Público
Público

Los ingresos de Hazte Oír se desploman tras perder los beneficios que le otorgó el PP

Tras conseguir un repunte de socios gracias a sus campañas homófobas, la asociación ultraconservadora sufre una caída de cuotas y donaciones. También se ha quedado sin la “declaración de utilidad pública” que le otorgó el Gobierno de Rajoy.

Publicidad
Media: 4.36
Votos: 11

El presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, durante la última asamblea general de la asociación. / HAZTE OÍR

El ratón Mickey se ha ganado un nuevo e inesperado enemigo. El lobby ultracatólico Hazte Oír acaba de lanzar una cruzada contra Disneyland París por haber organizado un desfile en el Día del Orgullo LGTBI de este año. Pocos días después de conocerse ese acto, el grupo ha lanzado una campaña de envío de cartas -coordinada a través de la plataforma CitizenGo- al conocido parque de atracciones de la capital francesa.

Hoy le toca a Mickey, pero ayer fue José Luis Rodríguez Zapatero y su supuesta “colaboración con ETA”, o también un tebeo de DC Comics que, según Hazte Oír, ridiculizaba a Jesucristo. Ideas para campañas nunca faltan. Tampoco enemigos. Lo que sí escasea, según confirman sus cuentas internas, es el dinero. Tras el boom del autobús naranja que recorrió varias ciudades de España con mensajes contra las personas transexuales, ahora empiezan a caer los ingresos económicos.

En 2018, el lobby ultra logró ingresar a sus cuentas 1.948.128,77 euros. Supone una caída respecto a 2017 –el año que estuvo marcado por su polémico autobús-, en el que obtuvo 2.450.407,33 euros, lo que supone un 20% menos. La principal caída fue en materia de donativos: si en 2017 recibió 913.640 euros, en 2018 bajó hasta los 515.754 euros. En términos porcentuales, supone una caída del 43,5%.

También ha habido una caída tanto en el número de socios –que bajan de 6.829 a 6.547 en un año-, como de ingresos en concepto de cuotas: 1.534.552 euros en 2017 frente a 1.419.357 euros en 2018. Solo crece el dinero ingresado bajo el epígrafe “eventos y otros”: 13.016 euros en 2018 frente a los 2.214 euros del año anterior.

Estos números pueden empeorar a lo largo de 2019. Tal como había anunciado varios meses antes, el Gobierno de Pedro Sánchez confirmó en febrero pasado la retirada de la declaración de utilidad pública que Hazte Oír disfrutaba desde 2013, gracias al entonces Ejecutivo del PP. Dicha declaración le permitía disfrutar de una serie de beneficios fiscales que ahora ya no podrán ser ofrecidos a sus potenciales socios o donantes.

En las alegaciones presentadas en septiembre pasado para tratar de evitar que le retiraran la utilidad pública, esta asociación reconoció que en marzo de 2017, coincidiendo con la polémica por el bus naranja, había recibido 5.057 donaciones que sumaban, en total, 189 mil euros. En ese mismo documento, indicaban que entre enero y agosto de 2018 habían recibido el apoyo de 3.434 donantes, aunque no especificaban cuánto dinero había aportado cada uno de ellos.

En ese contexto de caída de ingresos, el lobby ha optado por reducir los gastos, sobre todo en materia de campañas. Las cifras son claras: si en 2017, con el autobús recorriendo España, gastaron en total 2.607.249 euros, el año pasado bajaron hasta 1.644.169 euros. Las cuentas de la asociación arrojan así un saldo negativo de -22.943 euros. La cifra es, en cualquier caso, notoriamente inferior a la de 2017, cuando hubo un resultado negativo de -156.842 euros.

Nuevas incorporaciones

El balance fue aprobado por la última asamblea general de Hazte Oír, celebrada el pasado viernes 14. Allí se confirmó que el abogado Ignacio Arsuaga seguirá al frente de la entidad, al tiempo que se incorpora Lola Velarde, vicepresidenta del Instituto de Política Familiar e integrante del patronato de la Fundación Valores y Sociedad que dirige el ex ministro de Interior y dirigente del PP Jaime Mayor Oreja. También se suman el creativo Francisco Segarra, el empresario Agustín Rosety y el “consultor provida” Carlos Polo.

Según adelantó Arsuaga, desde la nueva Junta Directiva seguirán combatiendo "a los que acaban con la vida de los inocentes mediante el aborto y la eutanasia" y a quienes "adoctrinan a nuestros hijos con la ideología de género". Tampoco se salvarán "los que quieren romper España" y quienes "ofenden los sentimientos religiosos de miles de ciudadanos". 

Más noticias en Política y Sociedad