Público
Público

investidura fallida Junts se abstendrá este viernes y la investidura de Aragonès fracasará en primera vuelta

La CUP sí había avalado el preacuerdo para investir a Aragonès como presidente de la Generalitat. 

El Vicepresidente del Govern catalán, Pere Aragonès, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs, participan en la conferencia “Un gobierno para hacer, un gobierno para ser” este martes en Barcelona.
El Vicepresidente del Govern catalán, Pere Aragonès, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs, participan en la conferencia “Un gobierno para hacer, un gobierno para ser” este martes en Barcelona. Enric Fontcuberta / EFE

La Ejecutiva de Junts ha aprobado que sus 32 diputados en el Parlament se abstengan en la votación del pleno de investidura del candidato de ERC, Pere Aragonès, que se celebrará este viernes, por lo que no será elegido presidente de la Generalitat en primera vuelta.

Así lo han explicado fuentes de la formación, después de la reunión de la dirección del partido este jueves por la tarde para decidir el sentido del voto del grupo parlamentario, encuentro que ha tenido lugar tras que la CUP haya avalado el preacuerdo con ERC para investir a Aragonès como presidente de la Generalitat.

Si no hay ningún cambio de última hora, Aragonès solo contará con el apoyo de ERC y la CUP, que suman 42 escaños, pero necesitaría los votos de Junts para ser investido en primer vuelta, de manera que se deberá someter a una segunda vuelta, en la que necesitará tener más votos a favor que en contra.

De esta manera, deberá someterse a una segunda vuelta en la que le bastará con mayoría simple para ser investido, es decir, obtener más votos a favor que en contra, pero que tampoco saldrá adelante si no logra un acuerdo con Junts en los próximos días.

Según la Ley de Presidencia y el reglamento del Parlament, la segunda vuelta debe celebrarse dos días después de la primera votación fallida, lo que situaría el segundo pleno en el domingo 28, pero la presidenta de la Cámara, Laura Borràs, estudia celebrarlo el martes 30 al entender que deben ser dos días hábiles, aunque en otras legislaturas ha habido plenos de investidura en fin de semana.

Negociación sin éxito

Tras la ronda de consultas con los grupos parlamentarios, Borràs propuso el miércoles a Aragonès como candidato a la investidura, pese a no tener los votos necesarios para garantizar su elección.

Uno de los principales escollos para llegar a este acuerdo está qué papel debe tener el Consell per la República: Junts quiere que este órgano, presidido por Carles Puigdemont, tenga más peso y sea el espacio de coordinación de la estrategia independentista, pero ERC lo rechaza, aunque en los últimos días se ha abierto a reformularlo para integrar a los principales actores del independentismo (ERC, Junts, la CUP, ANC y Òmnium) y que todas las partes se sientan "cómodas".

Acuerdo con la CUP

Con quien sí ha logrado pactar ERC es con la CUP, a quien los republicanos priorizaron desde el primer momento en las negociaciones por delante de Junts: ERC decidió reunirse con los 'cupaires' antes de que con Junts, lo que cambiaba la dinámica de que el socio prioritario era siempre la formación de Carles Puigdemont, y la negociación ha avanzado más rápido con ellos.

El acuerdo alcanzado entre ambos partidos da dos años de margen a la mesa de diálogo, sitúa el 2023 para evaluar si está funcionando o si el independentismo debe apostar por un nuevo "embate" con el Estado, que preferentemente sería un referéndum, y aboga por crear una mesa de coordinación estratégica independentista, en la que el Consell per la República quedaría subordinado.

Además, incluye cuestiones programáticas, como la creación de una banca pública, una energética pública, un plan piloto sobre una renta básica universal, profundizar la regulación sobre el alquiler y suspender el uso de proyectiles de foam de los Mossos d'Esquadra hasta que se publiquen sus protocolos, entre otras cuestiones.

Voto de Lluís Puig

Una de las incógnitas del pleno es si el diputado de Junts Lluís Puig, que reside en Bélgica, podrá votar, ya que ha pedido delegar su voto y la presidenta de la Cámara, Laura Borràs, lo ha admitido sin haber celebrado una Mesa, lo que ha motivado que el PSC haya presentado una petición de reconsideración.

Por eso, antes del pleno se reunirá la Mesa y la Junta de Portavoces para decidir sobre esta reconsideración y se dará la situación que el secretario cuarto del órgano, Ruben Wagensberg (ERC), se ausentará y seguirá la sesión telemáticamente al estar confinado, mientras que el secretario tercero, Pau Juvillà (CUP), ya podrá asistir presencialmente tras haber estado aislado hasta este jueves.

Más noticias de Política y Sociedad