Público
Público

Pleno del Congreso Iglesias emplaza a Sánchez a una reunión para llegar a un acuerdo y evitar elecciones


El secretario general de Podemos tiende la mano al presidente en funciones y le pide que se sienten a negociar: "Le propongo que, sobre la base de la propuesta que ustedes hicieron en julio y sobre la base de nuestra contrapropuesta, negociemos. No va a ser satisfactorio para ninguno, pero estaría ganando la ciudadanía y se podría recuperar la esperanza".

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la tribuna del Congreso durante el pleno sobre las cumbres europeas. / EFE

Pablo Iglesias tendió la mano a Pedro Sánchez desde la tribuna del Congreso durante el debate sobre las cumbres europeas. El secretario general de Podemos le pidió una reunión y que se sentaran a negociar para llegar a un acuerdo y evitar elecciones: "Le propongo que, sobre la base de la propuesta que ustedes nos hicieron en julio y sobre la base de nuestra contrapropuesta, nos pongamos a negociar. No va a ser satisfactorio para ninguno, pero si llegamos a ese acuerdo creo que estaría ganando la ciudadanía y se podría recuperar la esperanza", afirmó el secretario general de Podemos desde la tribuna de la Cámara Baja. 

Iglesias también recriminó al socialista que no le haya llamado desde la investidura fallida: "No es serio que no hayamos hablado ni una sola vez. Le tendré que llamar yo, pero pongámonos a trabajar, reunámonos y, si no lo logramos, que la gente no esté ofendida porque no le hemos echado todas las horas posibles", pidió al presidente en funciones.

Iglesias intentó así dar un paso hacia una reconciliación después de que el equipo negociador del PSOE rompiera este martes con el de Unidas Podemos. Si el grupo confederal no renuncia a la petición de negociar un gobierno de coalición, no se volverán a sentar en una reunión. Con este puente roto, casi la única opción para evitar elecciones es que Iglesias y Sánchez negocien directamente

Iglesias también reprochó a Sánchez que volviera a apelar al PP y a Ciudadanos para que faciliten su investidura. Ambos líderes realizaron un discurso muy crítico con el presidente en funciones y evidenciaron una vez más, sobre todo Albert Rivera, la gran distancia ideológica que les separa. "En vez de tender la mano una vez más al PP y Ciudadanos, usted debería mirar hacia su izquierda, a nuestra familia política europea, a lo verdes. No va a poder hacer políticas sociales y de transición ecológica con ellos, las derechas no pueden ser sus aliados", dijo el líder de Podemos. 

Sobre los frentes europeos que el presidente en funciones trató durante su comparecencia, Iglesias no debatió en profundidad. Pero sí avisó a Sánchez que, para enfrentar los retos europeos, es necesario tener una "mayoría amplia" y un "Gobierno estable". Sobre el Brexit especificó: "Usted ha dicho que hay que estar preparado. Es muy difícil que un Gobierno en funciones pueda afrontar con fuerza las imprevisiones que puede traer". 

Además, dedicó varios minutos a hablar de la situación en Italia y puso como ejemplo de gobierno de coalición el acuerdo entre el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Demócrata: "Hay más diferencias entre ellos que entre nosotros. Y nos han dejado dos enseñanzas. Es preferible siempre un gobierno de coalición que una repetición electoral, y la gente no ve bien que se vaya a unas elecciones por tener mejor resultado electoral, que es lo que le ha pasado a Salvini". "Creo que se equivocará si sigue a esos asesores que le dicen que le conviene otras elecciones por tener mejor resultado", insistió.  

"Hay algo más importante que la ideología, su palabra"

Sánchez mostró que no tiene ninguna intención de reunirse con Iglesias después de la propuesta del secretario general de Podemos. Es más, dijo que si quería plantear algo que lo hiciera en la mesa de negociación aunque el equipo negociador del PSOE dijo ayer que no volverían a reunirse si el grupo confederal no renuncia a la petición del gobierno de coalición. 

La tensión entre los dos líderes creció e Iglesias, que hasta ese momento había intervenido en un tono conciliador, aumentó la presión y recriminó que sólo haya conseguido un apoyo (PRC) para la investidura: "Teniendo en cuenta que las elecciones fueron en abril llama la atención que sólo haya conseguido un apoyo. Dice que la culpa es del resto, pero quizás debería reflexionar".

También llegó el momento de los reproches cruzados e Iglesias recriminó al presidente en funciones que los vetaran de los ministerios de Estado, que dijeran que era un escollo la posición del grupo sobre Catalunya y sus propuestas económicas - porque inquietan a la CEOE - y que el único escollo para llegar a un acuerdo integral era él mismo.

"Hoy tengo la sensación de que cuando usted propuso el gobierno de coalición, no lo hacía en serio. Un gobierno de coalición no se negocia en tres días. Lo que pienso ahora es que a usted le descolocó que yo me retirara y que en realidad no se creía el gobierno de coalición", consideró Iglesias. Y, para finalizar, sentenció: "Hay algo más importante que la ideología de un presidente: su palabra".

Más noticias en Política y Sociedad