Público
Público

Investidura Incertidumbre política y hastío social: España se enfrenta a un otoño caliente

La previsible repetición de elecciones, la desaceleración de la economía y la salida del Reino Unido de la UE complican el último trimestre del año. Distintos expertos advierten sobre un “cocktail explosivo”.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 8

El presidente en funciones, Pedro Sánchez. EFE

Son apenas diez palabras, pero dicen mucho más. “No se piensa en el verano cuando cae la nieve”, escribió el artista italiano Franco Simone cuando compuso Paisaje, una canción que luego sería interpretada por artistas del otro lado del Océano.

España está a punto de abandonar el verano y se adentra en temporadas de hojas caídas, lluvias y nevadas. Según constatan distintos expertos, el clima nunca se pareció tanto a la política.

“Un consejo: no hagan planes para el 10 de noviembre”, decían esta misma semana en una de las mesas de debate de ETB, la Televisión Pública Vasca. En ese preciso instante, representantes de la dirección del PNV estaban reunidos en Ferraz con Pedro Sánchez para tratar de saber, precisamente, qué va a pasar el segundo domingo de noviembre. Andoni Ortuzar y Aitor Esteban, experimentados políticos vascos, salieron casi como entraron: las dudas sobre qué hará Sánchez siguen siendo las mismas. Llámale España. Llámale incertidumbre.

Urnas a la vista

“Estamos sumidos en el día del relato de la marmota”, dice la socióloga e investigadora Laura Bejarano. Subraya precisamente lo de “relato”, porque cree que ahí está la madre de todas las batallas: “hay actores (políticos) perdiendo el tiempo, viendo a ver quién gana esta disputa del relato que solo llega a un electorado sofisticado”. No en vano, advierte que la imposibilidad de formar gobierno “va a provocar hastío y desafección política y electoral”.

En esa misma línea, la politóloga catalana María Corrales advierte que ir nuevamente a elecciones supone “un riesgo para los partidos progresistas”. “Nos encontraremos que Vox ya no es el chivo expiatorio que movilizó al bando progresista en las elecciones de abril pasado”, advierte.

Para Guillermo Fernández Vázquez, sociólogo e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), España enfrenta un panorama “enrevesado e incierto”. En particular, destaca el “nivel de indignación” que provocarían unas nuevas elecciones, en las cuales “las posibilidades de una movilización de la izquierda son muy escasas”. “Los resultados del 28 de abril estuvieron marcados por una movilización sincera de muchos votantes de esa ‘izquierda sociológica’ contra la amenaza de Vox. Eso no se volverá a producir”, subraya.

Sin Presupuestos

La ausencia de gobierno no solo significa proximidad de urnas, sino también falta de Presupuestos. Y eso, a su vez, agrava el panorama financiero de las comunidades autónomas: según datos del ministerio de Hacienda citados por ElEconomista.es, el déficit autonómico ronda ya los 4.321 millones de euros.

“La tensión territorial podría aumentar”, alerta Fernández, quien remarca que España continúa a día de hoy “con los mismos Presupuestos de Rajoy”. En otras palabras, “el gobierno no puede dar a las comunidades autónomas el dinero que se les debe de la última liquidación”, explica Corrales. En esa línea, la politóloga destaca que “eso está provocando recortes en los bolsillos de la ciudadanía”, al tiempo que advierte que “recortar en las comunidades autónomas”, debido al tipo de competencias que tienen bajo su órbita, “significa recortar en el estado de bienestar”.

Sentencia catalana

Hay un territorio donde todo eso cobra aún más dramatismo: Catalunya. El Govern de Quim Torra está a la espera de lo que ocurra con la sentencia del procés, que previsiblemente se hará pública en octubre. Corrales prevé una movilización del independentismo “que seguramente beneficiará a ERC”, aunque subraya que la duda girará en torno a “cuál va a ser la reacción del Govern y de la ciudadanía catalana”.

En el marco de ese endiablado escenario político, ahí entra precisamente en juego la situación a nivel estatal: Corrales destaca en tal sentido que “dependiendo cuál sea la reacción” que se registre en Catalunya, a nivel nacional “la derecha puede tener la excusa o el hito” a utilizar de cara a unas nuevas elecciones generales.

“Si la situación catalana está muy caldeada, eso siempre repercute en España”, señala por su parte Fernández, quien precisamente cree que “el debate público” en el ámbito del Estado “estaría muy condicionado por la cuestión nacional y por los discursos nacionales españoles”, algo que a su juicio “no favorecería al PSOE”.

Desaceleración

Hay otro ingrediente para la tormenta perfecta. Según distintos indicadores, España está a las puertas de una desaceleración económica. Hay signos de debilitamiento en distintos sectores de la economía, lo que augura unos meses difíciles. “Los últimos datos del paro ya certifican que podemos estar ante cierto estancamiento”, apunta Corrales.

"En España sigue funcionando el mantra de que la derecha gestiona mejor la economía"

Ese escenario también podría influir en una nueva cita con las urnas. “Cuando la gente tiene miedo por el bolsillo, en España sigue funcionando el mantra de que la derecha gestiona mejor la economía”, subraya el investigador de la UCM Guillermo Fernández. Del mismo modo, este sociólogo sostiene que en caso de que finalmente Sánchez consiguiese sacar adelante su investidura, “esa desaceleración también influiría en las medidas que tomaría su Ejecutivo en los próximos meses”.

Brexit y después

Las cosas no mejoran cuando se mira hacia el contexto europeo: el Brexit, hoy más que nunca, es un gigantesco factor de inestabilidad. “Pura incertidumbre”, resume la socióloga Laura Bejarano al referirse al panorama que a esta altura ofrece Londres.

De momento, en España será un Gobierno en funciones el que tendrá que enfrentarse a los efectos de un Brexit sin acuerdo. Sánchez presidió esta semana una reunión extraordinaria de ministros y asegura que habrá un puntilloso seguimiento de la situación.

“La inestabilidad no es una cosa particular de España, tal como estamos viendo en el Reino Unido e Italia”, afirma Corrales. En tal sentido, la politóloga remarca que el bloqueo es ya la “tónica general” de nuestros días. Pero no solo eso: también es un “cocktail explosivo que no sabemos cómo acabará”. Bienvenidos al otoño caliente.

Más noticias en Política y Sociedad