Público
Público
Únete a nosotros

El independentismo recupera la mayoría en el Parlament tras la renuncia de Sànchez, Rull y Turull a sus escaños

Se romperá el empate que había en la Cámara de 65 diputados entre el bloque independentista y el no independentista.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Imagen de archivo de una sesión en el Parlament. - EUROPA PRESS

El independentismo recuperará la mayoría absoluta en el Parlament después de que los diputados de JxCat Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, en prisión preventiva, hayan formalizado este viernes su renuncia al escaño tras haber sido elegidos diputados del Congreso en las pasadas elecciones generales. 

El Parlament tiene 135 escaños, pero desde el verano del año pasado cinco de ellos no podían votar. Sànchez, Rull y Turull, al igual que el aún diputado Carles Puigdemont, no podían votar en el Parlament porque, a diferencia de ERC, JxCat no aceptó la fórmula negociada en la Cámara para que otro diputado asumiera las funciones y votara en nombre de sus presos. Tampoco puede votar desde hace meses, por distintas razones, Antoni Comín, quien como Puigdemont huyó Bélgica en octubre de 2017 y que sigue siendo diputado de ERC en el Parlament, a la vez que candidato de JxCat a las europeas.

Así, en la práctica, el Parlament se había quedado desde entonces con 130 parlamentarios con derecho a voto, produciéndose un empate a 65 entre el bloque independentista ─ERC (31), JxCat (30) y la CUP (4)─ y el no independentista ─Cs (36), PSC (17), comuns (8) y PP (4)─. Según el reglamento del Parlament, cuando las votaciones dan empate, tienen que repetirse y, si el empate no se deshace, las iniciativas se rechazan, lo que a la práctica suponía una situación de bloqueo para la Cámara.

La salida de los tres dirigentes de JxCat del Parlament comporta el ingreso de los siguientes en la lista: el conseller de Interior, Miquel Buch, Elena Fort y Josep Puig.
El lunes se producirá otro relevo en el grupo independentista porque renunciará al acta la exconsellera Laura Borràs, electa para el Congreso, y en su lugar entrará en el Parlament Glòria Freixa.

En la bancada de ERC en el Parlament también ha habido relevos a resultas de las elecciones generales: el también preso Oriol Junqueras ya ha dejado el acta de diputado autonómico para tener escaño en el Congreso, pero esta renuncia no altera la aritmética en la Cámara catalana porque sí podía votar, de forma delegada. Gerard Gómez del Moral, también elegido para la Cámara Baja el pasado 28 de abril, ha registrado igualmente este viernes su renuncia al escaño del Parlament. Les sustituirán la deportista Núria Picas, premiada recientemente con la Creu de Sant Jordi, y José Rodríguez.

Rull, Turull, Sànchez y Puigdemont se quedaron sin votar cuando el Tribunal Supremo les suspendió como diputados y JxCat y ERC se enzarzaron en un embrollo sobre cómo debían delegar el voto que abrió una crisis entre ambas formaciones. La marcha al Congreso de Rull, Turull y Sànchez desbloquea estos tres escaños, que se sumarán a los 65 del bloque independentista, que verá como sus números llegarán hasta la mayoría absoluta del Parlament, que está fijada precisamente en 68 escaños.

En estos casi 10 meses de un Parlament sin mayoría independentista, JxCat y ERC, los dos partidos que sustentan al Govern en la Cámara, han llegado a perder casi un centenar de votaciones y han tenido que retirar leyes del orden del día por temor a que fueran rechazadas. Recuperar la mayoría independentista no les garantiza del todo la estabilidad, ya que los 4 diputados de la CUP se han mostrado muy críticos con la labor del Govern en este mandato ─porque lo ven tibio en la defensa de la independencia y los derechos sociales─ y pueden seguir forzándole a que pierda votaciones.

Puigdemont y Comín seguirán sin poder votar, pero se da la circunstancia de que ambos se presentan a las elecciones europeas y, si logran el escaño y consiguen poder ejercerlo ─no está claro por sus problemas judiciales─ también está previsto que dejen el Parlament. Recientemente, Puigdemont ya anunció que su intención es dejar el acto de diputado en la Cámara catalana si es elegido eurodiputado después del 26 de mayo, pese a que ello conlleve no poder cumplir su promesa electoral clave: restituir el Govern anterior con él como presidente de la Generalitat, ya que para este cargo es imprescindible tener escaño en la Cámara.

Más noticias en Política y Sociedad