Público
Público

INVESTIDURA La CUP mantiene su abstención y pide seguir negociando pese a que se cambie de candidato

Esta decisión de los 'cupaires' aboca a que Carles Puigdemont y Antoni Comín renuncien a sus actas de diputados para sacar adelante la investidura de un candidato o que la Mesa del Parlament permita a estos delegar sus votos

Carles Riera, portavoz de la CUP en el Parlament, en rueda de prensa junto al resto de diputados del partido. Europa Press

público / efe

La CUP mantiene su posicionamiento ante una posible investidura de un candidato independentista, después de que Jordi Sànchez haya anunciado su renuncia a ser candidato y diputado. 

El diputado de la CUP Carles Riera ha afirmado hoy que su formación "no tiene prisa" para que se celebre el debate de investidura y que desea seguir negociando el plan de Govern, puesto que si no hay una mejora mantendrá las cuatro abstenciones, al margen de que haya un cambio de candidato.

Con esto, los 'cupaires' certifican que lo que es determinante es "el contenido del programa de gobierno" mas allá de quién sea el candidato, ya sea Jordi Sànchez, Jordi Turull o cualqiuer otra candidatura que se ponga sobre la mesa. 

Esta situación deja dos opciones a los dos partidos independentistas mayoritarios: la renuncia de Puigdemont y Comín de sus escaños para conseguir 66 votos efectivos de JxCAT y ERC a favor del candidato que se presente (uno más que la suma de Ciudadanos, PSC, Catalunya en Comú y PP) para que pueda ser investido en una segunda ronda por mayoría simple, o que la mesa del Parlament permita a Puigdemont y Comín que deleguen su voto. 

Carles Riera se ha mostrado favorable a esta segunda opción y opina que la primera sería "una muy mala solución". Así, la CUP ha registrado una petición a la Mesa del Parlament para que decida cuál sera su posición y, si esta es favorable a la delegación del voto, el partido podría replantearse el criterio sobre sus votos en la sesión de investidura puesto que esta situación sería un "elemento político nuevo importante como para que la CUP lo tenga que analizar” y convocar a su militancia, ha afirmado Riera.

En todo caso, la CUP sigue apostando por el programa más que por el candidato que pueda proponerse y, en consecuencia, opina que la posibilidad sugerida por JxCat de prever una moción de confianza a la mitad de legislatura "no es suficiente" como para hacer variar su criterio, ya que les gustaría poder tener la confianza ahora y no dentro de algunos meses.

A la espera del anuncio de mañana al mediodía de  Roger Torrent, presidente del Parlament, las dos formaciones independentistas mayoritarias barajan convocar la sesión de investidura para esta Semana Santa.