Público
Público

Investidura de Pedro Sánchez El bloqueo político abre un debate interno sobre el papel del PP en la investidura

Voces dentro del partido plantean que una abstención que facilite el Gobierno de Sánchez podría terminar reforzando a Casado, pero desde la dirección rechazan esta posibilidad: “Votaremos en contra”.

Publicidad
Media: 2.73
Votos: 11

Pablo Casado y Pedro Sánchez durante una reunión en La Moncloa / EFE

El bloqueo en la investidura de Pedro Sánchez ha resucitado algunas de las ecuaciones políticas que se descartaron tras las elecciones generales del 28 de abril. Aunque los comicios dieron como resultado una mayoría de izquierdas en el Parlamento frente a las derechas, el difícil progreso de las negociaciones entre las principales formaciones progresistas, el PSOE y Unidas Podemos, ha recuperado el debate en el seno de las formaciones que, a priori, quedaban fuera de cualquier suma para un Gobierno.

El caso más claro es el de Ciudadanos, que en los últimos días ha visto dimisiones de miembros importantes del partido, como Toni Roldán, que han provocado un cisma entre los partidarios de facilitar un Ejecutivo del PSOE y aquellos, entre ellos Albert Rivera, que rechazan de lleno esta posibilidad. Pero este debate no alcanza solo a una formación en la derecha; también en el PP se ha abierto una reflexión en este sentido, aunque, de momento, no se ha concretado en una propuesta formal, pública y notoria, como en el caso de los dirigentes de Cs.

Voces en el seno del partido plantean que una abstención que facilite un Gobierno socialista podría acabar reforzando a Pablo Casado. Esto es así, reflexionan, porque daría como resultado un Gobierno de Sánchez en solitario, sin la existencia de una coalición de izquierdas con Unidas Podemos y, por lo tanto, con una situación de mayor debilidad parlamentaria ante la oposición. El presidente estaría ante una suerte de “pinza política” y tendría que lidiar con la oposición desde la derecha, la oposición desde la izquierda y la que deriva del conflicto territorial en Catalunya, con los partidos independentistas a la cabeza.

En este contexto, Casado podría tener más “margen” para reforzar su posición durante la legislatura ante un Sánchez que se arriesga a sufrir un rápido desgaste. De hecho, desde el PP ya revelaron que en la última reunión entre el líder conservador y el socialista, Sánchez le sugirió de nuevo la posibilidad de gobernar con una abstención del PP, algo que Casado habría rechazado. Tras esta reunión, Iglesias denunció que el PSOE estaba buscando la abstención de las derechas, pero los de Sánchez lo negaron.

El de la “pinza” no es el único argumento para sugerir una abstención. Algunos miembros del partido también se plantean facilitar un Ejecutivo socialista, pero no para desgastar a Sánchez (o al menos situar esto como principal objetivo), sino para realizar algunas de las políticas que defienden los conservadores a través de grandes acuerdos de Estado. En este sentido, algunas fuentes plantean la posibilidad de abstenerse, siempre que Sánchez “asuma que tiene que ser en el contexto de acuerdos de Estado que aborden una posición común en asuntos como Catalunya”, donde el PP defiende la aplicación del 155.

"El PSOE tiene mucho que explorar" antes de llegar al PP

Sin embargo, estas mismas fuentes precisan que antes de llegar al escenario de una hipotética abstención del PP a través de acuerdos, “el PSOE tiene mucho que explorar”. En este sentido, recuerdan que en el Congreso existe una mayoría de izquierdas, y que Sánchez debería hacer “lo posible” por alcanzar un acuerdo con Unidas Podemos que le permitiera sumar los apoyos de otras fuerzas políticas de cara a la investidura.

Si el líder socialista no triunfa en este escenario y no alcanza un acuerdo con Pablo Iglesias, desde el PP aseguran que “la segunda fase” sería la de buscar la ayuda de Rivera. A juicio de algunos miembros de la formación, Ciudadanos es “ideológicamente más cercano” al PSOE que los de Casado, por lo que “lo natural” en caso de no poder pactar con Unidas Podemos, sería apelar a la abstención de Cs.

Solo entonces, una vez fracasadas estas dos vías, el PP podría plantearse una abstención, siempre que haya grandes acuerdos de por medio. Desde la dirección del partido, sin embargo, rechazan replantearse su posición en la investidura y quitan hierro a la existencia de un debate interno. “Nuestra posición es votar en contra, no se contempla otra posibilidad”, zanjan.

Más noticias en Política y Sociedad