Público
Público

Investidura Sánchez El PP descarta que Sánchez rompa con Podemos:"No podría justificarlo a sus bases"

En Génova están convencidos de su 'no' al presidente del Ejecutivo en funciones, a excepción de Cayetana Álvarez de Toledo, que propone un "gobierno de concentración" con su formación y Ciudadanos. "Esa opción no es realista", aseguran.

Pedro Sánchez durante el debate de Pablo Casado. AFP/Óscar del Pozo

marta monforte

La foto de la reunión entre Pablo Casado y Pedro Sánchez —ambos con un semblante serio— ya anticipaba el resultado de la misma. La duración —40 minutos— también. La negativa del líder del PP de abstenerse en una eventual investidura del presidente en funciones y el acuerdo de Gobierno de Sánchez con Unidas Podemos dificulta la "abstención patriótica" que desde el PSOE piden a los 'populares', en contraposición a lo que éstos hicieron en 2016 con Mariano Rajoy.

El líder del PP, Pablo Casado, se reúne con el presidente del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, en el Congreso. Fuente: PP

"Sánchez está atrapado en un callejón sin salida. Quiere que el PP sea una coartada a una decisión libre y meditada consumada en la moción de censura, y lo que tenemos que decir es que el PP no puede ser un partido que blanquee ese pacto", ha subrayado el presidente del los 'populares' en una comparecencia en el Congreso. "La única alternativa que nos han planteado es que nos abstengamos para facilitar un gobierno comunista con Podemos en la vicepresidencia", ha señalado. "Sería como pedir a Sánchez que facilitara un Gobierno del PP con Vox en la vicepresidencia. Nadie lo entendería".

Desde la dirección nacional del PP aseguran que Casado ha salido de la reunión con la sensación de que Sánchez no va a romper su pacto con Unidas Podemos porque "no podría justificarlo ante sus bases" ni tampoco públicamente, después de llegar a un acuerdo con la formación 'morada' apenas 24 horas después de la investidura de Sánchez —precisamente cuando en Génova se debatía qué decisión tomar al respecto— y tras tres reuniones con ERC a cambio de su abstención.

La consulta a las bases del PSOE, realizada en el mes de noviembre, es vinculante y contó con el respaldo del 92% de los militantes

Los militantes del PSOE aprobaron por abrumadora mayoría el pasado mes de noviembre el acuerdo firmado entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para un gobierno de coalición. Esta consulta a las bases, que es vinculante, contó con el respaldo del 92% de los militantes. La participación superó el 63%, casi doce puntos más que cuando se preguntó a las bases en 2016 por el acuerdo firmado entonces con Ciudadanos.

Las citadas fuentes también trasladan que el presidente del Gobierno en funciones no ha demandado a Casado la abstención de los 89 diputados de su grupo, sino el número exacto de diputados que le faltan para poder ser investido en segunda votación con más 'síes' que 'noes', 13, los mismos escaños que tiene actualmente Esquerra Republicana. Casado le ha traslado el 'no' de su formación y le ha ofrecido alternativas para no depender de los partidos independentistas que no pasen por la abstención de su partido.

Casado ha explicado ante los medios estas alternativas. Un pacto con Unidas Podemos y Ciudadanos, emulando el 'pacto del abrazo' de 2016, o un gobierno del PSOE en solitario, con el voto a favor de los 'morados' y los partidos regionalistas, que debería contar también con la abstención de Ciudadanos y el voto a favor de uno de los diputados de Navarra Suma. El PP, por su parte, seguiría en el 'no'.

El conservador ha criticado la propuesta de Inés Arrimadas de sumar 221 diputados, 120 del PSOE y 89 de su formación. Casado ha recordado que Ciudadanos "pudo pactar" con el PSOE en mayo y no lo hizo. El 'popular' ha dicho que cree que no hay que ir "de farol". "Demasiados trileros sufrimos ya" como para "meternos también en estas propuestas que sabemos que no se van a cumplir", ha señalado, dejando claro que la 'vía Arrimadas' solo la quieren los 'naranjas'.

"La responsabilidad no está en el PP"

Casado lleva varias semanas cargando contra los medios, criticando que la opinión pública está poniendo en foco en lo que hacen los 'populares' en lugar de preguntar a Sánchez por sus pactos con Esquerra o las alternativas que tiene para ser investido sin la abstención de los independentistas: "¿Por qué la opinión pública está esperando que el PP vaya contra su hemeroteca, contra su programa, cuando el PSOE tiene otras dos opciones?", ha señalado desde el Congreso. Porque eso podría significar "volatilizar una alternativa sistémica de Gobierno".

En Génova están convencidos de su estrategia —a excepción de su portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, que propone un "gobierno de concentración" con su formación y Cs—. Asegura que el PP no puede dejar la alternativa de Gobierno en formaciones como Vox o Unidas Podemos, ya que sería "darles enteros" de cara a las próximas elecciones generales. Sin embargo, el líder del PP le ha propuesto a Sánchez 11 pactos de Estado a cambio para dar "estabilidad a la legislatura", entre ellos los Presupuestos Generales del Estado.

Fuentes cercanas al líder 'popular' destacan que diferentes líderes europeos del espectro del centroderecha avalan su decisión de no abstenerse, ya que, de hacerlo "España se quedaría sin alternativa". En el Partido Popular Europeo todavía pesa la derrota histórica de François Fillon, el que fuera líder de Los Republicanos franceses, que quedó eclipsado por Emmanuel Macron. "Hay que aprender de los errores. Y la posición del PP es entendida por nuestros homólogos en Europa".

Fuentes de la dirección 'popular' aseguran que es "normal" que haya diversidad de opiniones respecto a la investidura, pero que todo el mundo cierra filas con Casado. Critican, no obstante, que quien más pide a Casado que se abstenga son aquellos que "también dependen de Cs y Vox", en referencia a los barones del partido. Respecto a la posición de Álvarez de Toledo, aseguran que "les parece bien", pero que esa opción "no es realista", porque Sánchez "no va a romper con Podemos". De hecho, destacan que aunque Sánchez diera un portazo a Iglesias, el PP está dispuesto a ir a terceras elecciones porque los españoles "no les van votado para impedir la repetición electoral".

Más noticias de Política y Sociedad