Público
Público

Interior justifica la medalla a un torturador marroquí por su "lucha contra el yihadismo"

El alto mando policial Abdellatif Hamouchi, condecorado por el Gobierno con la medalla al mérito policial, está buscado en Francia por denuncias de tortura. En respuesta parlamentaria a Amaiur, el Gobierno lo omite y elogia la coordinación con Marruecos en la lucha contra el terrorismo.

Publicidad
Media: 3.89
Votos: 9

Abdellatif Hamouchi recibe de manos del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, la Cruz honorífica al Mérito Policial con distintivo rojo. -EFE

"La distinción impuesta a los altos mandos de la Policía marroquí se hizo en reconocimiento al alto grado de colaboración que la Policía del Reino de Marruecos viene ejerciendo con el Cuerpo Nacional de Policía en la lucha contra el terrorismo yihadista". Así justifica el Gobierno la condecoración con la Cruz honorífica al Mérito Policial con distintivo rojo que recibió el pasado octubre Abdellatif Hamouchi, director general del Servicio de Vigilancia del Territorio de Marruecos.

En respuesta a la pregunta parlamentaria formulada por el diputado de Amaiur Jon Iñarritu, Interior se deshace en elogios hacia la colaboración entre España y el reino alauí en materia de lucha contra el terrorismo. Sin embargo, no da respuesta a las otras cuatro preguntas del diputado, que hacen mención a las acusaciones y denuncias de tortura que recaen sobre el condecorado.

Hamouchi está buscado por la justicia francesa por una denuncia de graves torturas, según han publicado diferentes medios de comunicación galos. De hecho, el pasado 20 de febrero, la policía judicial gala se personó en la residencia del embajador marroquí en Francia, donde se encontraba policía marroquí en visita de trabajo. Las órdenes de los funcionarios franceses eran llevar a Hamouchi a prestar declaración ante el tribunal por su participación en varios presuntos actos de tortura a ciudadanos con pasaporte francés. El funcionario alauí se negó a comparecer y, a continuación, salió de territorio francés.

El episodio desató una crisis internacional entre la excolonia francesa y el Gobierno de François Hollande, dando lugar a la suspensión de la cooperación judicial con Francia por parte de Marruecos.

En su pregunta, Iñarritu, pedía explicaciones al Ejecutivo español sobre las razones que motivaron la condecoración,sobre si el Gobierno era consciente de la acusación de torturas que recae sobre el funcionario marroquí y sobre si el Gobierno valoraba retirarle la medalla. El Gobierno sólo ha respondido a la primera cuestión, al tiempo que ha aprovechado para elogiar la relación bilateral con Marruecos, poner en valor las cinco operaciones conjuntas que se han realizado en 2014, en las que se detuvieron a 40 supuestos yihadistas o cabecillas de células que enviaban combatientes a Siria e Irak.

Más noticias en Política y Sociedad