Público
Público

Inicio de la legislatura Así fueron las seis horas de 'libertad' en el Congreso de los diputados presos 

Junqueras, Sànchez, Turull y Rull llegaron a las 8.30 horas de la mañana al Congreso y se fueron pasadas las 14.30 horas. Desayunaron, hablaron con ministros y diputados, acataron la Constitución a su manera, tuvieron tiempo para tomarse un tentempié y hasta pudieron despedirse de su familia tras contar con la autorización de Meritxell Batet.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

A la izquierda, Oriol Junqueras vota en la sesión constitutiva de las nuevas Cortes Generales. (J.J. GUILLÉN)

Los diputados presos por el llamado procés, Oriol Junqueras, de Esquerra Republicana (ERC), Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, aprovecharon las casi seis horas de libertad que disfrutaron el Salón de Plenos del Congreso para establecer contactos con el presidente en funciones, Pedro Sánchez, y con varios de sus ministros, así como con diversos diputados. Incluso tuvieron tiempo para ver a  sus familiares, de los que se pudieron despedir.

Junqueras, Sànchez, Turull y Rull llegaron a las dependencias del Congreso a las 08.30 horas procedentes de la prisión de Soto del Real (Madrid), donde se encuentran en prisión preventiva por su implicación en el referéndum independentista del 1 de octubre de 2017, y pasadas las diez de la mañana entraron en el hemiciclo para asistir a la sesión constitutiva del nuevo Congreso surgido de las elecciones generales del pasado 28 de abril. Enseguida todas las miradas y los focos se centraron en ellos y en todos y cada de sus movimientos.

A su entrada, los diputados de ERC y Junts les recibieron entre aplausos y en el recorrido hacia el escaño que sus grupos parlamentarios les habían reservado Junqueras saludó con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, uno de los políticos que le ha visitado en las cárcel en los últimos tiempos.

Durante la primera parte de la sesión constitutiva, en la que la Mesa del Edad procedía a leer los nombres de los parlamentarios electos, unos y otros estuvieron hablando inicialmente con sus compañeros pero, posteriormente, fue incesante el goteo de diputados que se acercaron a sus posiciones para saludarles y charlar con ellos.

Entre ellos se pudo ver al portavoz del PNV, Aitor Esteban, y varios representantes de este partido, así como a los diputados de EH Bildu y a diversos parlamentarios de Unidas Podemos, entre ellos el propio Iglesias. En concreto, Junqueras pasó mucho tiempo departiendo con los diputados de EH Bildu, partido con el que concurre a las elecciones europeas de este domingo bajo la denominación Ahora Repúblicas y de la que él es su cabeza de lista.

Con la primera de las votaciones, la de la Presidencia del Congreso, llegó el saludo de Junqueras al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Fue un saludo frío, muy frío. Parecido al que minutos más tarde tuvo el presidente con el líder de ANC y ahora diputado de Junts Jordi Sànchez, con el que coincidió en la cola para depositar su voto en urna.

Poco después de que la socialista catalana Meritxell Batet fuera proclamada presidenta de la Cámara, Junqueras, junto a Rufián, se acercó a felicitarla pero por el camino tuvo la oportunidad de hablar brevemente con el jefe del Ejecutivo. Sánchez le preguntó cómo se encontraba y Junqueras les respondió con un "tenemos que hablar". No hubo más intercambio de palabras entre ellos, mientras que el líder de Vox, Santiago Abascal, que ocupaba el escaño de detrás, les daba la espalda esforzándose por marcar distancias.

Además de con el presidente del Gobierno, Junqueras también aprovechó la ocasión para hablar con varios ministros, entre ellos los de Exteriores, Josep Borrell; de Fomento, José Luis Ábalos; de Justicia, Dolores Delgado; de Educación, Isabel Celáa; y de Empleo, Magdalena Valerio. El diputado de Junts Josep Rull tampoco desaprovechó la ocasión de hablar con Borrell y Delgado.

Desayuno

Durante las más de cuatro horas y media que duró la sesión constitutiva los diputados presos se movieron libremente por el hemiciclo, subiendo y bajando las escaleras para hablar con unos y con otros, siendo Junqueras el más activo de los cuatro. Incluso acudieron a la cafetería que hay dentro del Salón de Plenos a tomar un tentempié.

Y tampoco dejaron de utilizar móviles de sus compañeros. No fueron pocas las ocasiones en las que se les vio a los cuatro contestando mensajes e incluso hablando por teléfono con el exterior.

El Tribunal Supremo había autorizado la presencia de los presos diputados en la sesión constitutiva remarcando que no podían mantener reuniones de trabajo ni contactar con medios de comunicación.

Uno de los momentos más esperados fue la ceremonia de acatamiento de la Constitución. Los cuatro utilizaron una fórmula singular para prometer la Carta Magna: mientras que los diputados de Junts per Catalunya lo hicieron por imperativo legal "con lealtad" al mandato del referéndum del 1 de octubre de 2017, Junqueras lo hizo "desde el compromiso republicano, como preso político y por imperativo legal". Apenas se les pudo oír porque los diputados de Vox y algunos del PP se dedicaron a patalear para acallarlos. Luego publicó el vídeo en su perfil de Twitter.

Los cuatro presos fueron de los últimos diputados en abandonar el hemiciclo, donde entraron varios efectivos de la Policía que custodia el Congreso al término de la sesión constitutiva para escoltarles hasta su salida del Palacio de la Carrera de San Jerónimo.

Su destino: la cárcel de Soto del Real. Pero antes de regresar allí los diputados presos se pudieron despedir en la distancia del presidente del Parlament, Roger Torrent, y del vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, que se encontraban en la tribuna de invitados, donde también se encontraban sus familiares. En concreto, se vio a las mujeres de Sànchez, Rull y Turull, así como familiares de Junqueras y de Dolors Bassa.

Y antes de irse, se pudieron despedir en persona de los familiares puesto que tanto ERC y Junts pidieron a la ya presidenta de la Cámara Baja y a los miembros de Unidas Podemos en la Mesa, Gloria Elizo y Gerardo Pisarello, si lo podían hacer y Batet les dio el visto bueno, según comentaron a los periodistas las propias familias y la diputada de Junts Miriam Nogueras.

Más noticias en Política y Sociedad