Público
Público

Investidura Sánchez deja para final de mes los contactos con Podemos y otros partidos para buscar apoyos

"Hablaremos con el PNV, el Partido Regionalista de Cantabria (PRC), las fuerzas nacionalistas de Catalunya y lógicamente con Unidas Podemos", anuncia el presidente del Gobierno en funciones. Ciudadanos queda fuera de esta ronda, al negarse Rivera a reunirse con el líder socialista.

Publicidad
Media: 2.20
Votos: 10

El secretario general y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a su llegada a la reunión con representantes de diversos sectores culturales. EFE/Fernando Alvarado

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha avanzado este viernes que retomará los contactos con las fuerzas políticas para intentar formar gobierno a finales de agosto y principios de septiembre, ha dicho en declaraciones a la prensa antes de reunirse con organizaciones del sector cultural, en el marco de la ronda de contactos que mantiene con colectivos sociales.

Pedro Sánchez tiene de plazo hasta el 23 de septiembre para intentar una segunda investidura y ser elegido presidente (o para que se presente otro candidato). De no ser así, se convocarían nuevas elecciones generales para el 10 de noviembre. Para que haya una nueva sesión de investidura el rey Felipe VI debe hacer previamente una ronda de consultas con los líderes de los partidos y encargar a uno de ellos que trate de obtener la confianza de la Cámara.

Sánchez iniciará conversaciones con los partidos políticos "susceptibles de apoyar" su investidura y la formación de un gobierno progresista. "Hablaremos con el PNV, el Partido Regionalista de Cantabria (PRC), las fuerzas nacionalistas de Catalunya y lógicamente con Unidas Podemos", ha dicho Sánchez, sin precisar qué reuniones estarán personalmente a su cargo y cuáles serán responsabilidad de otros dirigentes socialistas.

Sánchez, ante la renuncia de Rivera a participar en las reuniones con los partidos: "Oído cocina"

Una vez más, Ciudadanos se quedará fuera de esta ronda de contactos dirigidos a materializar un programa de gobierno progresista porque, según ha recordado Sánchez, su líder Albert Rivera ha dicho que no quiere reunirse con él y, por lo tanto, "oído cocina". Además, ha criticado la "forma de entender la democracia" que tiene Rivera, al negarse a hablar "con un representante legítimo" de la ciudadanía, y ha advertido a los líderes de la oposición de que los ciudadanos "tomarán nota" de su comportamiento.

Sánchez también tiene previsto reunirse con el líder del PP, Pablo Casado, para trasladarle su "obligación" de facilitar la formación de un Gobierno y que "no hay alternativa" al PSOE. 

El líder socialista ha explicado que  "durante los próximos días y semanas" el PSOE se va a dedicar a "compendiar y sistematizar" las aportaciones de los diferentes colectivos con los que se ha reunido a lo largo de esta semana para presentar un "programa común progresista" a los distintos partidos. Sánchez, acompañado de los correspondientes ministros del ramo, ha mantenido encuentros con sindicatos, asociaciones empresariales, grupos ecologistas, asociaciones feministas, y representantes del mundo de la cultura y de otros sectores (con unas 220 personas de 180 colectivos), con la esperanza de conseguir apoyos para una tercera votación de investidura.

Ha agradecido la respuesta de estas asociaciones, que ha calificado de "espectacular", y ha resumido sus demandas en que quieren que haya "un Gobierno pronto y que sea progresista" y que tienen muchas aportaciones y demandas que hacer para este futuro Ejecutivo.

Sánchez planteará  "sobre todo y especialmente a Unidas Podemos" una propuesta abierta "susceptible de poderse negociar"

Apenas 48 horas después de haber manifestado su "desconfianza recíproca" con Unidas Podemos, Sánchez se ha mostrado conciliador con los de Pablo Iglesias, al afirmar que a la posible "negociación" el PSOE no va "con un programa cerrado", sino "abierto" y "susceptible de poderse negociar".

Eso sí, ha dejado claro que se trata de hablar "no tanto del continente sino del contenido", en una posible alusión a que no se negociará un gobierno, sino un programa.

Más noticias en Política y Sociedad