Público
Público

Iglesias y Sánchez rompen el hielo en una cena cordial y distendida

Los dos líderes se encontraron en terreno "neutral" y charlaron sobre la necesidad de regenerar la democracia, sobre pactos territoriales, e incluso de baloncesto, una afición compartida.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Podemos, Pablo Iglesias. -EFE

PUBLICO/ EFE

MADRID.- Sus formaciones no han querido desvelar demasiados detalles acerca del primer encuentro entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Lo que sí ha trascendido es que la cena entre ambos líderes transcurrió en un ambiente "cordial", lo que ha servido para romper el hielo y la frialdad que ha marcado su relación en los últimos meses.

Los dos dirigentes han querido dejar claro en su cara a cara que las negociaciones autonómicas para constituir los gobiernos en comunidades y ayuntamientos corresponden a los dirigentes regionales de sus partidos. El proceso depende de ellos, no de nosotros, aunque estaremos ahí para facilitarlo”, ha afirmado Iglesias.


También hablaron de Europa y España, poniendo de relieve "las cosas en las que coinciden y las diferencias” y sobre todo la necesidad de regeneración democrática o la importancia de las políticas de derechos sociales.

El secretario general de Podemos ha desvelado algunos aspectos más lúdicos de la charla, que ha derivado hacia una afición compartida: el baloncesto. Ambos dirigentes son amantes de este deporte, y han intercambiado sus impresiones sobre las finales de la NBA que se celebrarán en los próximos días; así como sus recuerdos "de los partidos de la NBA y del Estudiantes en los
años 80".

Por esta misma razón, tras este primer encuentro prevén concertar una nueva reunión que sí será pública, pero que no tendrá lugar hasta después de que se
cierren los procesos regionales. 

Durante la semana pasada, tras las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo Sánchez e Iglesias conversaron telefónicamente durante un cuarto de hora, y el líder de Podemos llegó a afirmar que su partido ya ve indicios de un cambio de dirección en la línea del PSOE.

Iglesias le transmitió entonces las condiciones generales que su partido ha puesto sobre la mesa para llegar a cualquier tipo de acuerdo: tener "tolerancia cero con la corrupción" e impulsar "medidas de rescate ciudadano".

La entrevista de este miércoles tiene lugar en un momento de intensas negociaciones y búsqueda de acuerdos para la formación de ayuntamientos y comunidades autónomas, y después de un fin de semana en el que Pedro Sánchez advirtió en el Comité Federal de su partido que el PSOE no tiene que dar ningún giro, como le pide Pablo Iglesias, y como ya había solicitado en su conversación de la semana pasada.

Una advertencia a la que respondió el propio Iglesias el domingo, señalando que si el PSOE no da ese giro de 180 grados que le reclaman no habrá acuerdo con Podemos.

Este martes, Sánchez se reunió con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y anunció que en los próximos días lo hará con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien también mantuvo un almuerzo con Rivera este miércoles en el Palacio de la Moncloa.