Público
Público

Iglesias: "No me imagino un
Podemos sin Íñigo Errejón"

El líder de Podemos asegura que PSOE y PP van a seguir de acuerdo "en las cuestiones estratégicas" y afirma que no temen perder votos tras volver a situar la protesta en la calle entre las prioridades del partido. "Si estamos donde estamos es porque somos distintos"

Los diputados de Unidos Podemos, Íñigo Errejón (i) y Pablo Iglesias durante el pleno que se celebra esta tarde en el Congreso de los Diputados. EFE/JJGuillen

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL

MADRID.- Pablo Iglesias admite que toca desprenderse de algunos de los poderes inherentes al cargo de secretario general de Podemos en la fase de "maquinaria de guerra electoral" del partido, dando más peso a la militancia de la organización y a los círculos en la nueva etapa política que se abre con la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

Este martes, desde el estudio de Hoy por hoy y preguntado por si dejará de ser "omnipresente" para ceder parte de su poder a esos círculos en la próxima asamblea estatal del partido -previsiblemente en enero de 2017, según el secretario general-, Iglesias se mostraba rotundo: "Nadie lo desea más que yo", afirmaba, asegurando que está "dispuesto y feliz" de poder compartir ese poder. 

Por otra parte, y preguntado por si concibe un Podemos sin Íñigo Errejón, -con el que recuerda que ya comparte el liderazgo del partido- Iglesias negaba la mayor: "No me imagino un Podemos sin Íñigo Errejón", sostenía, pero tampoco sin "lo que representan Miguel Urbán, Irene Montero o Teresa Rodríguez", apostillaba.

Iglesias: "Si estamos donde estamos es porque somos distintos"

De hecho,durante su entrevista en la Cadena Ser Iglesias ha negado que exista una "lucha por el poder" en su partido, asegurando que en su lugar están "demostrando una enorme elegancia en el debate estratégico y táctico".  Entre esas diferencias tácticas y estratégicas con su número dos estaría precisamente el endurecimiento del discurso y el aumento de la relevancia concedida a la protesta social en detrimento de la actividad parlamentaria, que sigue siendo importante, pero que según Iglesias les permite un reducido margen de maniobra frente al "bloque" de PP, PSOE, y Ciudadanos.

Sin embargo, el líder de Podemos asegura no temer que su formación se vea perjudicada por una imagen "radicalizada", y defiende que no pueden ser considerados como un partido al uso, precisamente porque son el resultado de las deficiencias de estas formaciones, diagnosticadas por el 15-M. "Si estamos donde estamos es porque somos distintos".

"Que el PSOE entregue un gobierno al PP no es una cuestión puntual"

De cara a esa labor parlamentaria, Iglesias afirma que "habrá que intentar" derogar normativas aprobadas por el PP como la Ley Mordaza, y sostiene que aunque puedan sacar adelante "votaciones muy vistosas" va a ser "muy difícil" impulsar nuevas leyes o derogar las de los conservadores. 

En este marco, advierte que los socialistas querrán "parecer rojísimos", pero asegura que no tendrán credibilidad tras haber entregado el Gobierno al PP con su abstención. Una abstención que a su entender implica además que "van a seguir de acuerdo PSOE y PP sobre las cuestiones estratégicas" -como afirmaba el lunes Alberto Garzón-, porque "entregar el Gobierno a un partido no es una cuestión puntual".