Público
Público

Indemnizaciones diputados Solo cinco diputados renuncian a cobrar la indemnización por la disolución de las Cortes

Cobrarán lo correspondiente a 53 días del sueldo base que venían percibiendo -2.972,94 euros- más los complementos que pudieran recibir en función de sus responsabilidades en el Congreso, lo que supone casi dos meses de salario.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

Vista general del hemiciclo del Congreso de los Diputados. EFE/Fernando Villar

Un total de 216 diputados van a cobrar la denominada indemnización de transición, una paga única que se abona a los parlamentarios que dejaron de serlo por la disolución de las Cortes, previa solicitud expresa de la misma. Se trata del 97,73% de los 221 exdiputados que podían pedirlo, ya que solo cinco han renunciado a esa compensación.

Tras la disolución del Congreso solo continúan siendo diputados y cobrando como tales los 129 miembros titulares y suplentes de la Diputación Permanente, el único órgano que sigue activo en los periodos entre legislaturas.

Los 221 restantes, fueran o no candidatos a las elecciones generales, podían reclamar esta indemnización que corresponde al sueldo que los diputados cesantes habrían percibido durante los 53 días que median entre la disolución del Congreso -que tuvo lugar el 5 de marzo- y la jornada de reflexión de los comicios del 28 de abril.

Tres del PP y dos del PSOE

De ellos solo han renunciado cinco: los socialistas María Dolores Galovart Carrera y José Enrique Serrano, diputados por Pontevedra y Madrid, respectivamente, y del PP: Celso Delgado (Ourense), José Vicente Marí Bosó (Baleares) y Javier Ruano García (Mucia).

Entre los beneficiarios figuran la exministra Celia Villalobos

Los exdiputados que han pedido la indemnización cobrarán lo correspondiente a esos 53 días del sueldo base que venían percibiendo -2.972,94 euros- más los complementos que pudieran recibir en función de sus responsabilidades en el Congreso, lo que supone casi dos meses de salario.

Entre los beneficiarios figuran la exministra Celia Villalobos, el expresidente del ICO Ramón Aguirre, ambos del PP; el exportavoz socialista Antonio Hernando y el expresidente castellanomanchego José María Barreda; los dirigentes del PDeCAT Miriam Nogueras y Ferrán Bel; y el sindicalista agrario Diego Cañamero (Unidos Podemos).

Eso sí, la indemnización es incompatible con cualquier otro ingreso público o privado. Por ello, nueve de los 216 beneficiarios sólo van a percibir parte de la compensación porque en este periodo han encontrado otros ingresos.

Es el caso de Kissy Chandiramani, la primera diputada hindú de la Cámara que llegó en febrero para ocupar la plaza del PP por Ceuta y que únicamente percibirá el equivalente a siete días de sueldo; el socialista Salvador de la Encina, que sólo cobrará por 17 días porque tras dejar el escaño fue nombrado presidente de Puertos del Estado; la 'popular' Loreto Cascales (20 días); la socialista Pilar Lucio, que cobrará 24 días porque luego fue nombrada vocal del Consejo de Seguridad Nuclear; Carmen Valido (Podemos) y Soraya Rodríguez (Cs), que recibirán el equivalente a 26 días; del PP, Pilar Cortés (29 días) y Valentín Piriz (37 días); y el socialista Javier Lasarte (51 días).

En el Senado también pudieron pedir la indemnización de transición y en su caso solo nueve de los 194 senadores que perdieron su condición de parlamentario renunciaron a cobrar los 8.822,52 euros fijados en la Cámara Alta. Entre los que la cobrarán figuran políticos de todos los grupos, y también el hasta ahora único parlamentarios nacional de Vox, Francisco José Alcaraz.

Pueden pedir la indemnización por cese

Al margen de esta prestación por el parón electoral, los diputados que no repitan en el escaño en la nueva legislatura y que no perciban ningún otro sueldo público pueden pedir una indemnización por cese, siempre que hayan estado en el Parlamento un mínimo de dos años.

Ese 'paro' será el equivalente a una mensualidad de la asignación constitucional, fijada actualmente en 2.972,94 euros, por cada año de mandato y con un máximo de 24 meses. Esta prestación no se abonará de golpe, sino mes a mes para dar tiempo a ajustes y poder cesar el abono si hay un cambio en la situación laboral del exparlamentario.

Más noticias en Política y Sociedad