semanas.

Antes de abandonar el poder, el bipartito (formado por PSOE y BNG) le abrió un expediente para dilucidar si había incurrido en incompatibilidades al realizar una serie de adjudicaciones millonarias, cuando formaba parte del Gobierno de Manuel Fraga, a empresas constructoras que le ficharon en cuanto dejó la dirección general de Obras Públicas en 2005.

Justo antes de que arrancara la campaña gallega, Feijóo retiró a su cabeza de lista por Ourense, Luis Carrera, por defraudar a Hacienda. Entonces el líder del PP de Galicia presumía de su "rápida" actuación porque es la que se debía esperar de "un político responsable". Ahora y a pesar de las sospechas, Feijóo lejos de retirar a Hernández de escena le ha premiado otorgándole una de las carteras que más competencias aúna.

Ayer al confirmarse su cargo, socialistas y nacionalistas lo denunciaron. Para el PSOE de Galicia este nombramiento revela una actitud "poco respetuosa con la ciudadanía" por entender que el nuevo conselleiro está "cuestionado en lo ético y en lo político y existen dudas razonables" sobre su gestión. También destacaron que el nuevo Gobierno representa "una vuelta al pasado más conservador" porque varios tuvieron responsabilidades con Fraga.

En el Bloque tienen la impresión de que la reducción de consellerías que han pasado de 13 a 10 es "una medida cosmética". Y consideran que es "una provocación" lo que se ha hecho con la de Hernández. "Sabiendo quien va a ser el conselleiro es como decir que medio ambiente queda subordinado a los intereses de las grandes empresas".

Los conservadores defienden "la integridad" y "honradez" de su compañero. Creen que es un ajuste de cuentas porque Hernández realizó un informe técnico sobre la adjudicación por parte del bipartito de las obras de la autovía de O Barbanza, que luego empleó el PP para basar la argumentación jurídica de su querella criminal contra la Consellería de Política Territorial.

Por su parte, Hernández se ampara en un vacío legal para justificarse. La ley autonómica de incompatibilidades, al contrario de lo que sucede en la actualidad, no establecía en 2006 ninguna limitación para que los altos cargos de la Administración se incorporasen a las empresas con las que habían tenido tratos en el Gobierno. En 2008 y gracias al bipartito se calcó la ley estatal que sí obliga a esperar al menos dos años. Pero sin efecto retroactivo, Hernández se lava las manos y Feijóo da por buenos sus argumentos.

En el PPdeG destacan la gran "experiencia" del nuevo Gobierno. Y resaltan que, como se prometió, hay independientes como Roberto Varela (Cultura) y Marta Fernández (Hacienda). Del nuevo organigrama se desprende que la prioridad de Feijóo será resolver la crisis, al separar Hacienda de Economía e Industria que dirigirá Javier Guerra con la misión de revisar el concurso eólico.

Más noticias de Política y Sociedad