Público
Público

Isabel Díaz Ayuso Ayuso torpedea la estrategia de Casado de desmarcarse de la agenda de Vox

Fuentes del gobierno madrileño que están al tanto de los pormenores de la negociación con Vox aseguran que Monasterio había renunciado a incluir la censura parental en los presupuestos, pero que es la propia Ayuso la que retoma esa cuestión.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), saluda a la expresidenta regional Esperanza Aguirre (i) al recibir el premio "Sociedad Civil" otorgado por la Fundación Civismo en Madrid, este martes.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), saluda a la expresidenta regional Esperanza Aguirre (i) al recibir el premio "Sociedad Civil" otorgado por la Fundación Civismo en Madrid, este martes. David Fernández / EFE

Pablo Casado tiene un plan para "desactivar" a Vox, como —aseguran en su entorno— ya hizo con Ciudadanos. El líder del Partido Popular se atribuye el mérito de la debacle de Albert Rivera en noviembre del 2019 y quiere repetir la operación con su otro competidor por la derecha. Su estrategia pasa por marcar distancias con la formación ultra y no entrar en "sus marcos" ni sus "discursos interesados". El ascenso de Vox preocupa al PP, especialmente tras el resultado de las elecciones en Catalunya. Los de Santiago Abascal doblaron en votos y triplicaron en escaños a la formación conservadora; que perdió un escaño y firmó una nueva derrota histórica en la región.

Sin embargo, el plan de Casado confronta con el de una de las dirigentes más destacadas del PP, la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso. La presencia mediática de Ayuso, enmarcada en un constante clima de polarización, permite a la presidenta construir un relato en el que logra aparecer como una líder activa y que, incluso, 'ensombrece' el liderazgo de Casado, bastante cuestionado a nivel interno. Un relato en el que las ideas de Vox tienen un papel protagonista por el claro acercamiento de Ayuso los postulados del partido ultraderechista.

Durante su mandato, Ayuso ha dejado claro que se encuentra cómoda en el marco de la ultraderecha —a diferencia de otros barones del PP— y que, incluso, lo acepta como propio. Ha ocurrido esta misma semana con el llamado "pin parental". Vox propone una suerte de censura parental, que consiste en darle a una familia el poder de vetar actividades educativas complementarias en los colegios e institutos, como por ejemplo, charlas de sexualidad, de hábitos saludables y celebración de efemérides.

La formación pone el foco en las charlas y talleres sobre la identidad de género, feminismo o diversidad LGTBI, y quieren dotar de un instrumento legal para que los padres impidan que sus hijos las reciban. Una medida impulsada por grupos ultracatólicos y que cuenta con un amplio rechazo de las asociaciones que trabajan por la igualdad, los sindicatos y los movimientos sociales que defienden los Derechos Humanos.

Vox renunció a la 'censura parental' pero Ayuso lo retomó

Tanto Ayuso como el vicepresidente madrileño Ignacio Aguado, de Ciudadanos, se han negado en múltiples ocasiones a aplicar este veto parental bajo la premisa de que en los centros madrileños "no hay adoctrinamiento" ni "nadie ha emitido ninguna queja" sobre este tema. Pero la pasada semana Ayuso se mostró partidaria de aceptarlo, siempre y cuando esto desbloquee el apoyo de Vox a los presupuestos regionales, prorrogados desde el año 2018.

Ayuso aseguró el jueves desde la Asamblea de Madrid que entendía que hubiera padres que no quisieran que sus hijos reciban talleres "sobre acoso o LGTBI". "Los padres pueden elegir que sus hijos vayan a esas charlas. Y habrá otros que decidan que no es así", dijo. Unas palabras que desconcertaron por completo a Ciudadanos; los naranjas aseguran que no darán "ni un paso atrás" en esta cuestión y que si la censura parental es un requisito innegociable para Vox, esas cuentas no verán la luz.

Fuentes del gobierno madrileño que están al tanto de los pormenores de la negociación con Vox aseguran a Público que la portavoz de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, ya había renunciado a incluir la censura parental en los presupuestos, pero que fue la propia Isabel Díaz Ayuso la que retomó el tema un día después. Primero ante la prensa; después en la Asamblea de Madrid. Según dichas fuentes, la presidenta está dispuesta a aplicar esta censura parental siempre y cuando no reciba esa nomenclatura.

Ayuso veta una charla de Montero con motivo del 8M

Siguiendo con esa estrategia de guiños a Vox, el Gobierno de la Comunidad de Madrid prohibió el lunes una visita de la ministra de Igualdad, Irene Montero, al Instituto público de Educación Secundaria Gómez Moreno, con motivo del Día Internacional de la Mujer. Desde el entorno de la presidenta madrileña alegaron que la ministra pretendía hacer "un acto político" en un instituto público "en horario lectivo". "La Comunidad de Madrid no va a permitir ningún evento de adoctrinamiento", esgrimieron como principal argumento.

La oposición madrileña critica el veto de Ayuso a Montero y lo enmarcan como una prueba más de su acercamiento a Vox

Desde los partidos de la oposición han criticado esta decisión, tanto a nivel nacional como autonómico. La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Isabel Serra, ha asegurado que este hecho les parece "intolerable y vergonzoso". "El hecho de que Javier Ortega Smith —secretario general de Vox— sí estuviese ayer en un colegio público nos parece una demostración más de que Ayuso está con la extrema derecha y en contra del feminismo".

En Más Madrid han denunciado que "la prohibición de una charla de una ministra, sea de igualdad o cualquier otra, es un acto de censura que la autonomía del centro y trata a los alumnos como personas sin criterio propio", ha dicho Pablo Gómez Perpinyà. El portavoz madrileño ha admitido que le preocupa que el gobierno regional solo permita "las charlas que coincidan con el ideario moral de Ayuso". 

Por su parte, el socialista Ángel Gabilondo ha indicado que esta prohibición "ataca a la pluralidad" y "vulnera la autonomía del centro". "Nos parece inaceptable y no estoy de acuerdo con que haya sido prohibida su presencia. ¿Por qué identificamos la defensa de la igualdad con el adoctrinamiento?"

El consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, ha justificado la posición de su Gobierno alegando que el Ministerio de Igualdad no facilitó la información que demandaba su Consejería para autorizar un acto de la Montero. A juicio de Ossorio, Montero actuó "con total deslealtad". "Quizá por ser pareja del vicepresidente del Gobierno o ministra se piensa que a ella no se le aplican las regla de los demás", ha dicho.

Sin embargo, la Comisión del Igualdad del IES Gómez Moreno de San Blas-Canillejas ha asegurado que se comunicó a la Consejería de Educación el lugar de celebración del acto, al aire libre, así como el número de participantes y la programación, "al contrario de lo que se ha dicho".

Para Monasterio la censura parental que defiende su formación "se ha aplicado a la ministra Montero" tras vetar ese encuentro. "Ahora hay que consolidarlo por escrito para garantizar a los padres que en el futuro ningún niño pueda ser adoctrinado", ha escrito a través de su cuenta de Twitter. Una petición que Ayuso está más que dispuesta a considerar, pese a la posición de la dirección nacional del PP respecto a Vox. 

Más noticias de Política y Sociedad