Público
Público

Comunidad de Madrid La investidura sin candidato pone el reloj en marcha: Madrid, al borde de otras elecciones

Tras haberse constatado que ninguno de los aspirantes que se han postulado, Ángel Gabilondo (PSOE) e Isabel Díaz Ayuso (PP), reúne los apoyos necesarios, la Asamblea de Madrid celebra este miércoles, por primera vez, un pleno de investidura sin candidato.

Rocío Monasterio, de Vox, interviene en la Asamblea de Madrid. (MARISCAL | EFE)

agencias

El pleno de investidura de la Asamblea de Madrid ha finalizado este miércoles sin ningún candidato, como estaba previsto, por lo que desde este miércoles empieza a contar el plazo de dos meses para convocar nuevas elecciones autonómicas si de aquí al 10 de septiembre no hay ningún aspirante que reúna los apoyos suficientes. ​

Así lo ha recordado al término del pleno el presidente de la Asamblea de Madrid, Juan Trinidad, tras quedar "constatado que ningún candidato ha obtenido la confianza" de la Cámara. 

Si finalmente no hay acuerdo, las elecciones en la Comunidad de Madrid se celebrarían el 10 de noviembre. En ese caso coincidirían unas hipotéticas elecciones generales, si finalmente fracasará la investidura de Pedro Sánchez.

Cada uno de los portavoces de los grupos parlamentarios ha intervenido por espacio de diez minutos en orden de mayor a menor. La primera en abrir el fuego ha sido la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Isa Serra, ha centrado la mayor parte de su discurso en atacar a Ciudadanos, al que ha acusado de "mendigar votos a la ultraderecha" y ha tildado el pleno de investidura sin candidato de este miércoles de una "infamia, una indignidad y un descrédito" para las instituciones públicas.

"Deberíamos estar hablando de cómo reducir las listas de espera o cómo acabar con la segregación escolar", ha lamentado Serra, para resumir que hoy se debería estar debatiendo sobre cómo "avanzar hacia una región más justa e igualitaria en la que todos los madrileños vengan de donde vengan tengan los mismos derechos".

Si finalmente no hay acuerdo, las elecciones en la Comunidad de Madrid se celebrarían el 10 de noviembre

Luego ha sido el turno de Rocío Monasterio, portavoz de Vox. Monasterio ha afeado a PP y Ciudadanos que quieran darle "una bofetada" a sus votantes pidiéndoles que "asientan religiosamente todas sus propuestas" y ha vuelto a emplazar al portavoz de la formación naranja, Ignacio Aguado, que se sienten juntos a negociar.

"En Vox tenemos un mandato de nuestros votantes: que su voz se escuche en las instituciones. Para que su voluntad sea representada no pueden pedirles un cheque en blanco. En eso no consiste un pacto", ha remarcado Monasterio. 

Íñigo Errejón, portavoz de Más Madrid, también ha criticado a Ciudadanos por negociar con Vox y con el PP, que –ha recordado– lleva 24 años gobernando en Madrid. "Ciudadanos ha elegido el camino del continuismo del PP con Vox de pasajero y ahora"la única discusión que tienen es si el pasajero tiene derecho a sentarse en el coche o lo quieren llevar en el maletero escondido".

Ignacio Aguado, el representante de Ciudadanos (Cs) ha sido el más agresivo en su discurso. Se le ha visto tenso y nervioso. Ha dedicado la mayor parte de su intervención a atacar a la izquierda, especialmente a Podemos y Más Madrid. Aguado ha reiterado en varias ocasiones que no apoyará un gobierno del PSOE, entre otras cosas, porque se apoya en el partido de Íñigo Errejón, "que dice que hay que llevar a Lenin más en la cabeza y menos en las camisetas" o en Isa Serra, que "en su juventud atacó cajeros automáticos".

Aguado también ha pedido a Vox que rectifique y apoye el acuerdo firmado entre Cs y PP. "Volver a convocar elecciones es una irresponsabilidad y podría hasta gobernar Errejón y Gabilondo", ha destacado Aguado, que espera que tomen nota y que el próximo pleno no sea para que haya unas segundas elecciones. 

Isabel Díaz Ayuso, del PP, ha asegurado que lo ha intentado "todo" con Ciudadanos y Vox para alcanzar un acuerdo pero que nada es posible si ambas formaciones no se ponen de acuerdo. "Madrid está en peligro, estamos ante un reto decisivo", ha alertado. En ese sentido, Ayuso ha insistido en su oferta de una mesa a tres con Ciudadanos y Vox que se reúna a partir de mañana para tratar de forjar un acuerdo que permita desbloquear su investidura. Pero esa posibilidad ha sido rechazada por Aguado.

"Madrid pararse por una foto, una rueda de prensa o dos gestos desairados que solo responden a intereses partidistas ni tampoco ser moneda de cambio de ninguna negociación que nada tiene que ver con los intereses de España", ha dicho Ayuso, que ha recordado que el pasado 26 de mayo madrileños dijeron "no" al bloque de la izquierda, que "empobrece la economía y menoscaba la iniciativa individual".

El último en intervenir ha sido Ángel Gabilondo. "Ni he renunciado ni renuncio a mi derecho de ser propuesto como candidato", ha afirmado el portavoz del PSOE. Gabilondo ha sido contundente: "Había y hay candidato, lo que ha faltado es que el presidente lo haya propuesto".

En este sentido, Gabilondo ha reivindicado sus más de 880.000 votos, 37 diputados y 64 apoyos parlamentarios para haber podido presentar su programa de gobierno al Pleno en calidad de candidato. "Por el contrario, más bien parece prepararse únicamente la llegada, el advenimiento, a quien representa la continuidad de estos años y de estas políticas que tanto tienen que ver con la gestión ineficiente ante la necesidad de las reformas", ha criticado el socialista.

Trinidad convocó ayer por la mañana una segunda ronda de contactos con los grupos parlamentarios para comprobar que ni Díaz Ayuso ni Gabilondo están en disposición de que su pretensión prospere.

Gabilondo contaría con los votos a favor de PSOE (37), Más Madrid (20) y Unidas Podemos (7), 64 en total, pero también con el rechazo de PP (30), Ciudadanos (26) y Vox (12), que suman 68.

Díaz Ayuso, por su parte, sólo tiene asegurados los 56 votos a favor del PP y Ciudadanos, que ya han firmado un pacto de Gobierno en coalición.

Más noticias de Política y Sociedad